LOS PROBLEMAS EN LAS ÁREAS DE LA ROJA

La doble cruz de España

La selección puso de relieve en Kiev sus carencias en ambas áreas: De Gea volvió a fallar y los puntas no encontraron el gol

De Gea, en un entrenamiento de la selección en Kiev.

De Gea, en un entrenamiento de la selección en Kiev. / REUTERS / GLEB GARANICH

Se lee en minutos
Raúl Paniagua
Raúl Paniagua

Periodista

ver +

Los tiempos avanzan, pero la selección española sigue anclada en dudas recurrentes. La Roja tiene una doble cruz en las áreas. Se encargó de ponerlo claramente de manifiesto en sus tres últimos encuentros. El amistoso ante Portugal (0-0), el triunfo ajustado contra Suiza (1-0) en Madrid y la derrota en Ucrania (1-0), los dos últimos choques correspondietnes a la Liga de las Naciones, evidenciaron los problemas con el gol y la escasa seguridad que aporta David de Gea bajo palos. Nada nuevo bajo el sol. 

Uno de los principales problemas de la selección radica en que la cabeza de los aficionados se traslada irremediablemente a los tiempos de grandeza, a aquel ciclo glorioso que protagonizó entre el 2008 y el 2012 con la conquista de dos Eurocopas y el inolvidable Mundial de Sudáfrica.

Menos nivel

Entonces tenía jugadores top en todas las líneas, empezando por la portería, con Iker Casillas, y acabando en el ataque, con el valioso David Villa. A ellos se añadían estrellas indiscutibles como Iniesta, Xavi, Puyol, Ramos, Xabi Alonso... Astros que serían fijos para cualquier seleccionador.

Luis Enrique gesticula durante el partido ante Ucrania / Efe

Ahora la situación es muy distinta. El nivel ha bajado claramente y solo quedan dos clásicos como Ramos y Busquets. El Barça y el Madrid ya no nutren con claridad a la selección y Luis Enrique está buscando alternativas en clubs de menor calado, con futbolistas talentosos en muchos casos pero con menos experiencia. Las pobres actuaciones en sus equipos de jugadores como Isco, Asensio, Saúl o Morata también refuerzan este camino. 

El peor del Mundial

El centro del campo de la selección aún cuenta con piezas de mucho nivel. Las carencias se centran atrás y arriba. De Gea ya se marchó de Rusia con el duro cartel de ser el peor portero del Mundial. El meta del Manchester United completó un torneo horrible en el 2018 con solo una parada en cuatro partidos, una prórroga y una tanda de penaltis. El 91,6% de los disparos contra el madrileño acabaron en gol, lo que le sirvió para ganarse una mala fama que difícilmente se sacará de encima.

"Culpar a De Gea ya es vicio. Es injusto mirar siempre al mismo cuando hay algo de sangre", dice Lucho

Kepa (Chelsea) y Unai Simón (Athletic) completan el trío actual de porteros del asturiano, que defiende a ultranza a su titular. «Culpar a De Gea ya es vicio. Si en un partido como este se le echa la culpa a David, apaga y vámonos. La responsabilidad de cada gol es de todo el equipo. No se puede mirar siempre al mismo cuando hay algo de sangre. Es injusto y de mal gusto», dijo tras el duelo ante Ucrania.

48 tiros, un gol

Lo cierto es que mientras Bushchan salvó a Ucrania en varias ocasiones, De Gea se zampó el gol de Tsyhankov. Tampoco ayudaron mucho para evitar la derrota los delanteros. Lucho empezó con Rodrigo Moreno arriba. Adama Traoré y Ansu Fati ocuparon los extremos. En la segunda parte recurrió a Ferran Torres, Oyarzabal de falso nueve y Olmo, mientras Ramos acabó de ariete como último recurso.

Noticias relacionadas

Rodrigo Moreno, Ansu (sentado) y Rodri, en el choque del martes en Kiev / EFE

Con Gerard Moreno lesionado, alguno echó de menos a delanteros como Morata, Alcácer, Diego Costa y Aspas, que se quedaron fuera de la lista. Quizá faltaban rematadores para esos minutos finales. «Voy a mirar a todos los jugadores con los mismos ojos, como siempre hago. El que esté mejor vendrá. No voy a tirar piedras sobre mi tejado», responde Luis Enrique. Si mira los datos de España en los tres últimos partidos no estará muy satisfecho: 48 tiros, 15 a puerta y un solo gol.