24 nov 2020

Ir a contenido

MANIFESTACIÓN EN SANT JAUME

El deporte catalán, contra los Juegos del Hambre

"Que el Govern abra las ojos y vea que el tejido deportivo de este país está en la UCI", ha clamado Gerard Esteva, presidente de la UFEC

Roger Pascual

Manifestación del sector deportivo catalán en la plaza de Sant Jaume. / RICARD CUGAT

El deporte catalán ha hecho retumbar su voz a las puertas de la Generalitat, aún bajo el eco de los Juegos del Hambre iniciados por el Govern para tener acceso a las ayudas de autónomos

"Hay dinero para agencias espaciales y gilipolleces así, pero no para los autónomos. A los que ayudamos a la gente se nos ríen en la cara", clamaba Jofre Garcia, copropietario de BCN Pádel Academy, uno de los muchos autónomos que perdió la carrera por los 2.000 euros en ayudas. "Es muy bonito decir que tienes ayudas de 20, 30 o 40 millones pero de qué sirve", coincidía Xavi Pérez, su socio. 

Mientras operarios intentaban quitar las manchas de pintura de la fachada de la Generalitat de la protesta del domingo por el cierre de bares, la plaza se ha llenado de una marea de 'sticks', raquetas, balones de fútbol y básquet, kimonos, patines, bicis y botas de montar que representaban a un sector del deporte en pie de guerra. Más de 1.000 personas se han distribuido junto a los puntos lilas con su nombre en el centro de la plaza y enseñando carteles de "somos servicio esencial" y "queremos competir". La manifestación ha sido tan ordenada en la organización como contundente en los parlamentos, reivindicando la reapertura inmediata de las instalaciones deportivas.

Tras la protesta y lectura del manifiesto conjunto, los representantes de los distintos firmantes se reunieron en la Generalitat con la 'consellera' de la Presidència, Mertixell Budó, y el Secretario General de l'Esport, Gerard Figueras. Budó trasladó a las entidades el "convencimiento" que tiene el Govern de que el deporte es seguro, el agradecimiento por el "sacrificio" hecho estos meses y aseguró que se trabaja para que el sector pueda abrir de nuevo y recuperar una "cierta normalidad" lo antes posible.

"Medidas contradictorias"

"Que el Govern abra las ojos y vea que el tejido deportivo de este país está en la UCI", ha clamado Gerard Esteva, presidente de la UFEC. En un discurso caldeado ha reclamado "hechos y no palabras bonitas" y ha interpelado directamente al 'conseller' de Interior, a la de Salut y a la Presidència y al vicepresidente Pere Aragonès. "Basta de promesas queremos soluciones. Basta de fustigar al sector del deporte. Que se lo graben a fuego: Catalunya será deportiva o no será".

En las intervenciones se recordado que hay 80.000 personas que viven del deporte en Catalunya, que muchas familias llevan más de seis meses en ERTE, que si no hay una solución antes de final de año 25.000 pueden haber perdido el trabajo y que se han perdido 213 millones de euros en ingresos. Se ha cargado contra las medidas contradictorias, lamentando que mientras se cierran clubs y gimnasios, playas, montañas y parques están atestados. Y también que tener parado el deporte base es un perjuicio para los niños y para las familias y destacado la incidencia del deporte en el ámbito de la salud mental.

"Yo tenia depresión y el baile me mantiene la mente despejada. Yo y mi mujer hacemos baile en silla de ruedas, y un fallo mío y nos caemos al suelo. Se te despeja la mente, te activa y te hace revivir", cuenta Ángel Miralles mientras luce orgulloso el chandal de Flipball y espera que el Govern levante las restricciones para volver hacer lo que más le gusta. 

Bajada de facturación

También se veían las mascarillas del Dojo Solsona, que Jorge Monteagudo y su mujer intentan mantener como pueden pese a que antes del cierre la afluencia había bajado ya mucho mientras que a los gastos fijos se añadían los de desinfección y adecuación de las instalaciones. Anna y Jose, de la Hípica Solitierra,  explicaban como les ha bajado la facturación y que, aunque de momento podían alimentar a los caballos y ellos también, la situación era preocupante.

La mayoría de los consultados insistían en recordar que el deporte es seguro, apuntando la cifra de que solo un 0,28 de los contagios se dan en el ámbito deportivo y reclamando ayudas directas ya. Aunque saben que difícilmente lo lograrán esta semana, no piensan parar hasta ganar el partido.