05 jun 2020

Ir a contenido

GIRONA-ALBACETE (1-1)

El Albacete priva al Girona de dos puntos preciosos en Montilivi

El equipo catalán se adelantó con un gol de Brandon Thomas pero se durmió en los laureles ante un conjunto que lucha por eludir el descenso

Jordi Danés

Borja García deja atrás a Zozulia.

Borja García deja atrás a Zozulia. / GIRONA FC

El Girona se ha dejado este sábado dos puntos preciosos en la visita del Albacete a Montilivi (1-1). Un partido para olvidar donde los locales solo han acelerado cuando le han visto las orejas al lobo. Y para entonces ya ha sido demasiado tarde para arreglar lo que el cuadro local había ido estropeando con el paso de los minutos.

El partido parecía cómodo con el 1-0, pero lejos de buscar el 2-0, apareció en el Girona primero el exceso de confianza, después el regalo del 1-1 y finalmente, las prisas, que solo llevaron a los nervios y a la precipitación. Y por si fuera poco, Vicandi Garrido, se sumó a la fiesta con un arbitraje gesticulador y nefasto.

Pasó muy poca cosa en los primeros 45 minutos, con el balón casi siempre lejos de las áreas y la sensación de que el Girona llegó al descanso con el partido bajo control gracias al tanto de Brandon Thomas, que fue un golazo por el control orientado tras un giro de 360 grados y una definición exquisita cruzando el balón lejos del alcance de Brazao.

Poca electricidad

Fue una primera parte sin ritmo y anodina, pero que el Girona supo llevar al terreno que quiso con posesiones largas y tal vez demasiado horizontales para el gusto del público local, que quería más electricidad y sobretodo goles. El Albacete apenas se asomó en el área de Riesgo más allá de un remate de cabeza de Acuña (m. 5). Los manchegos, cuando se vieron a remolque de resultado, intentaron estirar el equipo pero no pudieron en ningún momento superar la defensa local.

Tras el descanso, todo lo que podía ir mal fue a peor. Empezando por la asistencia de Alcalá sobre Manu Fuster, que clavó el balón por la escuadra de Riesgo. El 1-1 dolió, pero el Girona tenía 40 minutos largos para enmendar la plana y no lo hizo. Martí movió el banquillo primero con Samu Saiz y después con Jairo, pero el Girona fue incapaz de generar peligro ante Brazao. El Albacete se limitó a hacer que no pasara nada y a perder el máximo tiempo posible. Y el Girona, preso de la telaraña visitante, no dio un paso al frente hasta más allá del minuto 80. Y cuando Martí puso a Soriano, ya era el 89.

En los cinco de añadido, el Girona reclamó dos manos en el área, pero el VAR tampoco quiso saber nada. Y el único disparo entre palos fue de Soriano, una falta directa ya en el 94, en la única intervención del meta visitante.

Girona, 1 - Albacete, 1

Girona: Riesgo; Calavera, Alcalá, Juanpe, Mojica; Granell (Jonatan Soriano, m. 89), Gumbau; Brandon Thomas, Borja García (Jairo, m. 75), Gallar (Samu Saiz, m. 62); y Brandon
Albacete: Brazao; Benito, Arroyo, Kecojevic, Diego Caballo; Pedro Sánchez (Karim, m. 87), Eddy Silvestre, Jon Erice, Acuña; Manu Fuster (Dani Ojeda, m. 81) y Zouzulia (Maikel Mesa, m. 70).
Goles: 1-0 (m. 24) Brandon Thomas; 1-1 (m. 50) Manu Fuster.
Árbitro: Vicandi Garrido, del comité vasco. Amarillas: a los locales Juanpe (m. 65), Alcalá (m. 76), Calavera (m. 85) y Samu Saiz (m. 95), y a los visitantes Acuña (m. 59) y Maikel Mesa (m. 82). Rojas: directa a Brian Oliván, del Girona, con el partido ya finalizado.
Estadio: Montilivi (7.214 espectadores).