Ir a contenido

CASO INÉDITO EN ESPAÑA

Suspendido el Rayo-Albacete por los cánticos de "puto nazi" a Zozulya

El jugador ucraniano fichó hace dos años por el club madrileño pero no llegó a debutar por la presión de los aficionados

El Periódico

Roman Zozulya, en un entrenamiento del Albacete.

Roman Zozulya, en un entrenamiento del Albacete. / @AlbaceteBPSAD

El partido entre el Rayo Vallecano y el Albacete ha quedado definitivamente suspendido al descanso (con empate a cero en el marcador) debido a los cánticos en su contra que ha sufrido el jugador del conjunto manchego Roman Zozulya durante toda la primera mitad. Una parte de la afición del Rayo, la situada en el único fondo del estadio, cantó en reiteradas ocasiones durante la primera mitad 'Roman Zozulya puto nazi'. [¿Por qué se acusa de nazi a Roman Zozulya?]

Los cánticos provocaron que el árbitro parara el partido durante unos instantes en la primera mitad para que se pidiera por megafonía el cese de los insultos al delantero ucraniano de 30 años. Los Bukaneros, los aficionados radicales del Rayo, mostraron dos pancartas alusivas al jugador. Una de ellas rezaba: "Evitar que un nazi vista la franja", en referencia a su camiseta, junto a un símbolo de 'check'.

La historia de Zozulya con el Rayo se remonta a enero de 2017, cuando el ucraniano llegó cedido por el Betis. Unos días después de anunciarse su incorporación se marchó de regreso a Sevilla sin debutar ni entrenarse con sus nuevos compañeros debido al rechazo que mostró la afición vallecana por él, al que le acusaron de "filiación nazi".

"No es una cuestión de ideologías o pensamiento, va más allá: el jugador ucraniano ha empuñado armas, ha donado dinero a batallones fascistas, luce sus símbolos y ha manifestado en numerosas ocasiones su apoyo a la ultraderecha de su país, para quien es un símbolo", dijo en su día la Plataforma ADRV.

Los compañeros de Zozulya, respaldados por los directivos del Albacete presentes en Vallecas, expresaron al colegiado su decisión de no salir a disputar la segunda mitad. Según explicaron, el futbolista entró a los vestuarios llorando y deshecho emocionalmente. Tras anunciarse la suspensión del encuentro, por primera vez en la historia del fútbol español, los Bukaneros se mofaron de la situación cantando: "Era una broma, Zozulya era una broma" y "Es comunista, Zozulia es comunista".

 

Raúl Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano (que en su día se enfrentó por este tema con los Bukaneros), ha condenado lo ocurrido: "Es una noche muy triste para el Rayo y el deporte. Queremos condenar tajantemente los insultos que una parte de la afición, ubicada en el fondo, ha proferido a un jugador rival". El entrenador rayista, Paco Jémez, ya había pedido en la previa que se respetara al futbolista si jugaba en Vallecas.

Comunicado de La Liga

La Liga ha emitido una breve nota informativa para explicar lo sucedido: "La Liga manifiesta su acuerdo con la decisión tomada por, Jose Antonio López Toca, el árbitro del partido entre el Rayo Vallecano y el Albacete Balómpié de suspender el encuentro ante los graves insultos y amenazas sucedidos durante la primera parte contra Roman Zozulya, jugador del club visitante y ante la petición de los dos equipos en el estadio de Vallecas. Desde LaLiga seguimos trabajando para erradicar la violencia, el racismo y la xenofobia en los estadios del fútbol profesional español".