MITO DEL ETERNO RETORNO

Tyson y el combate de la nostalgia

'Iron Mike' vuelve este fin de semana a subirse a un ring con 54 años, 15 después de su retirada

El púgil inicia con su pelea contra el también cincuentón Roy Jones Jr. un proyecto para leyendas del deporte

Tyson y el combate de la nostalgia
Se lee en minutos

Sin jueces, con menos asaltos y más cortos y sin vencedor. Así será el retorno de Mike Tyson al ring. Un máximo de 16 minutos, casi lo que se tarda en escuchar tres veces 'Iron Mic' (la canción que le dedicaron Sugar Ray). Da igual. Los fans del púgil más grande desde Muhammad Ali solo quieren volver a 'Iron Mike' de nuevo en el cuadrilátero. "El boxeo es un espectáculo, y para tener éxito un boxeador tiene no solo que ganar sino además hacerlo de manera excitante", le repetía a Mike siempre Cus D'Amato, su entrenador, su mentor, el padre que no tuvo. Fiel a esa máxima, el 'show' de Tyson continuará la madrugada del sábado al domingo (3.00 h, Movistar). A sus 54 años disputará un combate de exhibición en el Dignity Healts Sports Park de Carson con otro cincuentón, Roy Jones Jr.

"Cus me habría dicho: '¿por qué has tardado tanto?", sentenciaba esta semana Tyson en una entrevista en ESPN, en la que dijo que la idea le vino al ver por la tele a otra leyenda del deporte: Jerry Rice, mito de la NFL. "Vivimos en la era de Instagram, hay más gente en Instagram que le gustaría ver a Jerry Rice jugar en lugar de la persona que está jugando en su posición ahora…. ¿Crees que la gente quiere dejar de verlo solo porque es dos o tres segundos más lento? No". Con esta idea en mente decidió crear el proyecto Legends Only League, protagonizando él mismo el primer capítulo de esta apuesta por el revival mítico, cuyo filón apuntó 'The last dance', el exitoso documental del último año de los Bulls de Michael Jordan.

Nostalgia que se ha podido palpar esta semana con la muerte de Diego Armando Maradona. "La Mano de Dios, Maradona, nos ha dejado . En el 86 ambos ganamos nuestros campeonatos. Nos solían comparar. Era uno de mis héroes y un amigo. Lo respetaba mucho. Lo extrañaremos mucho", tuiteó Tyson tras la muerte del Diego. Como el Pelusa, los logros deportivos y la locuacidad de héroe de barrio de Tyson se embarró por la violencia de género y las drogas. En su autobiografía, el púgil relataba como hacía anuncios de 'di no a las drogas' mientras financiaba el negocio de crack de un amigo del barrio hasta que un yonqui le mató. Tyson no escatima en su libro detalles sobre cómo minaron sus carrera, llevándole de los cuadriláteros a los centro de desintoxicación. Tras ser una de las razones que le llevaron a la ruina (en el 2003 se declaró en bancarrota tras haber ganado 300 millones de dólares) ahora las drogas han pasado a la fuente de su nueva fortuna. Según afirmaba él mismo, Tyson Holistic (dedicado al negocio de la marihuana) gana un millón de dólares al mes.

Roy Jones Jr. y Mike Tyson / Getty images

Esta es la cifra que cobrará su rival por el combate mientras él percibirá 10, aunque asegura que dará los beneficios a ONGs. El hecho de que consuma cannabis no será un impedimento para el combate ya que al no ser oficial se celebrará igualmente aunque diera positivo en marihuana. Además de explotar la nostalgia de sus veteranos seguidores, Tyson sabe que es también una oportunidad para que le vean en directo muchos 'millenials' para los que es la 'celebrity' que hace negocio con la maría, el tío que le arrancó media oreja a Evander Holyfield, el que se tatuó media cara, el condenado a 10 años por violación o el que tenía un tigre en casa como mascota con el que aparecía en 'Resacón en las Vegas', en uno de los múltiples cameos de este 'showman'. Ahora, mientras se prepara su biopic (con Jamie Foxx haciendo de 'Iron Mike'), sigue los pasos de Sylvester Stallone, que camino de la sesentena decidió hacer subir de nuevo a Rocky al cuadrilátero.

Te puede interesar

"No puedo hacerlo más (...). No puedo mentirme más. Es simplemente mi fin. Este es mi fin. Termino aquí", dijo Tyson el 12 de junio del 2005. Ante el modesto púgil irlandés Kevin McBride había encajado su tercera derrota en sus últimas cuatro peleas, tantas como en el resto de su carrera (50 victorias-6 derrotas). Quince años después descolgará los guantes. "Todo el mundo me conoce, he venido a entretener", sentenció esta semana en su última entrevista, en la que el hombre que un día se comparó con Alejandro Magno volvió a mirarse en el espejo de la historia. "No trato de ser la Madre Teresa de Calcuta, pero tampoco soy Charles Manson".