REVALIDA PARA ABIDAL

Dembelé, Rakitic, Umtiti, Coutinho... las carpetas pendientes en el bazar culé

Los azulgranas intentarán hacer caja en un mercado marcado por el coronavirus y los trueques

Rakitic y Dembelé celebran un gol ante el Villarreal. 

Rakitic y Dembelé celebran un gol ante el Villarreal.  / ALBERT GEA

3
Se lee en minutos
Roger Pascual
Roger Pascual

Periodista

Especialista en fútbol, baloncesto, balonmano

Escribe desde Barcelona

ver +

El Barça necesitaba como fuera una operación antes del 30 de junio para cuadrar unas cuentas sacudidas por el coronavirus. La venta de Arthur a la Juventus por 72 millones (más 10 en variables) sirvió para equilibar los libros de cuentas, aunque haya provocado ahora una nueva polémica con la decisión del brasileño de quedarse en su país y no entrenar más a las órdenes de Quique Setién, para el que no ha contado desde que firmó en Turín. Mientras intenta reconducir la situación, la secretaría técnica trabaja también en la operación salida del bazar culé.

Umtiti, Junior, Vidal, Rakitic, Dembelé y Braithwaite, además de los cedidos Coutinho, Emerson, Rafinha y Todibo, son algunos de los nombres que se acumulan en la mesa de Abidal. El problema, en la mayoría de casos, es que en un mercado marcado por el covid-19 la mayoría de clubes están más por hablar de cesiones y cambios de cromos que de traspasos, y menos millonarios.

Rakitic y Vidal acaban contrato el año que viene pero, después de haberles intentado incluir sin éxito en las operaciones Lautaro y Pjanic, parece complicado que el club pueda hacer caja con ellos. El croata se ha resistido a entrar en ninguna operación ("yo decido mi futuro; no soy un saco de patatas", llego a declarar) por lo que, pese a la llegada de Pjanic, Pedri y el retorno de Aleñà tras su cesión, podría quedarse en la plantilla al igual que el chileno. Quienes sí que podrían irse al Inter en la operación Lautaro son Emerson y Junior. A Italia también apunta Rafinha, que no seguirá en el Celta y que ya jugó en el Inter. Por su parte, ante el buen rendimiento de Araujo como tercer central, la secretaría técnica venderá a Todibo al mejor postor.

El paradigma Braithwaite

Braithwaite se ha convertido en paradigma de la mala planificación deportiva del club. Tres semanas después de vender al canterano Carles Pérez a la Roma por 11 millones y 3,5 en variables, pagó 18 milones por el delantero del Leganés tras la enésima lesión de Dembelé. Un gol y 403 minutos en 14 partidos son todo los números del punta danés. La entidad azulgrana confiaba cuando le fichó que su paso por el Camp Nou y la Eurocopa sirvieran de escapate para vender al temporero. Pero sin haber tenido casi impacto en el juego de Setién en Liga, no estando inscrito en Champions y con el torneo de selecciones aplazado parece complicado que el Barça pueda recuperar toda la inversión hecha.

Lesiones que asustan a los compradores

Noticias relacionadas

Si eso se antoja difícil, se da por imposible recobrar los millonarios dispendios que se hicieron con Dembelé y Coutinho. El brasileño, que costó 120 millones, más 40 en variables, sigue teniendo buen cartel en Inglaterra, tiene varios pretendientes en la Premier. Pero ninguno dispuesto a pagar más de 100 millones por él (además de su elevada ficha) y, como mucho, se plantea una cesión remunerada con opción de compra como la infructuosa de este año en el Bayern. Más peliagudo es el caso de Dembelé. El Barça desembolsó 105 millones, más 40 en variables (de los que ya ha pagado al Dortmund 20 y tendría que abonar el resto en caso de traspaso). Además de que ningún equipo pagaría estas cifras, su propensión a las lesiones espanta a potenciales compradores.

La fragilidad de su compatriota Umtiti también escama. Desde que se negó a operarse de la rodilla para ganar el Mundial con Francia, es una sombra de aquel central imperial que parecía que iba a marcar una época en el Camp Nou. El Barça ya sabe que no es fiable ni como tercer central por lo que intentará darle salida, en principio como cesión y con Italia como posible destino.