01 jun 2020

Ir a contenido

LA ACTUALIDAD BLANQUIAZUL

El desafío del Espanyol en Sevilla sin Raúl de Tomás

"Vamos con la mentalidad de dar la cara, no podemos dejar pasar oportunidades", asegura Abelardo

Raúl Paniagua

Abelardo dirige un entrenamiento del Espanyol.

Abelardo dirige un entrenamiento del Espanyol. / EFE / ENRIC FONTCUBERTA

Liberado de la enorme losa que suponía la maldición de no ganar en casa, el Espanyol se prepara para otro desafío. Doce partidos necesitó el equipo perico para romper su mala racha en Cornellà y este domingo, en el mismo horario del vermut que ante el Mallorca, visita una plaza que se le resiste desde hace nueve años. El bloque de Abelardo se examina contra el Sevilla de Julen Lopetegui, que también llega con urgencias. Un tropiezo podría costarle el cargo al exseleccionador español.

"El Sevilla tiene un equipazo, su derrota en Vigo les hace más peligrosos. Van a salir al 200%. Su objetivo es la Champions y ahora están quintos, que tampoco es ningún desastre. Julen es un entrenador top, va a ser un partido muy difícil", explicó Abelardo este sábado antes de conocer una terrible noticia: la baja de Raúl de Tomas, el referente ofensivo del equipo que llevaba cinco goles en cinco partidos. El punta tiene molestias en el aductor. Tampoco jugarán David López, con molestias en el gemelo, ni Dídac Vilà, sancionado.

Sin complejos

El técnico asturiano teme "un ritmo alto" de partido y solo piensa en igualar la intensidad de su adversario sin ningún complejo. "Si no creemos que podemos ganar nos quedamos aquí y no viajamos. Podemos competir contra cualquiera, lo hemos demostrado. En los cinco partidos que llevo aquí solo hemos perdido uno. Vamos con esa mentalidad de dar la cara, nosotros no podemos dejar pasar oportunidades. Hay que pelear cada partido como si fuese el último"

"El Sevilla es un equipazo. Su derrota en Vigo les hace más peligrosos. Julen es un entrenador 'top' y saldrán al 200%", dice el técnico perico

El conjunto catalán sigue último de la Liga, igual que cuando el Pitu llegó al banquillo en plenas fiestas navideñas. El estado de ánimo, sin embargo, es totalmente distinto. Después de sumar 8 puntos de 15, la salvación empieza a verse como algo más factible. Ya no se percibe como un milagro. El Espanyol se ha reanimado, el vestuario cree y la afición está volcada. Todo suma.

Refrendar la sufrida victoria ante el Mallorca con un resultado positivo en Sevilla sería la mejor medicina para mantener ese subidón en la primera de las tres salidas consecutivas del bloque perico. El jueves viajará a Inglaterra para medirse con el Wolverhampton en el regreso de la Europa League y el siguiente domingo llegará otra prueba en Valladolid. Se le acumula la faena a un Espanyol centrado en evitar su primer descenso en 26 años.

Mantener la solidez

Seis derrotas y dos empates es el triste bagaje de las ocho últimas visitas del Espanyol al Sevilla. El último triunfo tuvo lugar el 15 de enero del 2011 gracias a dos goles de Callejón (1-2). Para liquidar esa estadística el técnico intentará mantener la solidez mostrada desde su llegada, pero no será fácil por las bajas.

 

Pedrosa, Iturraspe y Ferreyra vuelven a la lista del Pitu, que tendrá que introducir novedades. Víctor Sánchez puede entrar en el doble pivote con Marc Roca mientras Vargas podría tener un hueco en el once.