29 may 2020

Ir a contenido

EL MUNDIAL DE MOTOGP

El regreso de Lorenzo ya no sorprende a nadie

El pentacampeón mallorquín, que se acaba de instalar en Dubai, ya habla de correr el Mundial-2021 en el equipo 'satélite' Petronas, de Yamaha

La organización del campeonato celebra el regreso de Lorenzo, mientras algunos pilotos, como Aleix Espargaró, habla de situación "rocambolesca"

Emilio Pérez de Rozas

Massimo Menegalli, manager del equipo Monster Yamaha, junto a Jorge Lorenzo, en febrero, en Sepang (Malasia).

Massimo Menegalli, manager del equipo Monster Yamaha, junto a Jorge Lorenzo, en febrero, en Sepang (Malasia). / EMILIO PÉREZ DE ROZAS

Mientras todo, absolutamente todo el deporte, está parado y nadie es capaz de pronosticar cuándo se regresará a la actividad en las distintas disciplinas deportivas, el ‘paddock’ de MotoGP no para de sorprenderse, aunque, tal vez, la extrañeza ya esté llegando a su final, de la historia en la que el pentacampeón mallorquín, Jorge Lorenzo, uno de los mejores pilotos de toda la historia, está envolviendo su regreso a la alta competición tras haber anunciado, en el último mes de competición del pasado año, su retirada.

Muchos recuerdan que Lorenzo, compañero de Marc Márquez en el equipo campeón de Repsol Honda, tuvo un 2019 horrible, durísimo, doloroso y sin un solo resultado en meses. Una vez finalizada la temporada y quedándole aún un año de contrato (2020), Lorenzo le pidió a Alberto Puig, responsable del equipo campeón, y a los jefes de Honda rescindir el contrato porque tenía miedo de hacerse daño y había pensado abandonar definitivamente las carreras. Ni Puig ni Honda tuvieron problemas en liquidar el contrato. Es más, ni siquiera pensaron imponerle una clausula para que no tuviese la tentación de volver a correr. “Ni se nos ocurrió, estábamos convencidos de que lo había pasado muy mal y que, en efecto, no quería hacerse daño”, reconoció Puig.

Honda no se arrepiente de nada

A los tres meses o poco más, Lorenzo anunciaba, a bombo y platillo, bueno, lo hacia el equipo oficial Monster Yamaha, que se convertía en el piloto estrella probador del equipo de los diapasones, rival directo de Honda. La perplejidad de todo el ‘paddock’ fue total y hubo, incluso, quien consideró que Honda había pecado de ingenua, pero Puig, en el primer test de Sepang (Malasia) del mes de febrero de este año, repitió que cuando liberaron a Lorenzo estaban convencidos de que no volvería a correr. “Lo único que puedo es desearle suerte y que sea feliz en su nueva andadura”.

En la presentación del equipo en aquel test, Lorenzo lució feliz y reluciente junto a Valentino Rossi Maverick Viñales, pilotos a los que ayudará a destronar a Márquez y a Honda en el presente Mundial, si es que se celebra. Aquella tarde de Sepang, Lorenzo agradeció, incluso, que Puig no le hubiese hecho firmar clausula alguna “pues esa libertad me ha permitido regresar a la competición”.

Lorenzo, ansioso por correr

Ahora se ha sabido (bueno, ya hace tiempo que se sospechaba e, incluso, se publicó), que la primera invitación, ‘wild card’, para competir en el Gran Premio de Catalunya, que debería de celebrarse el próximo 7 de junio, en Montmeló, será para Lorenzo, que correrá con la nueva Yamaha M1 del 2020. “Tengo unas ganas locas de saber cómo me encuentro y de lo que soy capaz en mi regreso a la alta competición”, acaba de confesar el mallorquín ante los micrófonos de Sky Italia TV, la televisión que tiene los derechos en Italia.

Muchos recuerdan ahora, que cuando Carmelo Ezpeleta, CEO de Dorna Sports, organizadora del Mundial, despidió en una conferencia de prensa multitudinaria a Lorenzo, en una más que repleta sala de prensa de Cheste (Valencia), anunció que, en Jerez, en los prolegómenos del GP de España, se nombraría ‘leyenda’ a Lorenzo por todo su historial. La perplejidad, ahora, es inmensa pues se trataría de la primera leyenda que aún no se ha retirado. Pero, sí, parece ser que la nominación sigue en marcha.

El catalán Aleix Espargaró, piloto estrella del equipo Aprilia de MotoGP y este año muy ilusionado con el potencial que le ha ofrecido la moto 2020, no se mordió la lengua, en una entrevista en DAZN, cuando le preguntaron  sobre el regreso de Lorenzo a MotoGP. “Me resulta muy extraño todo, porque estuvimos todos en su rueda de prensa de despedida y que, sólo tres meses después, anuncie que corre con otra marca me parece todo muy, muy rocambolesco. Es extraño. Si te retiras, te retiras. Pero da igual, así son las carreras y así es el mundo», añadió Aleix, que le deseó a Lorenzo que le vaya muy bien.

Dorna mantiene el 'leyenda'

Ni que decir tiene que también se le preguntó a Ezpeleta, en el primero GP del año, en Qatar, por el repentino regreso de Lorenzo, aunque no por si su organización iba a mantener la entrega del ‘leyenda’ en Jerez. El CEO de Dorna Sports dijo estar contento con la vuelta del mallorquín y, tal vez, con un puntito de ironía, comentó: “El regreso de Lorenzo está muy bien, es una buena noticia, espero que le vaya muy bien. Yo el año pasado le dije adiós, pero no me importa nada volver a decirle hola; estoy encantado”.

Mientras Lorenzo, que se ha ido a vivir a Dubai escapando del coronavirus “pues aquí la cosa está bastante controlada”, aseguraba, incluso, que no descartaba la posibilidad de formar equipo con Rossi, en el 2021, en el equipo ‘satélite’ de Yamaha, el fantástico Petronas, su nuevo compañero de escudería, con quien en el pasado mantuvo, al igual que ocurrió con el ‘Doctor’, sus más y sus menos, Maverick Viñales, afirmaba que el hecho de que Lorenzo reaparezca en Montmeló “es una táctica de Yamaha para probar nuevas piezas en la carrera, esto es muy importante, para que podamos usarlas en la segunda parte de la temporada. En Montmeló será importante ver cómo Lorenzo trabaja con la nueva moto«. ‘MVK’ reconoce que correr “es muy divertido” y, en ese sentido, entiende que a Lorenzo le guste volver a competir. “Si te sientes en forma ¿por qué no hacerlo?”, añadió el piloto catalán de Monster Yamaha.

La verdad es que el ‘paddock’ de MotoGP no deja de sorprenderse un solo día con la manera en que Lorenzo ha dado vuelta a su situación y, de pasar a tener miedo, de pedir la liquidación de su contrato con Honda, ha pasado a ser, no solo piloto probador de Yamaha, sino, incluso, posible piloto oficial de la marca de los diapasones en el 2021.