30 sep 2020

Ir a contenido

TRIUNFO EN EL CLÁSICO

La terapia de Vinicius

El Madrid se reencontró con la victoria en casa ante el Barça con el brasileño como gran exponente

Alejandro García

El madridista Vinicius celebra su gol ante el Barcelona.

El madridista Vinicius celebra su gol ante el Barcelona. / Europa Press

No hay mejor remedio contra cualquier afección en el fútbol que un victoria, más si eres el Madrid y el triunfo es un Clásico tras una decepción europea. Zidane se había resistido, incluso había encontrado alternativas, pero en el momento culminante ante el Barça repitió, y por fin funcionó, la terapia Vinicius: un despliegue sin reservas a base de corazón e insistencia que le llevó a la victoria, aunque fuera a través de un rebote y un resbalón. 

Después de perder en el Bernabéu ante el City en Liga de Campeones, la primera semana clave de la temporada amenazaba al Madrid con apartarlo de la primera línea de batalla por los títulos. La victoria ante el Barça le deja con todas las opciones en La Liga, con el objetivo de una remontada épica en el horizonte europeo, pero no se atisbó ninguna mejoría en los problemas endémicos que han torpedeado la temporada blanca: desde la falta de gol, hasta la sensación de que los de Zidane tienen que hacer muchas cosas bien, poner todo su empeño y disfrutar de una dosis de fortuna para poder ganar un partido.

Protagonismo de Vinicius

Los análisis coinciden en que, ante la falta de excelencia de los dos equipos, el Madrid encontró el camino a un gol determinante, además de gracias a un Kroos que vio el pase y se lo indicó a Vinicius, a base de garra, lucha, pasión y corazón. Ese es el escenario ideal para el brasileño, que lo pone todo en el campo excepto concreción en el remate. 

Entre planteamientos y visiones tácticas de los entrenadores, Vinicius fue el único jugador natural de banda en el Clásico y marcó las diferencias con su velocidad y desborde. Aunque el sufrimiento de la defensa del Barça ante los ataques del brasileño parecía no ser exagerado, el Madrid encontró un camino, más bien pedregoso y baldío, que al final le llevó al gol. 

Aparición mariana

La otra aparición del partido fue Mariano, tan inesperado como una virgen en un prado pastoril, que entró en el descuento para disputar su primer minuto en La Liga y tuvo tiempo para poner en evidencia las carencias a la carrera de Umtiti y para marcar un gol de la nada, previo resbalón en el pie de apoyo que condició la dirección de su remate, en un equipo que se lamenta por las esquinas ante su poca producción goleadora. 

Como el aciago curso pasado, Vinicius es el mejor exponente del Madrid y, el equipo termina siendo lo que su referente: más entrega que solvencia, más sacrificio que talento y más insistencia que habilidad. El brasileño suma dos goles en más de 800 minutos en La Liga: uno con un disparo desde fuera del área ante Osasuna que rozó en el defensor Raúl Navas y otro, ante el Barça, con la involuntaria participación de Piqué. 

Con Jovic en la lista de fichajes frustrados, la gran alternativa del club era un Hazard que va a ser operado el jueves en Dallas, Estados Unidos, de la fisura en el peroné que le ha apartado de la temporada blanca.