29 oct 2020

Ir a contenido

PROBLEMAS PARA EL BICAMPEÓN DE F-1

Alonso pierde más de dos horas y las opciones de ganar el Dakar

El piloto asturiano chocó con una piedra oculta en la arena, rompió una rueda y el trapecio de dirección

Miguel Martínez

Fernando Alonso tras reparar su coche: Quiero vivir el Dakar hasta el final. En la imagen, el piloto, junto a Marc Coma, mientras trataba de arreglar su vehículo. / TWITTER DAKAR / VÍDEO: EFE

El Dakar no perdona. Fernando Alonso (Toyota) salió a la segunda etapa del Dakar con intención de desplegar más velocidad, esa que dijo el sábado “aún tengo en el bolsillo”, pero la mala suerte se cebó en el asturiano cuando estaba marcando el tercer mejor tiempo del día. Una piedra, oculta en la arena, destrozó una de sus ruedas y el trapecio de dirección. Imposible seguir. El asturiano y Marc Coma, su copiloto, se las apañaron para reparar la avería aunque perdieron más de dos horas y media. La diferencia le deja prácticamente sin opciones de luchar con los mejores al final de rally por un buen puesto en la general, ganar, no iba a ganar. Quien sí demostró hoy sus opciones a la victoria final fue Carlos Sainz (Mini), autor de una grandísima etapa, que se frustó al final. El madrileño rodó segundo mucho tiempo, pero al final fue sexto, a 13 minutos del Toyota oficial de Giniel de Villiers, lo que le aúpa al segundo puesto de la general y primero entre los favoritos.

 “Ha sido muy dura en cuanto a navegación, Lucas ha hecho un gran trabajo, pero fue realmente complicado”, decía el madrileño tras la primera parte de la etapa, la primera del rallye en la que recibieron los roadbook apenas 15 minutos antes del inicio de la especial. No era un día para arriesgar y, de hecho, tanto Stephane Peterhansel (Mini) como Sainz estaban más lejos de la cabeza que ayer.

El coche de Alonso, tras el accidente / franck fife (AFP)

Los 367 kilómetros entre Al Wajh y Neom deparaban menos piedras que ayer, pero mucho más traicioneras bajo la arena dominante. Y ,sobre todo, era un día complicado de navegación. En esas condiciones, el piloto local Al.Rajhi, del equipo oficial de Toyota lideraba la prueba en el penúltimo punto de paso, por delante de su compañero, Giniel de De Villiers, a seis minutos del saudí. Sainz marcha en ese grupo de cabeza, delante del lider provisional, el lituano Zala y con 5:44  de ventaja sobre Peterhansel. El madrileño llegó a rodar segundo, pero tras el último punto de paso, los Toyota pusieron arena  de por medio. De Villiers se impuso por delante de Orlando Terranova (Mini 4x4)Al Qassimi  (Peugeot)Serrador (Centuri)Al Atiyaah, (Toyota) y el propio Sainz, que ahora es segundo en la general, y primero de los grandes favoritos.

Con su  sexta posición de la primera etapa y el segundo puesto en la segunda, Terranova es el nuevo líder en Neom, con cerca de 5 minutos de ventaja sobre Sainz. Nasser Al-Attiyah (Toyota), el actual campeón, ha salvado los muebles a 6 minutos del líder, mientras que Peterhansel, 13 veces ganador del Dakar, acumula ya 13 minutos de retraso después de dos días de carrera.

Nueva sorpresa, en motos

Este nuevo Dakar de Arabia, con más desierto y más dificultades de navegación iguala hasta el extremo las posibilidades sin que pueda llegar a hablarse de lotería, y eso también se deja notar en las motos. Hasta el punto de que un desconocido —o casi, porque fue el mejor novato del año pasado— se impuso con su KTM en esta segunda etapa.  Branch Ross, de Botsuana, tomó el relevo en el ataque que desplegó Joan Barreda. El de Castellón quería remontar desde la séptima posición que logró en la primera etapa. Y lo consiguió al pasar líder por el primer punto de paso, pero tuvo problemas después y se recuperó al final para endosarle bastante tiempo a dos favoritos: Price y Brabec.

Alonso y su Toyota, en plena etapa / bernat armagué (AP)

Sam Sunderland, segundo en la etapa es el nuevo líder, mientras que Barreda es octavo en la general, a seis minutos. Aunque la piloto del día fue sin duda Laia Sanz. “ïbamos todos juntos, llenos de polvo…. “Miré un momento el navegador y salí por delante de la moto”, dijo tras caerse en muy mala postura. Pero Laia es de otra pasta y ha decidido seguir. El boliviano Daniel Nosiglia, por ejemplo, uno de los mejores pilotos del pelotón de motos, ha abandonado hoy este durísimo Dakar con un traumatismo craneoencefálico.