Nueva casa en Montjuïc

El orgullo de la Damm: la referencia del fútbol base catalán

  • La entidad cuenta con 230 jóvenes entre 8 y 18 años distribuidos en 14 equipos, 13 masculinos y 1 femenino

  • La nueva ciudad deportiva, ubicada en Montjuïc, tendrá 30.000 metros cuadrados y se inaugurará en 2023

  • Luis García, entrenador del juvenil A, y el presidente Ramon Agenjo explican para EL PERIÓDICO las claves del éxito de un modelo ejemplar

  • "Es un club único formativo a nivel mundial. Es un orgullo y un placer pertenecer a él", asegura el exjugador perico

Luis García (derecha) sigue el entrenamiento del juvenil A de la Damm, el pasado miércoles.

Luis García (derecha) sigue el entrenamiento del juvenil A de la Damm, el pasado miércoles.

Se lee en minutos

Lleva más de medio siglo siendo una referencia del fútbol base, pero hay noticias que consolidan esa apuesta y refuerzan su admirable filosofía. La Fundación Damm confirmó esta semana la adquisición de unos terrenos en Montjuïc para construir su futura ciudad deportiva, que tendrá una superficie de 30.000 metros cuadrados distribuidos en dos campos de fútbol 11 (uno se podrá dividir en dos recintos de fútbol 7) y dos edificios con todas las comodidades para los jugadores de un club que va mucho más allá de la competición. La Damm es una familia, un ejemplo de metodología y esfuerzo que lleva a la práctica esos valores que siempre se han asociado al deporte.

No son elogios gratuitos ni exageraciones vacías. Quienes han pasado por esa inagotable cantera los corroboran. Allí se formaron jugadores que alcanzaron la élite, como Sergio García, el excapitán perico, o Gerard Moreno, uno de los goleadores de la Liga. Pero también futbolistas anónimos que disfrutaron del inmejorable trato de un club que cuenta ahora con 230 jóvenes entre 8 y 18 años distribuidos en 14 equipos, 13 masculinos y uno femenino. La maldita pandemia ha detenido la actividad en 12. Ahora solo compiten los dos juveniles: el B en la Liga Nacional y el A en División de Honor, categorías estatales organizadas por la federación española de fútbol.

Respeto al árbitro

Al frente del juvenil A, precisamente, se encuentra Luis García, uno de los mitos del Espanyol. En su segunda temporada mantiene al equipo en la cuarta plaza del grupo, por detrás de los pericos, el Barça y el Girona. “Cuando estaba en la cantera del Madrid ya tenía referencias de la Damm y fíjate que ya hace años de eso. Entonces me preguntaba '¿Qué será la Damm?' Ahora ya lo sé. Es un club único formativo a nivel mundial. Es un orgullo y un placer pertenecer a él”, reflexiona en una charla con EL PERIÓDICO.

El exdelantero destaca la metodología del club, centrada en aspectos que van más allá del resultado. “No vale ganar de cualquier manera. Tienen unos valores grabados a fuego. Se aprecia que los jugadores sean personas, que tengan respeto al rival, al árbitro, a las instalaciones… Me siento muy cómodo y muy feliz”, agrega Luis García, encantado de elegir este destino en su primera experiencia como técnico en España. “Disfruto viendo crecer a los jugadores. Ahora muchos lo están pasando mal al no poder jugar, pero la salud es lo primero. Además, en la Damm nadie paga una cuota, un chándal… Y lo hacen así porque lo sienten de verdad”.

Luis García, en un entrenamiento de la Damm.

/ Elisenda Pons

La admiración de Del Bosque

El técnico asturiano sigue la estela de otros ilustres que también pasaron por el banquillo del juvenil de la Damm, como Martín Posse (2018-19), Roger Garcia (2016-18) y Cristóbal Parralo (2013-16). El exseleccionador Robert Moreno también hizo sus pinitos en el club cervecero. Fue pionero en el análisis de partidos por vídeo y llegó a dirigir el juvenil B en 2009. “Estaba en un momento complicado y la Damm me dio una oportunidad. Es un club de referencia de Catalunya. Cuando te preguntaban dónde te gustaría entrenar todo el mundo respondía lo mismo: Barça, Espanyol y Damm", rememora.

El exseleccionador Robert Moreno también pasó por la Damm: introdujo el análisis de partidos con vídeo y dirigió al juveni B en 2009

Vicente del Bosque ha expresado también su admiración por un club que inició su camino en 1954 cuando unos trabajadores del Grupo Damm decidieron crear un club de fútbol con la finalidad de formar y educar a los jóvenes del barrio de la antigua fábrica. Desde entonces la Damm es un referente indiscutible en el fútbol base. Su principal peculiaridad es que no cuenta con un equipo amateur o profesional. El juvenil A es su emblema principal.

"En la Damm no vale ganar de cualquier manera. Tienen unos valores grabados a fuego. Se aprecia que los jugadores sean personas"

Luis García, entrenador del juvenil A de la Damm

Un hogar en Barcelona

“Reunimos tres características que nos hacen diferentes: somos un club formativo, de alta competición y gratuito”, resume el presidente Ramon Agenjo, feliz por la compra de los terrenos de la nueva ciudad deportiva. “Es un sueño que se hará realidad en el 2023. Teníamos un campo obsoleto junto al cementerio de Sant Andreu, después fuimos de alquiler a la Teixonera y a Horta. La relación es excelente pero queríamos una casa en Barcelona. Ha sido muy difícil, pero ya la tenemos”, explica con satisfacción.

"Cumplimos tres características que nos hacen diferentes: somos un club formativo, de alta competición y gratuito"

Ramon Agenjo, presidente de la Damm

Agenjo, que ensalza los servicios médicos del club, no se considera “un fanático del fútbol”. Más bien al contrario. No importa. Es el primero que sabe que en la Damm el deporte está por encima de todo. “Esfuerzo, sacrificio, educación, igualdad social… Son las palabras que nos identifican. A los 230 chicos y chicas y a los 100 empleados del club”, agrega el dirigente.

Un 4-3-3 innegociable

A su lado, el director ejecutivo Carles Domènech recuerda un factor clave: "Nuestra afición son los padres de los jugadores. No somos el club de una ciudad, con ese arraigo. No tenemos agentes externos que desvirtúen nada".

Luis García da instrucciones a sus jugadores del Juvenil A de la Damm, el miércoles en el campo del Horta.

/ Elisenda Pons

Te puede interesar

Y pone la puntilla deportiva: "Yo tengo una premisa: si vamos a jugar lo vamos a hacer bien. Deseamos ganar, pero la clave es cómo hacerlo. Apostamos por el 4-3-3 en todos nuestros equipos. Si se pierde queremos que la gente salga con la idea de que la Damm se preocupa por jugar bien y divertirse".

 

Temas

Fútbol Damm