LA TEMPORADA BLANQUIAZUL

Un Espanyol impotente sufre un frenazo en su escalada

El equipo perico decepciona en casa ante un Levante más fresco y clarividente

David López, en primer plano, se lamenta por la derrota del Espanyol. 

David López, en primer plano, se lamenta por la derrota del Espanyol.  / JAVI FERRÁNDIZ

Se lee en minutos

Parecía el partido ideal para prolongar la escalada iniciada después del confinamiento. Después de una victoria y un empate, el Espanyol necesitaba otro triunfo ante un Levante que no se jugaba gran cosa, pero el equipo perico cosechó la derrota que le faltaba desde el retorno de la Liga (1-3). Con una triste imagen en Cornellà los hombres de Abelardo se complican mucho la vida en su dura lucha por la salvación. El calendario tampoco ayuda: el próximo jueves visitará al Betis y el domingo recibirá al Real Madrid. 

El regreso a la cruda realidad fue fulminante. El Espanyol vuelve a ser último y tiene la Segunda División más cerca. Cuando más entonado parecía el equipo sufrió un tremendo revés que puede ser aún más grave si el Celta doblega al Alavés este domingo. Las buenas sensaciones demostradas en las dos primeras citas no tuvieron continuidad. El equipo volvió a las andadas y dio un paso atrás muy peligroso. 

Sin capacidad de reacción

El objetivo se aleja para un grupo que exhibió unas carencias evidentes a la hora de generar juego. El bloque del Pitu está diseñado para defender y aprovechar sus ocasiones. Cuando toca remar y llevar la iniciativa le cuesta un mundo, sobre todo en un contexto marcado por la carga física de un calendario muy apretado.

Diego López, contrariado, durante el partido ante el Levante / AFP7

El Espanyol está en el límite, al filo de caer sin remedio en el infierno de Segunda 27 años después. Sin victorias en casa no se puede avanzar. Poco hay que objetar a la victoria de un rival que pudo llevarse un resultado más abultado si Diego López no hubiese estado fino. El técnico visitante fue muy inteligente al leer el partido, mientras Abelardo se quedó sin capacidad de reacción. Movió tarde el banquillo cuando se percibía el cortocircuito de su equipo.

Pasividad en la zaga

Privado del lesionado Raúl de Tomás y del sancionado Bernardo, Abelardo apostó por devolver a David López a la posición de central ubicando a Víctor Sánchez en el pivote, mientras Melendo volvió a enviar al banquillo a Darder. Un par de fogonazos de los blanquiazules, con Víctor y Calleri como protagonistas, hacían presagiar una interesante tarde para los pericos, pero el Levante demostró pronto que no había acudido a Cornellà de vacaciones.

"Nos faltó contundencia en las dos áreas. Esto se paga en Primera. El 1-2 nos mató anímicamente" (Abelardo)

Después de empatar con el Sevilla y el Valencia recién regresado del confinamiento, el cuadro valenciano fue fiel al manual de su entrenador. Con peloteros como Campaña, Melendo y Bardhi arrebató el balón al Espanyol, que sufrió una fuerte bofetada antes del cuarto de hora. Diego López salvó el tanto de Bardhi, pero no pudo hace nada ante Mayoral, que encontró una autopista entre la pasividad de la zaga blanquiazul.

Gol anulado

Mala pinta tenía el panorama para un equipo obligado a prolongar su buena racha para no acercarse a Segunda. Espeso y sin ideas, tocaba recurrir a otras vías, a esos recursos del fútbol de toda la vida. Y así llegó el empate, en un saque de banda de 28 metros de Cabrera que cabeceó de maravilla David López (m. 27). Las tablas eran muy positivas teniendo en cuenta la imagen de uno y otro equipo. También ayudó que el árbitro anulara un gol al Levante por un fuera de juego cuestionable en una jugada alocada con un poste incluido (m. 43).  

La desesperación se apoderó de los jugadores pericos tras otro fiasco / JAVI FERRÁNDIZ

El paso por los vestuarios sentó bien al Espanyol, que abrió la segunda parte con intensidad, con ganas de dar un golpe sobre la mesa. Tuvo su momento el cuadro perico, pero las fuerzas se agotaron, el Levante volvió a tomar la manija y el derrumbe fue total tras el 1-2 marcado por Bardhi. El gol en propia meta de Pedrosa certificó un drama que ya se mascaba durante muchos minutos.

Espanyol, 1; Levante, 3

ESPANYOL: Diego López (7); Javi López (4), David López (6), Cabrera (4), Dídac (5); Melendo (4), Víctor Sánchez (5), Marc Roca (5), Embarba (5); Wu Lei (4), Calleri (5). Entrenador: Abelardo (4). Cambios: Darder (4) por Wu Lei (m. 68); Pedrosa (4) por Dídac (m. 75); Ferreyra (4) por Víctor Sánchez (m. 75); Pipa (sc) por Javi López (m. 81); Vargas (sc) por Melendo (m. 81).

LEVANTE: Aitor (6); Miramón (5), Vezo (6), Postigo (7), Clerc (6); Melero (6), Vukcevic (6), Campaña (7), Bardhi (8); Mayoral (7), Roger (5). Entrenador: Paco López (7). Cambios: Morales (6) por Mayoral (m. 62); Hernani (7) por Melero (m. 62); Radoja (6) por Vukcevic (m.71); Bruno (sc) por Campaña (m. 84); Pablo Martínez (sc) por Roger (m. 84).

GOLES: 0-1 (m. 13), Mayoral, desde cerca; 1-1 (m. 27), David López, de cabeza; 1-2 (m. 67), Bardhi, de tiro ajustado; 1-3 (m. 86), Pedrosa, en propia meta.  

ÁRBITRO: Del Cerro Grande (5), madrileño.

Te puede interesar

TARJETAS: Cabrera (m. 15), Dídac (m. 37).

ESTADIO: RCDE Stadium