21 oct 2020

Ir a contenido

"MOVIMIENTO, NO MOMENTO"

Las mejores del año

La revista 'Time' sitúa a la selección femenina de fútbol de EEUU en lo alto de su podio

Se reconoce el mérito deportivo pero también, sobre todo, que lo han trascendido

Idoya Noain

Megan rapinoe celebra en el City Hall de Nueva York el triunfo en el Mundial.

Megan rapinoe celebra en el City Hall de Nueva York el triunfo en el Mundial. / SETH WENIG/ AP

No es una persona sino 23. Son deportistas, las que unidas representan lo mejor del año según la revista 'Time'. Y si la selección femenina de fútbol de Estados Unidos ha llegado a esa portada y a ese reconocimiento es porque sus méritos han trascendido, precisamente, lo deportivo.

Podría decirse que el semanario, que también ha elegido a Greta Thunberg como persona del año en general, le está buscando las cosquillas al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tan dado a insultar y criticar a la joven activista climática sueca como a Megan Rapinoe, la cocapitana de la selección que este verano en Francia conquistó su segundo mundial consecutivo, algo que antes solo habían logrado las futbolistas alemanas. Eso, no obstante, sería minimizar los logros que ameritan la lluvia de reconocimientos para la escuadra dirigida por Jill Ellis, una combinación de veteranas y novatas que se han convertido en figuras dentro y fuera del campo.

Cuando 60.000 personas abarrotaron el Parc Olympique Lyonnais para ver en directo el partido que acabaría con el 2-0 definitivo de EEUU sobre Holandamás que ningún himno nacional se oyó una reclamación: “¡paga igualitaria!”260 millones de espectadores alrededor del mundo, un récord de audiencia, escucharon y en muchos casos se sumaron a ese clamor. Y la lucha que las estadounidenses habían iniciado con una demanda por discriminación contra la Federación de Fútbol de su país el 8 de marzo, día internacional de la mujer, se hizo global.

En agosto, no mucho después del triunfo en Francia y tras ser recibidas, homenajeadas y reivindicadas como heroínas por cerca de un millón de personas en Nueva York, las negociaciones se rompieron y la guerra en los tribunales sigue adelante, con cita prevista para mayo. Y aunque las campeonas preferirían centrarse en su deporte, o en prepararse para Tokio donde buscarán hacer historia como primer cuadro con título seguido de Mundial y Juegos Olímpicos, la reivindicación forma parte ya de su práctica. “Podían haberse centrado en sí mismas, en cambio decidieron poner los focos sobre la brecha salarial no solo para las mujeres en el fútbol, sino para las mujeres en todo el mundo”, aplaude en 'Time' Jennifer Klein, directora de estrategia y política del grupo Time’s Up.

Nunca antes Nike había vendido tantas camisetas de fútbol como las de esta selección, esa que antes de los partidos en Francia se reunía 30 minutos a solas, sin personal técnico, para mirarse a las caras, conocerse mejor, planteándose cómo ganar pero también permitiéndose "ser vulnerables", como le ha explicado a 'Time' Alex Morgan, la cocapitana, que será madre en abril y que, por razones que no se han explicado, no aparece en la foto de portada. Pero es que nunca un equipo deportivo estadounidense había tenido tanto peso o influencia en conversaciones que superan el deporte.

“Hay alegría en darte cuenta de tu poder”,  “estamos en un movimiento, no un momento”, le ha dicho a la revista Rapinoe, la más icónica representante de la selección, que aprovecha ese estatus para elevar las conversaciones abriéndolas a la igualdad de derechos para la comunidad LGTB o a la justicia social y racial.

Esta misma semana, por ejemplo, la flamante Balón de Oro y la deportista femenina más mencionada en 2019 en Twitter, recibía también individualmente el reconocimiento de 'Sports Illustrated' como deportista del año y al recoger el galardón aprovechó para recordarle a la revista que aún tiene trabajo por hacer. “¿ De verdad soy solo la cuarta mujer que merece este premio? ¿De verdad tan pocos escritores de color merecen publicar artículos? ¿De verdad tan pocas voces de mujeres merecen ser oídas y leídas en esta publicación?”, planteó. Y su propia respuesta lo dice todo: "No lo creo”.