VISITA AL INTER EN CHAMPIONS

Zidane deposita su fe en Mariano

El técnico francés encuentra en Mariano Díaz su delantero para suplir la ausencia de Benzema

Mariano celebra su gol del fin de semana ante el Villarreal.

Mariano celebra su gol del fin de semana ante el Villarreal. / EFE

3
Se lee en minutos
Alejandro García
Alejandro García

Periodista

ver +

A fuerza de la proliferación incontrolada de teléfonos móviles con cámara, y de que todo tipo de sucesos inauditos hayan venido quedando registrados en grabaciones de baja calidad que todo el mundo ha visto, han caído en picado las apariciones marianas. Ya no se registran manifestaciones de la Virgen María ante pastores descarriados y todo lo mariano ha ido perdiendo su sentido más sacro, pero en el Real Madrid ha sucedido un milagro que, nombre mediante, cualquier conferencia episcopal puede aprovechar para pedir alguna beatificación. 

Como un cristiano de los primeros años en un inhóspito Imperio Romano, Mariano Díaz ha contravenido sistemáticamente los consejos de los conservadores, los prácticos, los realistas… Así con todo el que no viera su misión cruzada de triunfar en el Madrid de un Zidane que se ha cansado de no confiar y se ha rendido, ante las bajas y el desaliento, a otorgarle una oportunidad al indomable Mariano.

El delantero respondió con un gol en el primer minuto en Vila-real, como una aparición divina para solucionar los problemas de gol de los blancos, y va a seguir siendo titular en Milán. “Lo demostró el otro día. Salió y lo dio todo en el campo”, comentó escueto Zidane. 

Temporada casi en blanco

Entre multitud de pequeñas lesiones y la falta de confianza en él del cuerpo técnico, el delantero de Premià de Mar ha pasado dos temporadas casi en blanco: menos de 100 minutos en todo el curso pasado, a pesar de la constante fiereza y ambición que demuestra en cada minuto disputado con la camiseta del Madrid.

María Díaz en su presentación con el Real Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA (EL PERIÓDICO)

Con Benzema todavía de baja por una lesión muscular que se produjo antes del parón de selecciones y de la que no se informó al público, Mariano se ha aupado al puesto de gran baza ofensiva para canalizar en goles las esperanzas blancas, incluso por delante de un Jovic que también sigue de baja. “Mariano es otro tipo de jugador, pero ha demostrado que se puede confiar en él y lo va a seguir demostrando”, dijo Modric en la previa.  

Menos final que otros días

El partido ante el Inter no es decisivo a nivel clasificatorio, no tiene el tinte de final de la ida en Madrid porque el equipo de Zidane aún dependería, de perder en Milán, de sí mismo para conseguir la clasificación, a expensas de ganar al Shakhtar y al Borussia Monchengladbach en las dos jornadas finales. 

Sigue de baja Sergio Ramos, con el que el Madrid ha perdido siete de sus últimos ocho partidos europeos, pero vuelve Casemiro tras superar el coronavirus, con mucha probabilidad al once titular después de 17 días sin entrenar con sus compañeros, al estilo de lo que hizo Hazard ante el Villarreal: de la cuarentena a la alineación. Es la última revelación de la desesperación que tiñe últimamente las decisiones del técnico del Madrid, arrinconado por las bajas de sus estandartes Ramos y Benzema. 

Después de años de éxitos y de haber estirado milagrosamente el rendimiento de una generación de futbolistas, Zidane parece haber embarrancado y está traicionando todos sus ideales: desde juzgar a los jugadores por su sensación personal hasta anteponer los tiempos de recuperación de los jugadores a las urgencias de los resultados.

Nunca antes Zidane había recurrido con esa premura a los recién recuperados de una ausencia, de la misma forma que nadie creyó que la oportunidad a Mariano fuera a llegar en algún momento. A lo mejor alguien se está arrepintiendo de las ventas masivas del verano. 

En frente tendrá un Inter de Antonio Conte para el que el partido es, innegablemente, una final a vida o muerte. La diferencia con el partido de Madrid será la presencia de Lukaku, una novedad trascendental para el partido.

Gloria o drama atético 

Noticias relacionadas

El Atlético, lanzado en La Liga, recibe al Lokomotiv (21.00 h) para enmendar su empate en la jornada inicial en Moscú y asentar su segundo puesto del grupo, por detrás del Bayern, aunque una derrota complicaría el futuro de los rojiblancos en Europa. Con Suárez aún en cuarentena, Simeone planea casi calcar el equipo que ganó el fin de semana al Barça. 

Alineaciones probables:

Inter de Milán: Handanovic: D'Ambrosio, De Vrij, Bastoni; Hakimi, Barella, Gagliardini, Vidal, Young; Lautaro Martínez, Lukaku. Técnico: Antonio Conte. Bajas: Pradelli, Kolarov, Brozovic, Vecino.