Ir a contenido

CONFLICTO LABORAL

El Espanyol-Granadilla abre la huelga del fútbol femenino

Las jugadoras blanquiazules no han ido al campo, excepto la capitana "para dar la cara", mientras que las tinerfeñas no han llegado a viajar

Joan Domènech

Paloma Fernández, capitana del Espanyol, confirmó la incomparecencia de las futbolistas por la huelga de las futbolistas.

Paloma Fernández, capitana del Espanyol, confirmó la incomparecencia de las futbolistas por la huelga de las futbolistas. / ENRIC FONTCUBERTA (EFE)

Las jugadoras del Espanyol no acudieron al campo a jugar y las del Granadilla ni siquiera viajaron para afrontar el partido que abría la novena jornada, con lo que la huelga del fútbol femenino quedó oficialmente inaugurada a la espera de que todos los encuentros sean suspendidos. O anulados. La Federación Española (RFEF) no dictó el aplazamiento de la jornada, con lo que los estadios tenían que abrirse y los grupos arbitrales debían presentarse como si se disputara.

Eso es lo que sucedió en la ciudad deportiva del Espanyol. El club blanquiazul preparó el campo y el trío arbitral compareció (Beatriz Cuesta Arribas y sus asistentes Sandra Alcoba y  y Sonia Liñares). Pasados 33 minutos de la hora de comienzo (13 h.), la árbitra hizo constar la incomparecencia de ambos equipos. Solo se presentaron los técnicos del Espanyol y el delegado, Carlos González, que las recibió y les comunicó que no habría partido.

"Voy a presentar únicamente las licencias del cuerpo técnico porque las jugadoras no se van a presentar", informó González, según consta en el acta. "Este mismo delegado nos comunica que el equipo visitante UDG Tenerife Egatesa A no se ha desplazado a la localidad del partido y por lo tanto no ha comparecido nadie de dicho club".

Las árbitras llegan a la ciudad deportiva del Espanyol para levantar acta por la incomparencia de las futbolistas. / ENRIC FONTCUBERTA (eFE)

Dar la cara

En realidad, se presentó una sola jugadora: Paloma Fernández, la capitana del Espanyol. "Yo sólo he venido para dar un poco la cara y explicar la situación", explicó, según informó la agencia EFE. "Queremos un convenio y creo que lo merecemos", afirmó, proclamando la irreductible postura de las futbolistas españolas.

La huelga es indefinida hasta que se produzca un acuerdo que satisfaga al colectivo. La mediación de la Dirección General de Trabajo en los últimos días entre  las jugadoras (representadas por la Asociaciación de Futbolistas Españoles y el sindicato FutbolistasON) y la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino resultó infructuosa.

Retraso y vuelta a casa

La expedición del Granadilla iba a volar desde Canarias el viernes por la tarde, pero los sucesivos retrasos del vuelo, al parecer, demoraban la salida hasta pasadas las 12 de la noche, hora en que comenzaba oficialmente la huelga. La directiva tinerfeña autorizó a las futbolistas a volver a sus domicilios ante "la intempestiva hora a la que llegarían al hotel de concentración de Barcelona", con lo que tácitamente respetó su posición de paro.

"El equipo arbitral esperamos treinta minutos a partir de la hora fijada para el inicio del partido. Una vez cumplido este plazo, constatamos que ninguno de los dos clubes tiene jugadoras presentes en las instalaciones. El RCD Espanyol presenta licencias del cuerpo técnico incluidas en el acta y nadie del UDG Tenerife Egatesa A se ha personado en las instalaciones", escribió Cuesta Arribas antes de irse.

El Levante-Sporting de Huelva (18.30 h.) corrió la misma suerte, aunque los cuadros técnicos de ambos equipos sí se personaron.