12 jul 2020

Ir a contenido

operación en curso

La Guardia Civil investiga el fichaje de Jovic por el Madrid

También se sigue el traspaso Savic al Atlético por parte de dos agentes de jugadores que podrían haber blanqueado dinero con las operaciones

Un balón en juego.

Un balón en juego. / Europa Press

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil y personal de la Agencia Tributaria han realizado 11 requerimientos de información a clubs de fútbol españoles, entre ellos el Real Madrid y el Atlético, por el fraude de diez millones de euros a través de presuntos "fichajes ficticios" desde el club chipriota Apollon Limassol.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, los fichajes de los que se ha requerido información son el de Jovic (Real Madrid), Kalinic y Savic (Atlético de Madrid), Seferovic (Real Sociedad), Jovetic Konoplyanka (Sevilla), Musonda (Betis), Radoja (Celta), Coric (Almería), Scepovic (Sporting), Sadiku (Málaga y Levante) y Zdjelar (Mallorca).

No hay futbolistas imputados

No obstante, las citadas fuentes precisan que ni los clubs ni los futbolistas están imputados, ya que la investigación se centra en los representantes de la agencia Primus Consultan (antes Lian Sport), Fali Ramadani y Nikola Damjanac. También están investigadas otras dos personas con vínculos familiares con ellos.

Todo ello se ha producido en el marco de la operación policial denominada Lanigan, donde agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, junto a personal de la Agencia Tributaria coordinado por la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) y la oficina móvil de Europol, han llevando a cabo distintas actuaciones en Illes Balears, Barcelona, Madrid, Málaga, Sevilla, Almería, Valencia, Asturias, Guipúzcoa, Vitoria y Pontevedra, con el fin de obtener pruebas de presuntos delitos fiscales y blanqueo de capitales que afectan a dos agentes internacionales de futbolistas, que serían Ramadani y Damjanac.

Bajo la dirección y coordinación del Juzgado de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional así como de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y la Criminalidad Organizada, se autorizaron registros en domicilios y sedes de empresas, y medio centenar de requerimientos de documentación a múltiples sociedades, clubs de futbol y bufetes de abogados, según informa la propia Guardia Civil.

Desde el 2017

En el año 2017 el cuerpo policial tuvo conocimiento que dos agentes de futbolistas,  vinculados a una de las agencias de representación de jugadores con mayor volumen de negocio en Europa, habían adquirido unas lujosas viviendas en el término municipal de Calvià en la isla de Mallorca, utilizando para ello un complicado entramado societario para ocultar la verdadera titularidad de los mismos.

Tras realizar un exhaustivo seguimiento del origen del dinero a nivel internacional se pudo descubrir cómo estos agentes formaban parte de una organización criminal que era capaz de controlar diversos clubs de futbol de países como Serbia, Chipre o Bélgica, llevando a cabo fichajes ficticios de los que solamente se tuvo conocimiento a través de los documentos desvelados por diversos medios de comunicación social y comúnmente denominados como Football Leaks, obteniendo grandes beneficios destinados a su enriquecimiento, pudiendo ocasionar grandes perjuicios económicos para los citados clubs así como para el erario público de los países implicados por la evasión de impuestos.

Apoyo desde Malta

Ante el alcance de la operación, la Guardia Civil pidió la colaboración de Europol. En el periodo en el que se centra esta investigación, los dos agentes de futbolistas habrían introducido en España una cantidad superior a los 10 millones de euros para adquirir sus viviendas, yates y mantener su elevado nivel de vida. Para ello contaban con el asesoramiento fiscal de un despacho de asesoramiento fiscal radicado en Malta y con delegaciones en otros países, cuyos trabajadores participarían en el ocultamiento y posterior introducción en España de parte del dinero obtenido por los investigados. De momento, informa la Guardia Civil, hay cincopersonas investigadas y varias decenas han prestado declaración testifical.