Ir a contenido

EL TORNEO DEL 2020

España jugará la Eurocopa en Bilbao

'La Roja' disputará los tres partidos de la liguilla en San Mamés después de 52 años de ausencia

Joan Domènech

Los jugadores de España felicitan a Gerard Moreno, autor del tercer gol a Rumanía.

Los jugadores de España felicitan a Gerard Moreno, autor del tercer gol a Rumanía. / JUANJO MARTÍN (EFE)

España volverá a jugar en Bilbao 52 años después. Esa es una de las muchas novedades -acaso la más extraña, por el largo tiempo transcurrido desde su última aparición en tierras vizcaínas- que ha deparado la peculiar y compleja fase de clasificación para la Eurocopa (del 12 de junio al 12 de julio del 2020) y que todavía no ha concluido del todo.

Falta por que se dispute el playoff que aportará los cuatro últimos equipos procedentes de la repesca. Y eso no sucederá hasta marzo (entre el día 26 y el 31). La noche del martes sirvió para conocer la identidad del vigésimo participante que ha salido de la fase previa de los 24 que estarán en el tramo final. Y será Gales, que se ganó la plaza derrotando a Hungría en un duelo cara a cara jugado en Cardiff (2-0) gracias a dos goles de Aaron Ramsey. Gareth Bale, naturalmente, volvió a ser titular.

Alemania y Holanda se disputaban el primer puesto del grupo con el billete asegurado. Alemania, que recibía a Irlanda del Norte, no falló.  Se llevó un susto con un gol de Michael Smith (m. 7), ante el que respondió con fiereza (6-1), con tres tantos de Serge Gnabry. Será cabeza de serie como Italia, Inglaterra, Bélgica, Ucrania y España. Tampoco falló Holanda (5-0 a Estonia y triplete de Georginio Wijnaldum).

El privilegio de ser cabeza de serie

Ser cabeza de serie podía conceder el privilegio de disputar los tres partidos en una sede de las dos que tendrá cada grupo, aunque Holanda, sin serlo, no se moverá de Amsterdam. San Mamés era el estadio elegido por España para la Eurocopa y la selección volverá a San Mamés. Han transcurrido 52 años desde que La Roja, que entonces no tenía ese apelativo, jugara su último encuentro.

La larga ausencia del equipo español, otra vez en manos de Luis Enrique data del 31 de mayo de 1967. Era un partido clasificatorio para la Eurocopa-68. España venció a Turquía por 2-0 (goles de Grosso y Gento). Fue la sexta vez que España jugaba en Bilbao. Desde entonces, no se le ha visto más en ningún partido oficial o amistoso.

Serge Gnabry, autor de tres goles con Alemania. / UWE ANSPACH (AFP)

La normalidad

"Sería bueno que estos partidos fueran percibidos como un evento deportivo y en un contexto de normalidad", dijo Bingen Zupiria, consejero de Cultura del Gobierno Vasco. Zupiria quiso resaltar que la sede de San Mamés -una de las 12 que acogerá partidos, con la inauguración en el Olímpico de Roma y la final en Wembley- brindaba "una oportunidad" para la proyección internacional de Bilbao y Euskadi, que fue el propósito por el que se ofreció la candidatura del estadio rojiblanco.

Y en ese recinto se estrenará España frente a tres rivales que conocerá en el sorteo del 30 de noviembre. O tal vez no, por el dichoso playoff de marzo en el que participarán 16 países por las cuatro plazas vacantes.

Temas: Fútbol