FIGURA EMERGENTE

Lidón Muñoz, diez veces campeona

La nadadora del CN Sant Andreu dispara su confianza para lograr la mínima de Tokio tras colgarse 10 medallas de oro en el Campeonato de España de piscina corta

Lidon Muñoz tras concluir una prueba en el reciente Campeonato de España de 25 metros

Lidon Muñoz tras concluir una prueba en el reciente Campeonato de España de 25 metros / AFP

Se lee en minutos

Luis Mendiola

La natación española no es solo en Mireia Belmonte. O Jessica Vall. Hay otras figuras que intentan hacerse con su espacio en un deporte exigente y sacrificado, que engancha y apasiona, pero de escaso impacto mediático y que difícilmente sirve para ganarse la vida. Entre ese grupo destaca Lidón Muñoz (3 de diciembre del 95, Castellón), que el pasado fin de semana acaparó los focos en el Campeonato de España de natación en piscina de 25 metros.  Pocas veces es posible disfrutar de un dominio tan abrumador, como el que mostró la velocista valenciana en la piscina Gaetà Huguet de Castellón. Lidón hizo un pleno de 10 oros en las cinco pruebas individuales en las que participó (50 y 100 libre, 50 espalda, 50 mariposa y 100 estilos) y también en los cinco relevos en los que tomó parte como integrante del intocable equipo que presentó el CN Sant Andreu.

“Fue una locura hacer el pleno, aunque en los 50 espalda fue un oro compartido, pero era un reto que tenía en la mente”, desvela Lidón Muñoz en conversación con El Periódico. “Hace un par de años, me colgué ocho oros y dos platas (en 200 libre y 50 mariposa) y pensé: ‘es algo que tengo que conseguir alguna vez’. Así que miramos el calendario de pruebas para planificarlo con mis entrenadores (Jordi Jou y Juanmi Rando). Después he tenido la suerte de contar con un equipo de relevos como el del Sant Andreu para lograrlo”, asegura la velocista castellonense, que a su estelar actuación, unió un récord de España en 100 estilos (1.00.43), y otro compartido con el relevo del 4x50 estilos junto a África Zamorano, Jessica Vall y Alba Guillamón (1.48.26), una marca que se remontaba a Estambul 2009 y que su técnico, Jordi Jou, calificó como «un objetivo que llevaban cinco años buscando en el club».

Experiencia internacional

En su caso, el éxito tuvo el componente adicional de que su exhibición se produjo en su casa, en la piscina donde empezó a destacar antes de afincarse en Barcelona. “Estoy feliz porque fuera este campeonato, aunque no las tenía todas conmigo de que pudiera celebrarse. No hubo público, pero sentí el apoyo de la gente”, cuenta la nadadora del Sant Andreu, que ha tenido la suerte de seguir entrenando y compitiendo en estos últimos tres meses, como integrante de uno de los equipos de la ISL (International Swimming League) una competición emergente que intenta profesionalizar al máximo el deporte y atraer público y patrocinadores.

Lidón Muñoz posa con las 10 medallas que conquistó en Castellón / rfen

Por segundo año, Lidón Muñoz ha competido en el equipo Aqua Centurions de Federica Pellegrini y cree que en sus resultados ha sido fundamental la experiencia de haber competido a nivel internacional. “Ha sido una gran vivencia de la que ha aprendido mucho. Nadar con los mejores es una oportunidad increíble. Te encuentras durante un mes en una situación en la que tienes que dar el 100%, con gente con la que no puedes fallar, y es una manera de forzarte y eso te hace mejor...”, explica esta estudiante de Medicina, en el Hospital Germans Trias i Pujol, ya en el sexto curso.

Te puede interesar

El campeonato de España, además, ha sido una buena puesta a punto, admite, para afrontar uno de los momentos más importantes de la temporada. La piscina olímpica de Castellón acogerá los días 5 y 6 de diciembre la primera opción que tendrán los nadadores españoles de conseguir la mínima olímpica y clasificarse para los Juegos de Tokio. Esta primera cita iba a celebrarse en un criterio internacional en Rotterdam, pero finalmente los responsables de la Federación lo han descartado por la pandemia.

“Estamos haciendo bien el trabajo y solo quedan algunos ajustes, como el paso de la piscina de 25 a 50, en estas dos semanas para afrontar uno de los principales objetivos”, cuenta Lidón, que se siente preparada para asaltar las mínimas olímpicas en los 50 (24.77 segundos) y 100 libre (54.38 segundos), no muy lejanas o inferiores a sus marcas personales (24.82 y 54.33, que consiguió hace un año en Amsterdam) que puedan asegurarle su presencia en sus primeros Juegos. “Estoy con muchas ganas de cerrar los ojos y disfrutar. No me planteo nada más. He aprendido en este tiempo a no pensar más allá, porque no hay nada seguro”.

Temas

Natación