04 jun 2020

Ir a contenido

CRISIS DEL CORONAVIRUS

El incierto futuro de las ligas

El parón del fútbol se extiende por Europa y amenaza con dejar sin terminar las ligas nacionales

La Eurocopa y los Juegos Olímpicos están bajo la amenaza del aplazamiento o la suspensión

Alejandro García

Vista del estadio del Eintracht alemán vacío este jueves en el partido de Europa League ante el Basilea.

Vista del estadio del Eintracht alemán vacío este jueves en el partido de Europa League ante el Basilea. / EPA

Mientras se suceden las suspensiones de los pocos eventos deportivos que aún quedaban en pie para el fin de semana, entre aficionados, profesionales y autoridades se reproducen las especulaciones, las esperanzas y las soluciones drásticas para abordar una suspensión histórica que deja al deporte en general, y al fútbol en particular, al borde del colapso.

El parón forzado de La Liga, seguido en cascada por casi todo el fútbol europeo, deja un escenario de dudas, con los Juegos Olímpicos en el horizonte y con un calendario injustificadamente sobrecargado que compromete torneos con contratos multimillonarios firmados que amenazan con explotar la burbuja del fútbol.

La Federación ha recomendado a todos los clubes restringir sus actividades y ellos se han acogido. El siguiente punto de control es el día 25, después de las dos jornadas suspendidas y con la cuarentena del Real Madrid terminada, pero la sensación actual es que el problema va a ir a más y el fantasma de la suspensión empieza a sobrevolar con fuerza, pese a la opción de La Liga de jugar a puerta cerrada. 

En caso de no se pudiera jugar ningún partido más en el fútbol profesional español, además de las pérdidas cifradas en unos 600 millones de euros, un comité designado por La Liga y la RFEF deberá designar campeones, subcampeones, ascendidos o descendidos. 

UEFA solo ha cancelado una jornada de las competiciones europeas, a la espera de que el martes se reúnan las 55 federaciones para tomar las primeras decisiones. Lo más probable es que no haya resoluciones definitivas, pero en esa reunión también se hablará de la Eurocopa, que queda comprometida y con pocas más opciones que retrasar el torneo hasta el verano de 2021.  

PESIMISMO GENERALIZADO

Mientras Italia vive sitiada por el coronavirus y el resto del continente está iniciando el camino que ya ha andado China, las previsiones de conseguir un cierto control sobre la pandemia en Europa no son optimistas y el fútbol se enfrenta a meses con el circo cerrado y los enanos creciendo. 

Si en algún caso se puede equiparar la gestión de la crisis europea con la asiática, las fechas de recuperación se irían a verano. La Asociación China de Baloncesto, que suspendió su liga el 31 de enero, ya habla de volver a jugar a principios de abril y ha pedido a los jugadores extranjeros con contrato que regresen a la disciplina de sus equipos. En el fútbol, el equipo de Wuhan, que ha estado en España desde que estalló la crisis en China, vuelve este sábado a su país 74 días después de la suspensión, a medio camino entre que la situación en Europa empieza a ser peor que en Asia y ante la previsión de que, en menos de un mes, se reanude la Superliga.