QUINTA ETAPA

Sainz: "Esto no es el Dakar"

El piloto madrileño vuelve a perderse en una jornada con las victorias del sudafricano De Villiers en coches y el argentino Benavides en motos

Carlos Sainz, en acción.

Carlos Sainz, en acción. / AFP / FRANCK FIFE

4
Se lee en minutos

Hay un momento en el que se termina la paciencia, en que se dice basta y hasta aquí se ha llegado. Es lo que le ocurrió este jueves a un Carlos Sainz que cada vez ve más difícil reeditar la victoria conseguida hace un año.

Y no es porque su Mini no corra o porque, al margen de un par de pinchazos, el coche le juegue malas pasadas. Simplemente ocurre que el piloto madrileño se pierde demasiado y la nueva navegación del Dakar lo está atormentando más de la cuenta. Y no solo a él si no a un montón de contrincantes, los que este jueves parecían dar vueltas y más vueltas perdidos en el desierto y sin poder encontrar la ruta deseada. Por eso, al llegar a la meta de la quinta etapa ganada por el sudafricano Giniel de Villiers, explotó y protestó porque era el segundo día consecutivo que se perdía y eso nunca le había ocurrido en 14 Dakars disputados. "Estoy un poco desmoralizado y un poco disgustado porque la carrera parece más una yincana que un raid. Nunca me había perdido dos días durante media hora. Estaba todo el mundo perdido, buscando puntos... esto no es el Dakar". Sigue tercero pero ya a 48 minutos de Stéphane Peterhansel.

Giniel de Villiers (Toyota) ganó el pulso sudafricano a Brian Baragwanath (Century) en coches y se alzó con la victoria. La pareja de pilotos sudafricanos, separados 58 segundos en la meta, precedió al francés Stephane Peterhansel (Mini), que continúa al frente de la general, ahora con 6.11 minutos de ventaja sobre el catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota), que este jueves fue cuarto.

Una vez que resolvió sus problemas de navegación, Sainz reaccionó hasta llegar octavo y en la general continúa tercero, a 48.13 de su compañero de equipo Peterhansel.

Baragwanath, segundo en el prólogo del Dakar del pasado día 2, redujo mucho la ventaja que le había cobrado su compatriota De Villiers en esta quinta etapa pero no pudo culminar la remontada. Al volante de su Toyota, De Villiers pasó en cabeza por el primer control y nunca abandonó la posición. Terminó esta especial de 456 km con 58 segundos de ventaja sobre su compatriota Brian Baragwanath, quien vuelve a subirse al podio este año después de su segundo puesto en el prólogo.

Un trayecto salpicado de dunas

La etapa discurría por un trayecto de 457 kilómetros entre Riyadh y Al Qaisumah salpicado de dunas, con zonas rocas y lagos secos que dificultaban la tarea de los pilotos. Uno de los más perjudicados fue otro sudafricano, el debutante Henk Lategan, que sufrió un accidente al comienzo de la etapa y se fracturó la clavícula y tuvo que ser evacuado en helicóptero a un hospital de Riad, mientras que su copiloto, Brett Cummings, resultó ileso

Carlos Sainz (X-Raid Mini JCW) volvió a sufrir con la navegación, lo mismo que otro campeón mundial de rallys, el francés Sébastien Loeb, que se desviaron de la ruta y perdieron mucho tiempo. El español, no obstante, pudo recuperar varios minutos en la última fase de la etapa, recortando la diferencia con los favoritos hasta terminar a 10 minutos de Al-Attiyah y a 12 de Peterhansel.

Por delante Sainz llegó Nani Roma, que cedió 10.31 con el ganador de etapa y ocupa también la séptima posición en la general, a 1.24.56 horas del líder. 

En cuanto a motos, El argentino Kevin Benavides (Honda) hizo pleno este jueves al conquistar la quinta etapa y colocarse de paso al frente de la clasificación general en la categoría de motos. Benavides recorrió los 456 kilómetros de la especial en 5 horas 9 minutos y 50 segundos, y, a pesar de una caída en el kilómetro 330, y un golpe en la nariz, superó por un minuto a otro piloto Honda, el chileno José Ignacio Cornejo.

Errores de Barreda

El australiano Toby Price (KTM), ganador de la edición de 2019 del mítico rally, completó el podio del día, a 1 minuto y 20 segundos de Benavides. La jornada estuvo marcada por los numerosos errores de navegación de los favoritos, como el chileno Pablo Quintanilla (Husqvarna), 2º en el Dakar 2020, del español Joan Barreda (Honda), ganador de la 2ª y la 4ª etapa de esta edición, y del francés Adrien van Beveren.

Noticias relacionadas

En la clasificación general, Benavides está al frente por delante del francés Xavier de Soultrait (Husqvarna), quien cuenta con 2 minutos y 31 segundos de retraso. Cornejo es tercero, a 3 minutos y 42 segundos. El español Lorenzo Santolino es quinto.

Este viernes, la caravana se desplaza de Al Qaisimah a Haïl, en una sexta etapa de 618 kilómetros, de los que 485 son de especial.