LA VETERANÍA ES UN GRADO

La edad es lo de menos: campeones más allá de los 30

Nadal, Hamilton y Lebron han demostrado que, superada la treintena, la madurez es un valor añadido

El asesoramiento profesional en campos como la nutrición y el descanso es parte del éxito

Federer y Nadal, 10 Grand Slams ganados entre ambos superados los 30 años.

Federer y Nadal, 10 Grand Slams ganados entre ambos superados los 30 años. / NIC BOTHMA (EFE)

Se lee en minutos

Es evidente que estamos hablando de deportistas, de atletas privilegiados. No hay duda que una cosa es rendir, ganar, 'campeonar', alcanzar la cima de tu especialidad, ser un maestro a los 20, 22 o 24 años y, otra muy distinta, mantenerte en esa misma posición más allá de los 30 como Roger Federer o Rafa Nadal, como Lewis Hamilton, como Toni Bou, como Eliud Kipchoge, como Cristiano RonaldoLeo Messi Robert Lewandowski, por no hablar del mismísimo LeBron James. Sin olvidarnos (bueno, nos olvidaremos un montón en esta lista) de la portentosa Serena Williams, 39 años y sus 23 'grandes', o la futbolista norteamericana Megan Anna Rapinoe, auténtica referencia mundial.

Ya no digamos si pensamos en casi los 40 años de Alejandro Valverde o más allá de los 40, como Valentino Rossi o Kimi RaikkonenGianluigi Buffon, el 'quarterback' Tom Brady, el boxeador Floyd Mayweather, el señorial Tiger Woods, o el velocísimo Sébastien Loeb. Y si quieren, lleguemos a los 58 de Carlos Sainz, padre, o el futbolista japonés Kazuyoshi Miura, que el pasado agosto batió el récord, con 53 años, como futbolista profesional más veterano.

Eliud Kipchoge, el maratoniano de 35 años. / AFP

Y es que, en una misma semana, Nadal, a sus 34 años, volvió a dar una lección de cómo mantenerse no en forma, sino en el vértice de la cúspide de uno de los deportes más duros, exigentes y con mayor competencia del mundo; Hamilton, a los 35 años, en su tiempo absurdamente criticado por su vida tan publicitada en las redes sociales, alcanzó las 91 victorias del 'Kaiser' Schumacher en el competitivo mundo de la F-1 y, a la misma edad, el gigante LeBron James no solo ganó liderando a Los Ángeles Lakers su cuarto anillo de la NBA, sino que fue nombrado mejor jugador de la final.

Adelantos básicos, no definitivos

Es evidente que el deporte de alta competición, el denominado deporte de élite, se ha beneficiado en las últimas décadas de todo tipo de adelantos, que han hecho posible alargar las carreras profesionales de los mejores unos cuantos años más, pero eso no significa que ganar, lo que se dice ganar, estar en la cima, sea fácil superados los 30. Es muy difícil y sacrificado.

Valentino Rossi sigue en la élite de MotoGP con 41 años. / JESÚS ROBLEDO

Por supuesto que la llegada de grandes patrocinadores, la eclosión de la televisión, la organización de competiciones superprofesionalizadas, los avances de la ciencia, la presencia, alrededor de esos atletas, de equipos muy profesionales, que cuidan que todo esté programado desde la dieta hasta la preparación física, pasando por el descanso (vital, según todos) y la mejora de la técnica han permitido que esos deportistas, casi únicos, sigan ganando o compitiendo al más alto nivel, como le ocurre al 'Doctor' Rossi en MotoGP, que lleva más de tres años sin ganar, pero siempre está cerca de lograrlo.

Y, además, se produce un hecho, se genera una virtud, fabrican una defensa o motivación añadida que consiste en conocer su cuerpo, saber qué les va bien y qué les perjudica. Los deportistas ¿mayores? ¿veteranos? ¿no tan jóvenes? Bueno, los atletas expertos, más que adultos, pueden incluso entrenarse más porque se benefician de una mejor técnica y conocimiento de su deporte, de su especialidad, lo que los expertos denominan "efectos residuales del entrenamiento acumulado".

El poder de la mente

Esta misma semana, sin ir más lejos, y a raíz de esta coincidencia casi astral al sumarse las gestas, las proezas, las victorias emblemáticas y más que treinteañeras de Nadal, Hamilton y LeBron, todas ellas, como pueden comprobar, en tres de los deportes más vistosos, importantes, multitudinarios, impactantes y exigentes que existen, el diario 'La Gazzetta dello Sport' preguntó a sus lectores, en su web, qué gesta, que logro, consideraban que era más relevante y/o tenía más mérito, si los 13 Roland Garros del chico de Manacor, las 91 victorias del muchacho de Stevenage (Reino Unido) o el cuarto anillo de la estrella de los Lakers (uno con Los Ángeles, otro con Miami y otro con Cleveland). Con más de 17.000 votos en solo 20 horas, Nadal obtuvo el 53% de los votos, mientras que LeBron James acaparó el 35% de los pinchazos y el veloz Hamilton, solo el 12%.

Lebron James, el rey de 35 años. / AFP

"Es evidente que el primer punto de arranque de todos estos deportistas, bueno, no solo de los que triunfan y llegan a la élite mundial, sino también de los que alargan su carrera deportiva durante muchos años en puestos de honor, es su precocidad, su talento innato, que, si no va acompañado de preparación física, psíquica y buenas decisiones, no sirve de nada", comenta el psicólogo deportivo Xavi Lucas. "En ese sentido, es importantísimo el autoconocimiento a nivel psicológico para saber cuáles son tus virtudes y dónde está tu propio límite".

Está muy claro, señala Lucas, que cuidarse, pero cuidarse asesorado por un equipo de expertos y especialistas profesionales, es el tuétano de esa longevidad. "Cuando vemos el rendimiento, el estado físico, la imagen, el método y rigor de Leo Messi (33 años), lo primero que pensamos es qué hubiese sido, hasta donde hubiera llegado, Diego Armando Maradona si se hubiera cuidado, si hubiese tenido una disciplina sana en el tema de nutrición, descanso, entrenamiento, recuperación... y hubiese sabido explotar el aprendizaje acumulado del que hablamos cuando pensamos en estos extraordinarios deportistas".

Carlos Sainz, campeonísimo de los rallys, de 58 años. / AP

Y Lucas expone, por ejemplo, la equiparación entre Buffon y Ter Stegen, dos portentos de guardametas, uno con 42 años y el otro, el azulgrana, con 28. "Cuando uno es joven carece de la gestión emocional en momentos decisivos del juego, del partido e, incluso, de la preparación previa a ese encuentro importante. En ese sentido, Buffon adelanta a Ter Stegen y es evidente que la mayor experiencia del italiano, el rigor, el hábito, la rutina le permite congelar el desgaste más que al meta alemán. ¿Qué quiere decir eso? Que cada atleta, cuando llega a cierta edad, genera su propia rutina fruto del conocimiento, no solo de su cuerpo, sino también de las pautas que se marca en su vida diaria. Y, sí, en ese sentido, logra congelar su desgaste". Todo eso y además, señala Lucas, "ellos, todos ellos, son unos auténticos genios en la gestión emocional de los retos a los que se enfrentan, cosa que les aventaja respecto a los más jóvenes".

Veteranos ilustres en el fútbol

Te puede interesar

Juan Torrijo, preparador físico del equipo técnico de Jordi Cruyff, jamás podrá olvidar algunos de los casos de mayor longevidad que ha vivido en su carrera. "Por ejemplo, el italiano Amadeo Carboni, que llegó al Valencia con 35 años y ya muchos creyeron que venía a jubilarse. Amadeo era un ejemplo de todo lo que te permite estirar tu vida deportiva durante años con inteligencia pero, sobre todo, con una alimentación perfecta y adecuada, unas rutinas estudiadas, una vida familiar acorde a tus objetivos. Dormir, dormir, el descanso. Cuando te haces mayor, es cada vez más importante. Carboni cumplía las tres reglas para durar: nutrición, descanso y optimización del entrenamiento, más intenso pero, sobre todo, el adecuado".

O, insiste, por ejemplo, con Aritz Aduriz, que dejó el Valencia, en el 2012, y, cuenta Torrijo, "ya me decía eso de 'nadie me querrá, ya tengo 31 años'. Y mira, se ha terminado retirando a los 39". ¿Más? David Villa, que supo rodearse y hacer caso de un buen equipo. "Los atletas veteranos llevan mucho mejor el estrés de la competición, no les cuesta competir, tienen sus capacidades muy bien entrenadas y, en ese sentido, no sufren el desgaste de los jóvenes, que, en algunos casos, es tremendo y les afecta en su rendimiento".