29 nov 2020

Ir a contenido

EL 10º ANIVERSARIO DEL MAYOR ÉXITO DEL FÚTBOL ESPAÑOL (5)

Reencuentro entre Iniesta y Casillas: "Cuatro años sin vernos, ¿no?"

Iniesta y Casillas se reencontraron en Barcelona para recordar la conquista de la estrella en el documental 'Los Secretos de La Roja', que estrena Rakuten TV

Marcos López

Iniesta y Casillas se reencontraron en enero pasado en Barcelona para grabar el documental de Rakuten TV.

Iniesta y Casillas se reencontraron en enero pasado en Barcelona para grabar el documental de Rakuten TV.

"¡Cuánto tiempo! ¡Cuánto tiempo sin vernos!". La voz de Iker Casillas resuena feliz en la amplia habitación del hotel Fairmont Barcelona Rey Juan Carlos I todavía en el invierno precovid-19. Había cogido el meta un avión desde Oporto para reunirse con Andrés Iniesta, recién llegado de Japón, justo después de conquistar dos títulos (Copa Emperador y Supercopa de Japón) con el Vissel Kobe. Ambos toman asiento en el sofá para charlar sobre la conquista de una estrella. Era el pasado mes de enero. Y no tenían prisa porque estaban volando hacia el Soccer City.

"Cuatro años sin vernos, ¿no?", le pregunta Iker a Andrés, mientras este rastrea en su memoria. Pero no hace falta ni que le responda. "Sí, desde que Lopetegui me fumó después de la Eurocopa y me dijo: ¡Hasta luego! ja, ja ja", recuerda espontáneamente el excapitán del Madrid arrancando una sonrisa cómplice al ex azulgrana. Vicente del Bosque lo sentó en aquella Eurocopa de Francia-2016 y luego Lopetegui, su sucesor, ya no contó nunca más con él.

Reunidos ambos para participar en el documental Los Secretos de La Roja, una ideal original de Sports & Life producida por Rakuten TV, la plataforma que lo estrena hoy gratuitamente, y el Grupo Secuoya. "Por ti, no pasa el tiempo. ¡Estás igual que siempre!", le suelta Iker a Andrés. "¿Tienes 35? Jo, chico. Pasa el tiempo volando. ¡10 años ya!", añade luego el excapitán de la selección española.

Sí, llevan cuatro años sin verse, pero, de repente, es como si estuvieran otra vez en Sudáfrica, el territorio donde conquistaron hace una década el título de campeones del mundo. Iker y Andrés, símbolos de Madrid y Barça, charlan sobre el fútbol. Y, especialmente, sobre lo que vivieron durante mes y medio en un tumultuoso viaje que arrancó con la derrota ante Suiza y terminó con Robben maldiciendo para toda su vida la estrella de Casillas. Y el fútbol descubriendo que Iniesta tenía un amigo, era Jarque, con quien compartir su mayor tesoro.

Iniesta y Casillas, en Barcelona el pasado mes de enero. / 

"Por ti no pasa el tiempo. ¡Estás igual que siempre" (Casillas a Iniesta)

En el documental, dirigido por Eulogio Romero, se pasa de Los Palacios, la cuna de Jesús o Jesusito Navas, a Sevilla, la casa de Marchena, hasta terminar indagando en las historias infantiles que ocurrían en Tuilla. No hacía falta irse a Asturias porque David Villa, el máximo goleador, agotaba entonces sus días finales de jugador en Kobe, junto a Iniesta. Y acompañado por Mel, el padre minero que doblaba el turno de trabajo para no dejar nunca solo a su hijo.

De Los Palacios a Doha

Los Palacios, Sevilla, Kobe, Tuilla y  Londres… La capital inglesa en la que habita Pedro, ese delantero ahora del Chelsea que se inventó Guardiola en Tercera División antes de ser titular en la final de un Mundial, rememora aquellos partidos en las playas tinerfeñas poniendo unas chanclas de agua como porterías.

Capdevila, en el RCDE Stadium del Espanyol. / 

"Tras lo de Suiza ibamos con la maleta a los estadios porque cualquier tropiezo nos llevaba al aeropuerto" (Capdevila)

Los Palacios, Sevilla, Londres, Kobe y Tàrrega... Allí, en la plaza del pueblo, iba Joan Capdevila dándole patadas a un balón, sin saber que años más tarde acabaría ganando un Mundial en Johannesburgo. "Tras lo de Suiza ibamos con la maleta a los estadios porque cualquier tropiezo nos llevaba al aeropuerto de vuelta a casa", explica el lateral zurdo de aquella defensa de hierro formada por Sergio Ramos (lateral derecho), Puyol y Piqué.

 Y de Inglaterra a Doha donde Xavi, semanas después de decir no al Barça, abre la puerta de su despacho de entrenador del Al-Sadd para explicar orgulloso como aquella generación rompió una barrera. "Los Cafú, Lothar Matthäus, Maradona... Nos pensábamos que eran inalcanzables", confiesa Xavi.

Xavi, en la bahía de Doha el pasado mes de marzo. 

"Las historias están para contarlas. ¡Y esta es increíble, increíble" (Xavi)

Y es que lo  eran. Hasta que llegaron ellos, guiados por Del Bosque, un salmantino cabal, tranquilo e inteligente, para coser con armonía, y para siempre, una estrella de campeones del mundo junto al corazón de España. "Las historias están para contarlas. ¡Y esta es increíble, increíble!», admite aún asombrado el ideólogo de un estilo que cautivó a todos.