24 feb 2020

Ir a contenido

EL DISCURSO DEL TRICAMPEÓN DEL DAKAR

Carlos Sainz: "Ganar es genial para un veterano como yo"

El piloto reconoce que, a veces, ha superado el límite de la velocidad y el riesgo: "Solo Al-Attiyah, Peterhansel y yo sabemos lo muy deprisa que hemos ido en esta edición"

Hay quien piensa que, en un futuro cercano, Sainz 'El Matador' podría ser el maestro ideal para preparar el coche y el pilotaje que convierta a Alonso en futuro ganador del duro Dakar

Miguel Martínez

Carlos Sainz (Mini) celebra, con la bandera española en la mano, su tercera victoria en el Dakar.

Carlos Sainz (Mini) celebra, con la bandera española en la mano, su tercera victoria en el Dakar.

No es una persona que exteriorice extraordinariamente su alegría. Puede que ya le haya pasado la edad de hacer eso. Incluso es posible verle más alterado con un gol del Real Madrid o de la Selección Española. Tampoco es fácil gestualizar la alegría después 7.000 kilómetros de dunas, y saltos a toda velocidad, mucha más de la que le hubiera gustado. “Ha sido muy muy difícil desde el inicio, con mucho riesgo, al máximo de velocidad, los tres hemos peleado mucho y a fondo desde el primer día, sabíamos que tenía que ser así”, explicó aliviado Carlos Sainz (Mini), poseedor de dos títulos mundiales de rallys y, ahora, de tres Dakar, al llegar a la meta de Qiddiya. 'El Matador' había advertido días atrás que “vamos muy rápido, demasiado para mi gusto. A este ritmo va a pasar algo”.

Porque ni Sainz, ni Nasser Al-Attiyah (Toyota), el campeón vigente, ni Stáphane Peterhansel (Mini), 13 veces ganador del Dakar, por algo le llaman 'Monsieur Dakar', dieron tregua. “Solo nosotros tres sabemos cuánto hemos estado tirando desde el primer día. Hemos ido a todo trapo desde el principio”, desvela el mejor, el más veloz, el más consistente, el mejor copiloto y, también el hombre capaz de hacer correr cualquier cacharro como ya demostró evolucionado el Tuareg (2010) o el Peugeot 3008 (2018).

"Hemos corrido con mucho riesgo. Detrás de esta victoria hay muchos meses de trabajo de todos, de muchos, desde la familia hasta todo el equipo. Y, por supuesto, Lucas"

Carlos Sainz

Tricampeón del Dakar

“Me siento muy, muy contento por todo. Es un montón de esfuerzo lo que hay detrás de esta victoria, perdón, de toda victoria, muchísimo entrenamiento físico y con el equipo. Estoy muy contento por Red Bull, por Barein, por Lucas (Cruz, su copiloto), por las familias que nos apoyan y por todos los que siguen creyendo en mí. También quiero dar la enhorabuena a ASO por esta gran carrera”, explicó Sainz, el más veterano vencedor del Dakar, de nuevo, a su 57 años. “Para un piloto tan veterano esto es fantástico, tienes que trabajar muy, muy duro para lograrlo”.

Carlos Sainz y Fernando Alonso, grandes amigos, conversan al acabar hoy el Dakar. / DPPI / FREDERIC LE FLOC

Sainz se preparó muy duro para una prueba que, en esta edición, aumentó si cabe la exigencia. ”Me siento muy muy feliz”, insistió antes de dar las “gracias a mi familia por su apoyo y comprensión”, aunque ya sabe que cuando llegue a Madrid, cuando se encuentre con Reyes, su mujer, le dirá lo mismo que los últimos años: “Ya va siendo hora de dejarlo ¿no?” La madre de uno de los mejores pilotos de F-1 del momento sabe también que, dentro de unos meses, alguien pedirá a su marido ayuda para evolucionar un coche para el desierto y el bicho de la competición que lleva dentro Carlos Sainz (padre) volverá a hacer de las suyas.

"Ha sido un reto personal. Esto no tiene nada que ver con la F-1. Aquí no controlas nada, ¡nada!"

Fernando Alonso

Bicampeón de F-1 y piloto de Toyota Dakar

Quien sabe, tal vez sea el mismísimo Fernando Alonso quien le pida ayuda, después de estrenarse como reportero entrevistando a Sainz con su teléfono móvil nada más bajarse del coche. “Si vuelvo al Dakar algún día será con el objetivo de ganar”, explicó Alonso, que, finalmente, entró cuarto en la última etapa de hoy, acabando 13º de la general: “Ha sido un reto personal, no hay nada más diferente de la F-1. Aquí no controlas nada, ¡nada!, no hay nada previsible. En un circuito las vueltas son siempre iguales. Una carrera de Fórmula 1 no dura nunca más de dos horas, mientras que en una etapa del Dakar estás cinco o seis horas. Es una carrera masacrante, extrema desde el punto de vista del pilotaje”, advierte el bicampeón del mundo de F-1 y campeón del Mundial de Resistencia.