21 sep 2020

Ir a contenido

'BLACK LIVES MATTER' EN EL DEPORTE ESPAÑOL (4)

Marcos Senna: "El racismo es una enfermedad que hay que combatir"

"Tenemos que seguir combatiendo lo que aún sigue sucediendo en el mundo: el prejuicio y el racismo"

Roger Pascual

Marcos Senna, exfutbolista y campeón de Europa con España en el 2008: ’El racismo es una enfermedad que hay que combatir’ / FOTO: EFE/J. ETXEZARRETA / VIDEO: A. MONGE

España se coronó campeona de Europa de fútbol en el 2008. En la selección de Luis Aragonés era titular Marcos Senna, uno de los pocos negros que ha vestido la camiseta de la 'Roja'. "Es importante, una manera de demostrar que no miras el color sino el talento y la persona", reflexiona el exjugador hispanobrasileño del Villarreal, que cree que "el racismo es una enfermedad que hay que combatir".

"Estamos viviendo lo que está pasando desde hace siglos. El acontecimiento de George Floyd es uno más. En siglo XXI tenemos que convivir aún con eso. Sabemos que aún está ahí. Tenemos que seguir combatiendo lo que aún sigue sucediendo en el mundo: el prejuicio y el racismo. Tenemos que aprender a intentar reivindicar la igualdad en la sociedad de forma inteligente y pacífica. Reivindicamos esta igualdad en la sociedad, que en mi opinión no hay", reflexiona el exmedio centro. 

Cree que de "algo tan malo como asesinato de Floyd puede salir algo bueno". "La gente ya se hartó por completo. Como dijo la hija de Floyd, su padre ha cambiado el mundo. Ha tenido que morir para que la gente abriera los ojos". Aunque no dice que no está a favor de algunas "protestas radicales", celebra que el movimiento antirracista haya traspasado fronteras. "Cada uno tiene que poner su granito de arena. No solo los negros, sino también los blancos deben de involucrarse en esta causa". Un lucha en la que las redes sociales pueden tener un rol clave. "Son una herramienta que si sabemos usar es muy poderosa".

óscar del pozo

La dilatada carrera futbolística que inició en Brasil la terminó en EEUU, donde jugó un par de temporadas en Nueva York tras 11 en el Villarreal. Tras colgar las botas tuvo claro que quería volver a España, de los tres países en el que menos racismo ha percibido. "Hay más racismo en Brasil que aquí", señala. En su país natal vivió el racismo en el ámbito familiar. "La madre de mi primer hijo es blanca. Y su madre intentaban ocultar su racismo pero no había manera: chistes, historias y cosas absurdas salían su boca".

Él es consciente de que en España desde hace muchos le miran "de forma distinta, no miran el color, miran mi nombre". Pero en general no cree que España sea un país racista. "Hay mucha gente que no mira la piel, ni la cultura de origen, sino que lo mira es lo humano. Es un problema que en el siglo XXI todavía haya unos enfermos que, aunque en el mundo hay muchos, creo que a nivel porcentual son pocos". 

Algunos de ellos se hacen especialmente audibles en la redes sociales y en los estadios. En el 2007 jugaba con el Villarreal en La Romareda cuando fue sustituido por Mavuba. La policía desalojó a un seguidor zaragocista que no paraba de proferir gritos racistas. "Ya casi ni me acordaba, me viene a la memoria ahora ese caso y otro en el campo Atlético de Madrid. Estoy convencido de que en ambos campos había mucha gente que estaba en contra de esas actitudes, seguro que mucha gente de la grada se disgustó", valora el exinternacional español, que se ha posicionado públicamente en defensa de compañeros que han sido víctimas de racismo, como le ocurrió a Samuel Etoo en Zaragoza o Dani Alves en el Madrigal. "Siempre nos ha dolido mucho. Antes alzaba la voz muy poca gente. Siempre estaré implicado en estos casos porque tenemos que intentar combatir esta enfermedad que está hoy y lleva desde siempre en el mundo. Hay que detectar a estos enfermos, echarles y multarles y si no multar al equipo y que haya partidos que se juegue sin publico. Así el club estará más atento".

En cualquier caso considera que "quizás en el campo más fácil de controlar el racismo que en la calle". Y que, al ser vasos comunicantes, "a partir del momento en que se aplique la gente mas atenta y de ahí se va a trasladar a la calle". "En la calle hay que estar atentos. En tu caso, siendo blanco, jamás por mucho que tengas empatía vas a saber lo que se siente. Solo el que lo sufre sabe realmente la falta de educación, de respeto tan grande hacia ti. Obviamente a unos nos duele más, pero en general nos duele a todos".