24 nov 2020

Ir a contenido

EL GOL DE INIESTA CONTADO POR ANDRÉS

Iniesta explica el gol que dio a España el Mundial: "Esperé al balón"

El jugador rememora la jugada que llevó a la selección hace una década a conquistar el título en una disputada final contra Holanda

Marcos López

El gol que nos dio el mundial, narrado por Iniesta. / ZML

Andrés Iniesta rememora desde Kobe (Japón) el gol que le dio a España la estrella de campeona del mundo hace ahora, precisamente, una década.

"Estábamos ya llegando al final de la prórroga y cada vez quedaba menos tiempo. Recuerdo la jugada que salió desde atrás con Navas arrancando por la banda derecha. Hay un momento, ya en el centro del campo, donde yo hago un taconazo para Cesc. Entonces, Fernando Torres, que era el delantero,  estaba caído en la banda izquierda. Le llega el balón a Fernando y veo que en la parte central de nuestro ataque no había nadie. Entonces, descubrí  un hueco entre sus defensas porque Holanda, además, estaba con uno menos porque le habían expulsado a un jugador.

"Fernando Torres me vio y quiso hacer el pase, pero se quedó corto. Van der Vaart lo rechaza y el balón cae en la frontal. Se le queda entonces a Cesc, que me da el pase rápido y preciso"

Me metí por esa zona intentando que Fernando me metiese el pase. Y Fernando me vio. Quiso hacer el pase, pero se quedó corto y Van der Vaart la rechaza y el balón cae en la frontal del área. Se le queda entonces la pelota a Cesc y yo, tras haber subido y haber hecho el desmarque por el centro, me quedo ahí en una posición donde no tengo oponente. Y Cesc me da el pase rápido y preciso, justo para poder controlar y chutar después.

"Antes del disparo doy pequeños pasos hacia atrás para salirme de un posible fuera de juego" 

Pero antes del disparo doy pasos hacia atrás para salirme de un posible fuera de juego. Es una situación donde me vi bastante solo. O, al menos, esa era la percepción que yo tenía en el campo. Entonces, de manera instintiva, hice esos pequeños pasos  por si podía estar en fuera de juego.  Y, afortunadamente, no lo estaba, por lo que todo acabó perfecto. En ese instante, nada más recibir el balón, y como ya he dicho varias veces descubrí el silencio. Había miles de personas en el campo, pero en esos momentos estábamos el balón y yo. Los dos solos.

"Espero al balón para golpear a la altura que considero mejor. Sentía que debía ser gol, lo sentía"

Esa foto, tomada milésimas de segundo antes del disparo, es el momento clave. El más importante. Estoy a punto de impactar el balón. Yo ya tenía claro donde quería que fuera la pelota. Y con la fuerza que entró salió todo bien. Por eso, tengo que esperar el timing que creo oportuno para hacer el mejor disparo posible. Esperaba que la pelota hiciera su trabajo y bajara hasta que yo la estaba esperando.

Al controlar el balón, sí que es cierto que sale hacia arriba, por lo que, evidentemente, tiene que bajar luego para poder golpearle bien. Por eso, espero para golpear a la altura que considero mejor. Otras veces esos remates que parecen tan fáciles si no los enganchas tan bien pues normalmente se van fuera o se marchan para arriba. En ese caso, el timing fue el preciso. Yo ya pensaba que ese balón tenía que ir dentro. Que debía ser gol.

 ¿Por qué? Porque así lo sentía, lo sentía. Tenía muy claro dónde debía ir y dónde iría. Es verdad que la tocó Stekelenburg. Puestos a pedir hubiese querido que el balón fuera un poco más esquinado. Pero ya quedó bien así, ¿no?"