Ir a contenido

POR DOPAJE

Rusia, expulsada de los Juegos y de todos los campeonatos del mundo

La decisión ha sido tomada por la Agencia Mundial Antidopaje al considerar que Moscú manipuló pruebas y tapó positivos

La medida no afecta a la Eurocopa, con Rusia ya clasificada y San Petersburgo como una de las ciudades-sede del torneo

Marc Marginedas

Control antidopaje de la Federación de Rusia.

Control antidopaje de la Federación de Rusia. / KAY NIETFELD/ EFE

Rusia ha sido expulsada de los Juegos Olímpicos y de todos los campeonatos mundiales durante los próximos cuatro años después de que la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) haya dictaminado castigarla por manipular datos de laboratorio y ocultar supuestos positivos de sus atletas. La medida supone que Rusia, como país, no podrá competir como equipo ni en la próxima cita de Tokio ni en los Juegos de Invierno de Pekín 2022, así como en todos los mundiales que se disputen a partir de ahora, incluyendo el de fútbol que se celebra en Catar.

El comité ejecutivo de la AMA tomó la decisión después de concluir que Moscú había alterado los datos de laboratorio al plantar evidencias falsas y eliminar archivos vinculados a pruebas de dopaje positivas que podrían haber ayudado a identificar sustancias prohibidas en los tests de sangre. La decisión constituye otro golpe sin precedentes a la credibilidad del deporte ruso, tras los vetos en los últimos Juegos Olímpicos y campeonatos. RUSADA, la agencia antidopaje rusa a la que la AMA le ha retirado la acreditación, puede apelar la decisión en los próximos 21 días y el caso será remitido al Tribunal de Arbitraje para el Deporte (TAS)

Rusia estará en la Eurocopa

El  dictamen no afecta a la Eurocopa, ya que las competiciones continentales europeas no están afectadas por la suspensión. Se trata de un torneo que ya está en marcha y suspender a la selección rusa supondría un caos que complicaría su celebración, habida cuenta de que muchas selecciones eliminadas podrían protestar. Además, San Petersburgo es una de las sedes del torneo, donde se deben jugar tres partidos de las eliminatorias y un partido de cuartos de final. Los deportistas rusos que hayan demostrado que no han ingerido sustancias ilegales para mejorar su rendimiento serán autorizados a competir bajo un pabellón neutral y sin himno nacional

El veto es incluso más duro al que prevalecía hasta el momento. Entre otras consecuencias del mismo, el país tendrá que renunciar a la organización de tres campeonatos mundiales -natación y deportes acuáticos en el 2025, hockey sobre hielo dos años antes y el de voléibol en el 2022- y los deportistas rusos no podrán en ningún momento enseñar signos nacionales rusos en ninguna competición. Caso de Rusia se clasiique para el Mundial catarí dentro de dos años, lo haría bajo un difuso "estatus neutral" por determinar.         

Pese a lo esperado del dictamen, la habitual cascada de reacciones de rechazo y de agitación del sentimiento patriótico por parte de los responsables deportivos rusos no se ha hecho esperar. En ningún caso ha habido autocrítica o admisión de responsabilidades. El primer ministro, Dmitri Medvédev, ha calificado las sanciones, "dirigidas a deportistas que de alguna forma ya habían sido castigados" de "continuación de la histeria antirrusa" que, según él, "se ha cronificado". El ministro de Deportes, Pável Kolobkov, ha insistido que su país había hecho "todo lo posible" para solucionar el problema, un esfuerzo que en su opinión no parece haber sido valorado.   

Por su parte, Vasily Títov, presidente de las asociaciones deportivas olímpicas de toda Rusia ha recomendado a los deportistas rusos evitar el pánico  y seguir entrenándose para las competiciones. "Hay que prepararse para los juegos y en ningún caso caer en la histeria", ha demandado el responsable deportivo. Además, ha considerado que las autoridades deportivas mundiales del dóping intentan abrir una brecha entre los deportistas y el Gobierno ruso: "Nos intentan decir: 'el culpable es el Gobierno, y vosotros estáis limpios'".  

Ígor Lébedev, vicepresidente de la Duma, la Cámara baja del Parlamento, ha abogado en favor de una "respuesta contundente" del Gobierno ruso. Margarita Pajnotskaya, vicedirectora de RUSADA, se ha limitado a valorar, también de forma muy negativa, la decisión de la AMA, aunque con parcas palabras. "Aunque ya se esperaba, todo ha acabado de forma deplorable.... nadie ha acudido en defensa (de Rusia) ni siquiera expresó su desacuerdo" ha lamentado.  

Dopaje de Estado, muertes súbitas, exresponsables huidos de Rusia... 

Las acusaciones de dopaje de Estado en Rusia se remontan al 2014. Un reportaje de la televisión pública alemana sobre el deporte de élite puso al descubierto los métodos ilegítimos empleados por la que es una de las principales superpotencias deportivas en muchas disciplinas, forzando la creación de una comisión de investigación. Un año después, dicho comité recomendó excluir a los deportistas rusos de los Juegos de Río de Janeiro, mientras goteaban nuevas y escandalosas revelaciones

En el 2016, se dió a conocer un esquema ilegal que ayudó al equipo ruso colocarse en primera posición en el medallero de los Juegos de invierno en Sochi en el 2014. Con la ayuda de los servicios secretos rusos, se sustituían muestras de deportistas que habían ingerido sustancias ilegales por otras 'limpias'. Personajes supuestamente implicados en las tramas de dopaje, como Nikita Kamaev, director ejecutivo de RUSADA, fallecieron de forma súbita por infarto sin que se le conocieran dolencias cardíacas previas. Otros, como Grigori Ródchenkov, director de dicha agencia, se refugiaron en EEUU, tras haber colaborado para sacar a la luz pública el dopaje de Estado en Rusia.