LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

La Bundesliga recula y suspende la competición

El torneo alemán se detiene hasta por los menos el 2 de abril pese a que la primera intención era jugar los partidos a puerta cerrada

Las taquillas del Allianz Arena, el estadio del Bayern, cerradas este viernes.

Las taquillas del Allianz Arena, el estadio del Bayern, cerradas este viernes. / LUKAS BARTH (EFE)

1
Se lee en minutos
Efe

La Bundesliga alemana ha anunciado este viernes la suspensión de la competición, al menos hasta el 2 de abril, como reacción a la epidemia del coronavirus. Corrige así su decisión previa de que se disputase la jornada de este fin de semana a puerta cerrada.

Inicialmente, sólo se había suspendido un partido de la segunda categoría debido a que dos jugadores del Hannover 96 habían dado positivo de coronavirus. Después, a lo largo del día, se supo que un jugador del Núremberg, también de la segunda categoría, había dado positivo y que se sospechaba que también podría estar contagiado el entrenador del Paderborn, Steffan Baumgart, que luego dio negativo.

Cada vez más críticasríticas

El comunicado de la Liga Alemana de Fútbol (DFL) dice que tras los positivos que se han registrado en dos clubs y las sospechas en otros no se puede descartar que haya más infecciones. La ciudad de Bremen había decidido que el duelo del lunes entre el Werder Bremen y el Bayer Leverkusen no se jugase debido a que se esperaba una gran afluencia de seguidores en los alrededores del estadio. Además, las críticas en contra de la decisión de jugar la jornada de este fin de semana se habían multiplicado.

Noticias relacionadas

El español Thiago Alcántara, jugador del Bayern Múnich, se sumó a las críticas en su cuenta de Twitter. "Es una locura, por favor parad la estupidez y aterrizad en la realidad", dijo Thiago a través de esa red social. "Seamos honestos, hay cosas mucho más importantes que cualquier deporte", agregó.

La DFL insiste en que el objetivo sigue siendo concluir la temporada en verano tanto por razones deportivas como por el hecho de que una interrupción definitiva amenazaría la existencia económica de algunos clubes.