06 jul 2020

Ir a contenido

el retorno del atletismo

La primera carrera post covid de Barcelona se salda con sorpresa

Un atleta desconocido, Josep Díaz Carretero, se impone a Reyes Estévez, Carles Castillejos y José Luis Blanco, las tres estrellas del cartel masculino

Noelia Román

Las figuras de la milla, antes de tomar la salida.

Las figuras de la milla, antes de tomar la salida. / ACN / JORDI PUJOLAR

Ni Reyes Estévez, ni Carles Castillejo ni José Luis Blanco. La primera carrera post covid, la Milla Sant Pau disputada este sábado en Barcelona, acabó con sorpresa: se la llevó Josep Díaz Carretero, un atleta desconocido que sorprendió a las tres grandes estrellas masculinas que presentaba el cartel.  

Díaz Carretero podrá contar que cuando el atletismo volvió al asfalto de la capital catalana, tras casi cuatro meses sin que pudiera disputarse ninguna prueba, fue capaz de imponerse a tres olímpicos que acumulan medallas mundialistas y campeonatos de España en su palmarés. 

Circuito de 800 metros

En un circuito de 800 metros, en el privilegiado recinto histórico del hospital de Sant Pau, Díaz Carretero completó sus dos vueltas más rápidas en 5.02. Sorprendió por apenas un segundo (5.03) a Reyes Estévez, un especialista de la distancia, que libraba su particular batalla con Castillejo y Blanco

Los profesionales optaron por apretar el acelerador en la tercera y cuarta vuelta de las seis con las que contaba el recorrido. Díaz Carretero, que salió justo detrás de ellos, dio el acelerón en el segundo y tercer giro y acumuló tanta ventaja que ya nadie consiguió igualar su marca.  El tercer clasificado fue Albert Nogueras con 5.12. Castillejo fue cuarto con 5.25 y Blanco, quinto con 5.48. 

En categoría femenina, la historia fue similar. La exmarchadora y ahora maratoniana Nerea Costal (5.58) sorprendió a la especialista Anna Bové por un segundo. Bové, con 5.59, se quedó lejos de los 4.48 que acredita en la milla. El tercer puesto fue para Jackeline Gómez con 6.42. 

"Estoy contento porque los corredores se lo han pasado bien y se han ido contentos. Además, todos los protocolos han funcionado perfectamente y no hemos tenido ningún problema", indicó a EL PERIÓDICO Andreu Ballbé, propietario de la empresa Championchip, organizadora de la carrera junto al Hospital de Sant Pau.  "Creo que servirá de referencia para pruebas futuras", añadió el exochocentista. 

La recaudación, a investigar sobre el covid 19

Para adaptarse a las nuevas circunstancias marcadas por la crisis del coronavirus, los organizadores de la carrera redujeron a la mitad -100- el número de participantes. A la llegada, tomaron la temperatura a todos los corredores. Estos recogieron sus dorsales de a diez en el mismo lugar donde dejaron sus pertenencias. Calentaron con libertad por el recinto y, antes de tomar la salida, fueron ordenados en dos hileras en las que aparecía marcada la numeración. 

La salida se hizo de manera escalonada: dos corredores cada cinco segundos. Los cuatro primeros en salir fueron cuatro atletas masculinos entre los que estaban las tres estrellas del cartel. Tras ellos, salieron las dos mujeres más rápidas.  Toda la recaudación lograda por la Milla Sant Pau, que debía haberse disputado el pasado 21 de marzo y haber tenido otro fin, irá destinada a las investigaciones que ahora realiza el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau para combatir la covid-19. 

Temas Atletismo