19 feb 2020

Ir a contenido

2020: lo que viene en deportes

Sueños y desvelos olímpicos

Tokio acoge los primeros Juegos sin Bolt y la Eurocopa de fútbol experimenta con un torneo multisede

Albert Guasch

Luis Enrique, con la selección española.

Luis Enrique, con la selección española.

Tokio es la palabra por la que miles de atletas de todo el mundo forzarán sus cuerpos. Tokio es sinónimo en este 2020 de Juegos Olímpicos, nombre de ciudad que ya ahora aparece en sueños emocionantes y pesadillas oscuras de una nueva oleada de deportistas. El lugar donde se forjarán recuerdos imborrables y lamentos que retumbarán para siempre. Se intuye que serán los Juegos más apabullantes tecnológicamente de la historia.

Una cita olímpica tapa todo lo demás. En Japón será del 24 de julio al 9 de agosto. Los primeros de la era pos-Bolt. Pero si algo tiene el deporte es una innata capacidad para construir nuevos ídolos sobre los que narrar grandes historias. Como cada cuatro años, nuevos deportes se incorporan al panel. Esta vez, entran el surf, el monopatín y el kárate. Más medallas, más alegrías, más decepciones. Volverá a ser un acontecimiento amargo para los atletas rusos, privados de himno y bandera por culpa de la masiva corrupción en el dopaje de sus mandatarios.

Es un año intenso el 2020. A los Juegos cabe unir una Eurocopa distinta, por lo de las 12 sedes. Verán fútbol de selecciones en Glasgow, Dublín, Copenhague, Budapest, Bucarest, Bilbao, Ámsterdam, San Petersburgo, Roma, Múnich, Bakú y Londres, donde también se jugarán las semifinales y la final. Un formato disperso que apunta a una pasión diluida. Ya se verá cómo va el experimento. Y cómo le va a la Roja ahora con Luis Enrique de vuelta.

Presión para Messi

La competición, en la que Portugal defiende título, se llevará a cabo del 12 de junio al 12 de julio. Las mismas fechas que la Copa América, en Colombia y Argentina. Brasil es la vigente campeona y Leo Messi, cómo no, tendrá la presión de encumbrarse con la albiceleste. Ya no se sabe si pesa más la que impone el país o la propia.

Leo sabrá por entonces si la obsesión barcelonista por la Champions habrá derivado en una fiesta como la del 2015 o en una depresión prolongada, que brotó inopinadamente en Anfield. El 1 de junio se disputará la final en Estambul. 

En estos días de reposo liguero, a diferencia de otros años, el pálpito barcelonista está más bien bajo. Pero ya se sabe que el fútbol no es mucho más predecible que una combinación ganadora de lotería. ¿Por qué no puede producirse un repentino toque de varita sobre Valverde y su plantilla? Y si hablamos del Espanyol, se avienen emociones fuertes. Ahora es Abelardo quien con valentía se dispone a sacar al equipo de la zona de descenso. 

En otras competiciones, MotoGP estará pendiente de si Marc Márquez logra su séptima corona de la categoría y habrá que estar atento a cómo le va a su hermano Àlex en su equipo.
Lewis Hamilton, hexacampeón del mundo de Fórmula 1, afronta la nueva temporada con el desafío de igualar los siete títulos de alemán Michael Schumacher