Ir a contenido

CRISIS BLANQUIAZUL

El Espanyol mueve ficha: el dinero, en el campo

El club blanquiazul apurará sus recursos económicos para evitar un catastrófico descenso a Segunda

"Chen está más implicado que nunca", asegura el director general corporativo Roger Guasch

Raúl Paniagua

Aspecto del auditorio de Cornellà en la junta de accionistas del Espanyol del año pasado.

Aspecto del auditorio de Cornellà en la junta de accionistas del Espanyol del año pasado. / DANNY CAMINAL

Decía Johan Cruyff que el dinero tenía que estar en el campo y no en el banco. Esa clásica sentencia del mago holandés para implorar fichajes a Josep Lluís Núñez podría aplicarse al cisma que vive actualmente el Espanyol. El fantasma del descenso se ha instalado en el club perico y toca apurar todos los recursos para evitar un catastrófico viaje a Segunda.

Roger Guasch, el director general corporativo de la entidad catalana, fue este martes contundente en un encuentro con los medios. Con voluntad clarificadora y dispuesto a disipar todas las dudas, el ejecutivo desmenuzó las vías que se le abren en el próximo horizonte al club. «Es más barato fichar ahora que hacerlo en Segunda División. Vamos a ir a full», proclamó sin tapujos. 

12 millones más de límite salarial

La primera noticia positiva es el incremento del límite salarial en 12 millones, gracias a los ingresos de la Europa League y la negociación con la Liga. ¿Significa eso que el club invertirá esa cantidad en el mercado de invierno? No necesariamente. «Podemos fichar por más dinero, pero solo puede computar eso en la cuenta de resultados», dijo Guasch, que se esmeró, junto al director financiero Joan Fitó, en aclarar un concepto complejo. 

Roger Guasch, a la derecha junto a Chen, en la junta del año pasado / DANNY CAMINAL

El límite salarial incluye salarios, seguridad social, primas y amortizaciones del primer equipo si el jugador es una compra. También computa el fútbol base y el femenino. La cifra global del límite salarial pasa de los 68 millones con los que se cerró el mercado de verano a los 80 actuales. Entre los ejemplos citados, se aclaró cómo se podría fichar, incluso, a un jugador de 32 millones. Con un contrato de cuatro años, un salario de tres millones más otro millón en variables y ocho millones de amortización se respetarían los límites. 

Mensaje al área deportiva

Más sencillas parecen otras fórmulas descritas, como incorporar cuatro cesiones a dos millones de salario y uno en varios. En todo caso, la pelota está en el tejado del área deportiva. «Perarnau, Rufete y Chen decidirán si llegan fichajes o cesiones. Disponen de 12 millones, con una responsabilidad para el futuro con el límite salarial», recalcó Guasch, que valoró el compromiso del dirigente chino.

La deuda se reducirá a niveles históricos con la ampliación de capital: era de 172 millones en el 2015 y quedará en torno a 40

«Si Chen no apoyara la ampliación de capital [será de 50 millones y se aprobará en la junta del próximo martes en Cornellà] tendría dudas. El fútbol actual va más allá del romanticismo y no se sabe qué va a pasar en cinco años, pero el compromiso de Chen ahora es mayor que nunca». 

Nueva ciudad deportiva

El dirigente se mostró convencido de superar «el bache» actual y apostó por un futuro esperanzador. «Somos un gran club, 119 años de historia no los quita nadie. No renunciamos a nada», agregó tras detenerse en otros proyectos, como la mejora de la movilidad para acudir al estadio, la reforma de la Dani Jarque y la búsqueda de 15 hectáreas en el área metropolitana para una futura ciudad deportiva. 

Guasch adelantó las cifras que se presentarán en la junta. El resultado del ejercicio pasa de los 6,4 millones del 2018 a 1,8 en el 2019, mientras que los ingresos previstos pasan de 98 a 131 millones, pero el dato más significativo es la «reducción de la deuda neta a niveles históricos», sin duda la mejor aportación de Chen durante su mandato.

2.608 socios más

De los 172 millones de junio del 2015 se pasó ya a 93 el pasado verano. Tras la ampliación de capital la deuda quedará en torno a los 40 y el Espanyol pasará del nivel C al nivel A de la Liga, entre los ocho clubs más saneados.  Otro dato relevante desvelado por el ejecutivo fue la cifra actual de socios, que se sitúa en 27.329, lo que supone un incremento de 2.608 respecto al año anterior.

«Nuestra campaña de comunicación del curso pasado fue nefasta. Lo reconocemos. La cifra ha mejorado, pero seguimos trabajando en la obsesión de llevar gente al campo», reconoció Guasch. En la mejor entrada de esta temporada, los 22.031 espectadores ante el Getafe, faltaban 9.000 abonados. «No puede haber tantas butacas vacías. No arrancamos», concluyó.