04 jun 2020

Ir a contenido

TRAS EL 'CASO ZOZULIA'

El presidente del Rayo Vallecano denuncia a los 'Bukaneros' por un intento de agresión

Un grupo de aficionados zarandeó y golpeó el vehículo de Martin Presa al finalizar el partido de Copa con el Tarazona

Efe

El presidente del Rayo Vallecano, Raúl Martín Presa.

El presidente del Rayo Vallecano, Raúl Martín Presa. / LALIGA

El presidente del Rayo Vallecano, Raúl Martín Presa, y el vicepresidente del club, José María Sardá, han presentado una denuncia ante la Guardia Civil por un intento de agresión por parte de miembros de los 'Bukaneros', grupo radical del club vallecano.

El incidente ocurrió una vez terminado el partido entre el Tarazona y el Rayo correspondiente a la Copa de Rey, que terminó 0-1 en la prórroga a favor de los madrileños. Una veintena de aficionados, según fuentes del club, se acercaron a la salida del estadio a buscar a Martín Presa y a Sardá con la intención de increparles. Al meterse en el coche para regresar a Madrid, estos individuos comenzaron a zarandear el vehículo y a golpearlo provocando algunos desperfectos en la carrocería.

Según el presidente, estas personas eran ingregrantes de los 'Bukaneros'. Durante el partido copero se pudieron escuchar gran cantidad de improperios e insultos hacia Martín Presa. 

Tras el incidente con su vehículo, el presidente del Rayo se dirigió a la comisaría más cercana de Tarazona para denunciar los hechos.

'Caso Zozulia'

Este episodio llega después de la polémica por el 'caso Zozulia' del pasado fin de semana cuando el jugador del Albacete Roman Zozulia fue increpado por los 'Bukaneros' durante el partido entre el Rayo Vallecano y el club manchego. La afición local insultó al jugador ucraniano y le tildó de "nazi". Finalmente, el partido se suspendió. Este miércoles el comité de competición de la Federación debe decidir si sanciona o no al Rayo Vallecano y cuándo se jugarán los minutos pendientes del partido.

El día de ese partido, Martín Presa denunció públicamente que tanto su familia como él llevaban "sufriendo insultos desde muchísimo tiempo atrás".

Al meterse en el coche para regresar a Madrid, éstos comenzaron a zarandearlo y golpearlo provocando algunos desperfectos al vehículo.