los efectos de la pandemia

El coronavirus se descontrola en el deporte

En un mismo día se dan el positivo de Mirotic y de Cristiano, dos equipos deben abandonar el Giro y el deporte de ámbito catalán anuncia un parón de 15 días

La Euroliga se está destacando como la competición más perjudicada por la ola de contagios y varios equipos posponen sus partidos

Corredores deo equipo Jumbo, este martes en el Giro.

Corredores deo equipo Jumbo, este martes en el Giro.

Se lee en minutos

Albert Guasch

El experimento entre deportivo y social de la burbuja de la NBA concluyó con un campeón de máxima prestancia, los Lakers, gran nivel de juego y, lo que viene al caso, cero partidos pospuestos por culpa de la pandemia. Fueron 96 días en los que los jugadores permanecieron encerrados en el complejo de Walt Disney, cerca de Orlando, donde se les hacía el test a diario y seguían un protocolo estricto de 113 páginas. Y todo salió bien. "Han hecho falta enormes sacrificios por parte de todo el mundo", certificó el comisionado de la liga, Adam Silver.

Justo cuando la NBA presume de este balance sanitario impecable, en Europa el panorama deportivo empieza a descontrolarse. Como una catarata de fatalidades, este martes empezó con el Giro tambaleándose y el abandono de dos equipos punteros (el Mitchelton australiano y el Jumbo neerlandés); siguió con la infección de Nikola Mirotic anunciado por él mismo por Twitter, y pocos minutos después la Federación portuguesa de Fútbol reveló el positivo de Cristiano Ronaldo. Por si fuera poco, todas las competiciones en el ámbito catalán (federadas, escolares o privadas) quedarán suspendidas durante 15 días a partir de este fin de semana.

La excepción deportiva

La altura de los nombres contagiados y de las competiciones afectadas remarcan que el problema social del coronavirus se ha abalanzado como una gran ola sobre el deporte, aunque las consecuencias no son las mismas. Si un niño da positivo, toda una clase se ve obligada a confinarse, aun registrando negativo todos los demás. En el deporte no sucede. Este miércoles Portugal se enfrentará a Suecia pese al contagio de Cristiano, que sí jugó hace unos días contra la Francia de Antoine Griezmann. El deporte profesional no para. O se intenta por todos los medios que no pare.

Mirotic ante el Zenit en San Petersburgo, en el partido en que probablemente se contagió. / AP

Cristiano, que es asintomático, sigue los pasos de otras estrellas del fútbol infectadas como Neymar, Pjanic o Ibrahimovic, y falta por ver si llega a tiempo al partido de Champions contra el Barça, el 28 de octubre, por supuesto con un Camp Nou vacío, y así seguirá un buen tiempo.  Ni el partido, ni la competición europea, corren peligro, de momento, como sí lo hace la Euroliga, a la que se le amontonan los casos y los partidos aplazados.

Mal día ciertamente para la máxima competición continental de baloncesto. Todo apunta a que Mirotic se contagió en el encuentro del pasado viernes en San Petersburgo, frente al Zenit, un equipo con 19 casos en su plantilla, entre jugadores y cuerpo técnico, y que se ha visto obligado a solicitar un aplazamiento a la doble jornada europea de esta semana.

Este martes se suspendió también el Panathinaikos-Asvel Villeurbanne, el club este último de Tony Parker que acusa 13 casos de coronavirus y que no pudo presentarse. Según el reglamento, los franceses perdieron por 20-0. Y luego está el Khimki ruso, que tiene programada doble jornada en Madrid y Valencia y ha viajado solo con ocho jugadores, el límite del reglamento, devastada su plantilla por la pandemia.

Competición corrompida

Georgios Barzokas, extécnico del Barça ahora en el Khimki, considera que el Covid está ya corrompiendo la competición. "Está afectando a los resultados de los partidos. Es muy difícil competir con ocho jugadores, alguno de los equipos inferiores". Por no hablar de los problemas de aprensión que puede generar en los deportistas que se enfrentan a equipos con miembros infectados.  

Cristiano Ronaldo, en un partido con Portugal. / AFP

Te puede interesar

Este martes, en el que se anunció el aplazamiento del Bidasoa-Barça de este sábado de la liga Asobal de balonmano por dos casos en el equipo de Irún, se ha dado a conocer sobre todo la cancelación del deporte federado y escolar durante 15 días, con la repercusión para tantas familias, en el ámbito catalán.

La decisión se ha tomado durante una reunión de la Unió de Federacions Esportives Catalanes y el Secretari General de l'Esport, Gerard Figueras, que ha explicado que "el empeoramiento de los datos de contagios se produce porque los fines de semana hay una movilidad familiar fuera de los municipios que incrementa mucho el riesgo", dijo. Las medidas entrarán en vigor antes del fin de semana y así lo confirmará mañana miércoles el PROCICAT.