Rusia, tras la sanción por dopaje: entre la indignación oficial y las criticas al gobierno

  • Dirigentes rusos del deporte critican la prohibición de que los deportistas locales participen sin bandera en Juegos Olímpicos y campeonatos
  • Algunos comentaristas y deportistas denuncian la tolerancia generalizada en el deporte local hacia el dopaje y sus protagonistas
Sede del control antidopaje en los Juegos Olímpicos de Sochi.

Sede del control antidopaje en los Juegos Olímpicos de Sochi. / HENDRIK SCHMIDT (EFE)

Se lee en minutos

Un país dividido ante las sanciones, entre una mayoría indignada y una minoría que insta al deporte ruso a hacer examen de conciencia. Un día después de que el Tribunal de Arbitraje Deportivo prohibiera a los deportistas de Rusia competir bajo su bandera en Juegos Olímpicos y campeonatos mundiales que tendrán lugar en los próximos dos años, dirigentes deportivos por un lado y comentaristas especializados por otro respondieron de forma radicalmente diferente al castigo impuesto. Los primeros han condenado la decisión, aunque han respirado aliviados al comprobar que la temporalidad del correctivo se reducía a dos años, en lugar de cuatro. Los segundos han criticado la tolerancia que existe en el mundo del deporte ruso hacia el fenómeno del dopaje de Estado y hacia sus protagonistas.

En rueda de prensa nada más conocerse el veredicto, Stanislav Podzniakov, presidente del Comité Olímpico Ruso, ha proclamado su "satisfacción" por el hecho de que la duración del veto se reduzca a la mitad, aunque a la vez ha mostrado su indignación de que no se permita al presidente de Rusia, Vladímir Putin, asistir a competiciones deportivas durante este periodo de tiempo. "Es inaceptable", ha espetado. Konstantin Kosachov, presidente del comité para el deporte en el Consejo de la Federación (Senado), ha acusado al TAS de "comportamiento no deportivo". Yevgueni Trefílov, exentrenador del equipo femenino de hockey sobre hielo, ha hablado de catástrofe. "Las noticias son muy malas", ha asegurado, aunque ha evitado instar al boicot a las próximas citas olímpicas en las que los rusos deberán competir como deportistas neutrales. "Hay que participar y vencer", ha instado.

"Es un castigo"

"Muchos hablan de que el TAS ha impuesto un castigo bastante suave, pero de cualquier forma es un castigo", ha valorado Valeri Sisoyev, miembro del Comité Olímpico Ruso, antes de demandar a las autoridades deportivas de su país que investiguen la posibilidad de plantear nuevos recursos judiciales, y si se da el caso, la utilicen. Algunas ideas surrealistas para burlar el veto también circularon entre la dirigencia rusa, incluyendo la propuesta de Anatoli Lokot, alcalde de Novosibirsk, la tercera ciudad de Rusia. "Propongo una respuesta asimétrica: en las próximas competiciones, utilizar como símbolo de nuestro equipo la bandera de la URSS, que derrotó a la Alemania nazi en la gran guerra patria", que es el nombre que recibe en Rusia la segunda contienda mundial.

Te puede interesar

Entre la pléyade de voces enojadas, también se han hecho escuchar en Rusia en las últimas horas las opiniones de comentaristas y expertos que trabajan para medios de prensa independientes denunciando la tolerancia hacia el fenómeno del dopaje y el reconocimiento nacional que han seguido recibiendo los implicados en los sucesivos escándalos. Uno de ellos es Aleksei Avdojin, que ha publicado en Sports.ru, el principal portal deportivo del país, un extenso artículo crítico con las autoridades deportivas de su país. "Es un problema de mentalidad; en Rusia, aquel deportista al que han 'cazado' tomando sustancias prohibidas, en lugar de merecer la repulsa y suscitar vergüenza, lo que provocan es lástima", ha denunciado Avdojin en una conversación con EL PERIÓDICO.

Avdojin denuncia los casos de numerosos deportistas involucrados en escándalos, que han seguido vinculados con el mundo del deporte, ya sea como entrenadores o directivos. "En Rusia no existe una ley que inhabilite definitivamente y de por vida a los tramposos", ha criticado el comentarista.