29 feb 2020

Ir a contenido

LA TEMPORADA BLANQUIAZUL

El Espanyol alza el vuelo con una victoria épica

El equipo perico resiste la última media hora con uno menos por la expulsión de Javi López

Raúl Paniagua

Los jugadores del Espanyol celebran el primer gol de David López.

Los jugadores del Espanyol celebran el primer gol de David López. / EFE / DOMENECH CASTELLO

El Espanyol de Abelardo es otro Espanyol. A la tercera parece que finalmente ha llegado la vencida. Con David Gallego y Pablo Machín el equipo nunca tuvo el espíritu que demostró este domingo con una victoria épica y llena de sufrimiento en Vila-real (1-2), la primera en las 10 últimas jornadas de Liga. Bienvenidos al nuevo Espanyol. El reto de la salvación es posible si se prolonga este momento de fe y subidón. 

El vestuario perico celebra el triunfo de este domingo en Vila-real /rcde

Los 3.000 pericos que acudieron a Vila-real en el desplazamiento más masivo de la historia blanquiazul en la Liga tuvieron recompensa. En una jornada dantesca, con lluvia y frío, los hinchas demostraron el coraje que siempre ha distinguido a los pericos. La imagen final, con los jugadores entregados a sus seguidores, lanzando sus camisetas, es el mejor reflejo de esa comunión con la grada, la mejor noticia en busca del objetivo. 

Las lágrimas de David López

Esa celebración llena de emoción fue el colofón perfecto para un partido inolvidable. Las lágrimas de David López valorando el triunfo también quedarán para el recuerdo en el relato de una temporada en la que se avecinan duras batallas como la vivida en el estadio de la Cerámica. 

El «sí se puede» de la afición perica volvió a retumbar, como ocurrió en el estreno de Abelardo en el derbi de Cornellà. Quien pensara que la ejemplar actitud del Espanyol de aquel duelo ante el Barça no tendría continuidad estaba muy equivocado. El Villarreal, que llevaba tres victorias consecutivas, puede atestiguarlo. Los pericos se juegan la vida y eso está por encima de todo. 

Polémica arbitral

La victoria fue tan celebrada que incluso tapó la nefasta actuación arbitral con una nueva exhibición del VAR, capaz de desquiciar a su más férreo defensor. Este domingo pasó por alto unas manos de Pau Torres en un remate de Raúl de Tomas y castigó con penalti una mano de Javi López, que golpeó antes en el costado. La acción también le costó la segunda amarilla al capitán andaluz y dio paso a un desenlace repleto de zozobra. 

Abelardo se abraza con Naldo al finalizar el encuentro / EFE

Antes del sufrimimiento el Espanyol firmó un partido excelente ante un rival poderoso que no pudo frenar el ímpetu de los pericos, tan serios en defensa como enérgicos arriba. Abelardo prescindió de Vargas y ubicó en las bandas a Darder Melendo, mientras Calleri y RDT se entendieron de maravilla en el ataque.

Jugadores liberados

La puesta en escena del cuadro catalán fue fantástica. Los jugadores siguieron a la perfección el consejo del Pitu, quien insistió en que el equipo se debía liberar para disfrutar y sacar su mejor rendimiento. A los cinco minutos un córner ejecutado por Darder fue cabeceado por partida doble por Naldo y David López, que puso el 0-1. Lejos de encerrarse, el Espanyol siguió atacando con entusiasmo y De Tomás acarició el gol a pase de Darder. 

"El grupo lo ha pasado mal, había mucha ansiedad. Yo les he dado confianza, está claro que no se les ha olvidado jugar a fútbol"

El Villarreal no contaba con el lesionado Gerard Moreno, pero tenía jugadores desequilibrantes como Chukwueze Cazorla, que sufrieron ante la presión perica. La valentía no se detuvo tras el descanso y RDT puso el 0-2 al culminar una gran acción de Calleri. Los dos periodos tuvieron el mismo guion: un inicio intenso perico corroborado con el gol. 

Dos palos

Todo marchaba de maravilla para los pericos, pero una acción cambió por completo el panorama. González Fuertes pitó penalti por manos de Javi López y el VAR no lo corrigió cuando el balón golpeó antes en su cuerpo. Cazorla anotó la pena máxima, el capitán andaluz se fue a la calle y se abrió el drama.

Abelardo reaccionó con la entrada de Víctor Sánchez y Calero en plena avalancha local. Cazorla topó con el poste (m. 84) y el diabólico Ontiveros lanzó una falta envenenada que no entró de milagro gracias a Diego López y el larguero (m. 89). Aferrado a todos los elementos posibles, el Espanyol resistió con corazón y disfrutó de un final feliz. 

Villarreal, 1; Espanyol, 2

Villarreal: Asenjo (6); Mario (5), Albiol (6), Pau Torres (4), Alberto Moreno (6); Anguissa (4), Iborra (6), Trigueros (5); Chukwueze (5), Bacca (5), Cazorla (7). Entrenador: Javier Calleja (5). Cambios: Moi Gómez (5) por Anguissa (m. 53); Rubén Peña (5) por Mario (m. 69); Ontiveros (7) por Alberto Moreno (m. 79).

Espanyol: Diego López (8); Javi López (5), Naldo (7), Bernardo (6), Dídac Vilà (7); Darder (7), Marc Roca (7), David López (9), Melendo (6); De Tomás (8), Calleri (8). Entrenador: Abelardo (9) Cambios: Víctor Sánchez (7) por Calleri (m. 63); Calero (6) por Melendo (m. 74); Iturraspe (sc) por David López (m. 85).

Goles: 0-1 (m. 5), David López, de cabeza; 0-2 (m. 47), De Tomás cabecea un centro de Calleri; 1-2 (m. 62), Cazorla, de penalti.

Árbitro: González Fuertes (4), asturiano. 

Tarjetas: Dídac (m. 24), Javi López (m. 31 y 59), Trigueros (m. 40), De Tomás (m. 76). Rojas:Javi López (m. 59).

Estadio: La Cerámica. 

Espectadores: 12.053