Ir a contenido

SENTENCIA

El juez no ve probado el amaño del Levante-Zaragoza

Absuelve a los 42 acusados, 36 de ellos futbolistas, y apunta a que hay "indicios" para la acusación aunque no pruebas

La única condena es para dos exdirectivos del club maño por alterar nóminas para justificar la salida de 1,7 millones del club

Nacho Herrero

El juez absuelve a los jugadores del Zaragoza y Levante. En la foto, una imagen del macrojuicio. / MIGUEL LORENZO / VÍDEO: EUROPA PRESS

‘In dubio pro reo’. Con esta clásica locución latina, que recuerda que en caso de duda se debe favorecer al acusado, el titular del juzgado de lo penal 7 de Valencia se decantó, no sin admitir que existen indicios que sostienen la acusación, por absolver a los 42 acusados de amañar el encuentro entre el Levante y el Zaragoza en 2011 que supuso que el club aragonés salvara la categoría al ganar 1-2.

Los 36 jugadores, algunos de la talla y la posición de Ander Herrera, Gabi Fernández, Vicente Iborra o Cristhian Stuani y otros ya retirados, respiraron tranquilos pues se enfrentaban a una petición de dos años de prisión, seis de inhabilitación y, sobre todo, a una multa de 3,4 millones cada uno. Lo mismo que el técnico mejicano Javier Aguirre, el exdirector deportivo Antonio Prieto, y tres exdirectivos maños. También el Zaragoza se libra de una multa.

A falta de saber si habrá recurso, el primer macro juicio por un amaño de alto nivel en España ha acabado sin más condena que la que se llevan por falsedad documental dos exdirectivos del Zaragoza.

El expresidente y expropietario del club, Agapito Iglesias, y el exdirector financiero Javier Porquera han sido sentenciados a un año y tres meses de cárcel por haber falseado las nóminas para justificar la salida de 1,7 millones de euros del club sin que se sepa muy bien con qué destino.

Indicios, no pruebas

Destaca la sentencia que no hay acciones del propio partido que sostengan la acusación y que todos los que pudieron confirmar el relato de la compra del partido de Javier Tebas, denunciante y presidente de la LFP, lo negaron o no testificaron, como su 'garganta profunda'.

En cambio, se destaca que las "insuficientes" o inexistentes explicaciones dadas por la mayoría de jugadores del Levante sobre su repentina alergia a los cajeros y a pagar con tarjeta ese verano “constituyen un indicio incriminatorio válido del posible amaño”.

El fallo asume que “valoradas de forma integral” son compatibles con la acusación pero no son "suficiente para afirmar, sin ningún género de dudas, que constituye prueba bastante de la comisión del delito”.

Afea también otras lagunas de la acusación como que no corresponda el dinero sacado por el Zaragoza con el supuestamente recibido por los jugadores del Levante y, sobre todo, apunta la arbitrariedad de señalar como acusados a los convocados por ambos equipos para ese encuentro sin ningún argumento.

El juez dice que aunque se hubiera probado el amaño sería “plausible” que no todos los jugadores del Levante hubieran participado y, al no haberse diferenciado unos de otros, eso “nos abocaría a la absolución de todos”.

El vaso de Tebas

Tebas reiteró que "nadie duda" que ocurrió "algo raro" y aseguró no estar “infeliz ni defraudado" por una absolución "con tantas dudas”. Dijo que el proceso ha servido para eliminar “esta lacra y que todo el mundo sepa que estamos muy atentos”.

En cambio, el exlevantinista Sergio Ballesteros, cargó contra él. “Para ejercer un cargo con tanta responsabilidad hay que medir las palabras. Ha hecho mucho daño a mucha gente. Del juicio donde ha puesto sus esperanzas para progresar hemos salidos todos absuelto”, resumió.