INJURIAS DESDE LA GRADA

El fútbol debate qué hacer tras el 'caso Zozulya'

La suspensión del partido Rayo-Albacete sienta un precedente de difícil salida

Polémica porque el grito «nazi» sea más grave que el «Griezmann, muérete»

Zozulya, en un partido con Ucrania, celebra un gol ante Francia.

Zozulya, en un partido con Ucrania, celebra un gol ante Francia.

Se lee en minutos

La suspensión del Rayo-Albacete después de que la grada gritara nazi a Román Zozulya abre un debate encarnizado en las entrañas del gran espectáculo de masas patrio con connotaciones más sociales que deportivas, más filosóficas que físicas, más idealistas que prácticas, en todo el espectro político.

Por primera vez en la historia se  para un partido por gritos desde la grada y, con el precedente ahí, la puerta está abierta para que otros colegiados tomen el camino de la suspensión ante exclamaciones más o menos altisonantes de la grada. ¿Dónde se sitúa el listón de la suspensión? ¿Se detendrá el clásico si hay cánticos altisonantes? ¿Es equiparable un insulto sexista, racista u homófobo con llamar a alguien nazi?.

Desde el primer momento, se movilizaron todos los resortes sociales y políticos en defensa de palabras grandilocuentes que no les dan la razón. La derecha se colocó como abanderada de la lucha contra todo tipo de faltas, insultos, menosprecios… incluso en contra de que alguien sea señalado por una ideología. 

La izquierda, en su defensa con un ataque hacia adelante, sacó a relucir un buen número de altercados con un amplio espectro: desde la homofobia generalizada hasta el racismo direccionado; que nunca han provocado lo que la palabra nazi en el estadio de Vallecas. 

TAMBIÉN ESTA TEMPORADA

Las primera complejidad que acompaña el incidente es la asimilación de «nazi» como el insulto que desata una primera acción histórica en el fútbol español, después de que se hayan escuchado insultos en muchos estadios, incluso esta temporada.

Según declaraciones del presidente de La Liga en 2017, cuando Zozulya no llegó a jugar con el Rayo; el nazismo y la homosexualidad están al mismo nivel de injuria: «En el Rayo no quieren nazis, ¿y si mañana otro equipo no quiere homosexuales?», dijo Javier Tebas en medio de la polémica.

PRECEDENTES

Nadie nunca ha forzado algo parecido a una suspensión, aunque Samuel Eto'o lo intentó en Zaragoza en febrero de 2006. «No juego más, no juego más», repetía contrariado el camerunés camino al vestuario tras soportar insultos racistas desde la grada de La Romareda. En esa ocasión, el árbitro lo disuadió con insistencia sobre el césped.

Entre los casos más bochornosos destaca el cántico sexista que le dedicó parte de la afición del Betis a Rubén Castro cuando fue detenido por violencia de género: «Era una puta, se lo merecía. Lo hiciste bien», cantó el Villamarín. El brasileño del Barça Dani Alves se comió uno de los plátanos que le lanzaron desde la grada del campo del Villarreal en 2014; y al portero del Rayo Wilfred le mandaron a recoger algodón tras una impecable actuación en el Bernabéu. 

El último caso fue, a inicios de mes, los cánticos de «Griezmann muérete» que entonó con insistencia la grada sur del Metropolitano, un grupo de aficionados reincidente. En el antiguo Vicente Calderón se cantaron proclamas censurables contra, entre otros, el jugador del Athletic Carlos Gurpegui al que se referían como «yonki, yonki», en un partido en el que el Frente Atlético también entonó cánticos contra los vascos: «Hemos venido a fusilaros, el resultado nos da igual», cantaban en 2011. En ninguna de esas situaciones,  el colegiado consideró necesaria la suspensión.

INSEGURIDAD

Este lunes se conoció el acta del Rayo-Albacete, donde se recoge que el partido se suspendió porque «la coordinadora de seguridad comunicó que las fuerzas de seguridad no podían garantizar la seguridad de los participantes en el encuentro en la actual situación», dice el colegiado José Antonio López Toca.

Te puede interesar

El comité de competición, que se reúne este miércoles, tiene que decidir entre darle el partido por perdido al Rayo , opción poco factible por la actitud colaborativa que describe el colegiado en el acta; que se juegue la segunda parte restante en Vallecas sin público, o que se traslade a un estadio neutral.

«Eso es una auténtica barbaridad», dijo Paco Jémez, técnico rayista, ante la posibilidad de que le den a su equipo el partido por perdido. «Este miércoles hay un partido muy importante y habrá que tener las orejas abiertas, porque lo que es para la afición del Rayo es también para las demás», comentó en referencia al clásico. «Lo único que pedimos es que se garantice la integridad de los futbolistas», reiteró Victor Varela, gerente del Albacete.