11 ago 2020

Ir a contenido

VUELTA A LA ACTIVIDAD

El CAR de Sant Cugat reabrirá este lunes a un tercio de su capacidad

Un centenar de deportistas como máximo podrán acceder a las instalaciones con medidas de precaución

Se limitará el tiempo de entrenamiento por persona y no se podrá acceder ni al comedor ni a los vestuarios

Efe

La nadadora Mireia Belmonte, una de las deportistas que habitualmente entrenan en el CAR de Sant Cugat.

La nadadora Mireia Belmonte, una de las deportistas que habitualmente entrenan en el CAR de Sant Cugat. / ARCHIVO / RICARD FADRIQUE

El Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat reabrirá este lunes sus puertas a un tercio de su capacidad, con fuertes medidas sanitarias y con dudas en algunos de los deportistas sobre la conveniencia de compartir los entrenamientos. 

La instalación ya lo tenía todo preparado para abrir el viernes 8 de mayo o lunes 11 de mayo, pero el Gobierno no vio pertinente que este tipo de instalaciones se pusieran en funcionamiento en las áreas geográficas que aún se encontraban en la fase 0. Esta decisión causó malestar entre entrenadores y deportistas, que consideraban que había un agravio comparativo con el fútbol.

En total serán un centenar de deportistas los que se entrenarán a partir de mañana en el CAR, en lugar de los 300 que un lunes cualquiera se entrenarían en sus instalaciones. Los grupos más numerosos serán los acuáticos (waterpolo, artística y natación). El tiempo máximo por sesión de entrenamiento será de dos horas y 30 minutos y la instalación funcionará bajo mínimos, sin servicio de residencia ni de comedor ni tampoco vestuarios.

Algunos de las principales condiciones que se encontrarán los deportistas son:

1. Aforo del 30%. Se establecerán turnos horarios de acceso y de entrenamiento. Los deportistas ya han recibido un correo electrónico con los horarios en los que podrá acceder cada uno. Los turnos para entrenar serán de dos horas y media, y entre ellos se deberá hacer una limpieza a fondo de los espacios y los materiales utilizados.

2. Deportistas que podrán acceder. Los deportistas de alto nivel (DAN), los de alto rendimiento (DAR) y los reconocidos de interés nacional (IN). Y dentro de estos grupos, el centro deberá priorizar a los becados y a los de más nivel.

3. Revisiones y tests. El servicio médico del CAR realizará una revisión médica inicial al deportista, que previamente habrá respondido a un cuestionario sintomatológico. Dependiendo de la sintomatología, entonces se llevará a cabo el test del coronavirus o no. Pero no se harán tests para todo el mundo. Cada vez que los deportistas y los entrenadores lleguen al CAR se les hará un control de temperatura. Si un deportista diese positivo, no se le dejaría entrar en el CAR. Si el positivo lo diese una vez ya ha estado en el CAR, se le aislaría a él y a los deportistas con los que haya compartido sala.

4. Distribución de espacios. Cada instalación estará adjudicada a un solo equipo con unas distancias de separación que provocarán que los entrenamientos sean individuales. Además, no se podrá circular por el centro y el desplazamiento entre una instalación y otra se deberá hacer con guantes y mascarilla.

5. Aforo de las piscinas. Las piscinas estarán abiertas y se desinfectarán después de su uso. Los nadadores tendrán que ejercitarse de forma individual. En el caso del nado en calles, solo podrá haber un nadador en cada una y en el conjunto de la piscina el aforo no podrá superar el 30%.

6. Vestuarios y duchas. No se hará uso de los vestuarios ni de las duchas. Una vez los deportistas finalicen su entrenamiento se irán para casa.

7. Fisioterapeutas y psicólogos. Físicamente en el centro no habrá fisioterapeutas ni psicólogos, ni se podrán hacer pruebas de esfuerzo, por ejemplo. Algunos servicios se mantendrán mediante recursos virtuales como se ha hecho durante los dos últimos meses. Presencialmente el equipo del CAR solo estará formado por servicios médicos de urgencia y revisiones, y personal de mantenimiento.

8. Entrenadores. El entrenador del deportista solo podrá acceder al centro si es necesario, hecho que tendrá que acreditarse debidamente. Se exceptúan las personas con discapacidad o menores que requieran la presencia de un acompañante.