Ir a contenido

en los tribunales

La justicia impide que el Villlarreal-Atlético se juegue en Miami

"El juez no nos quita la razón", replica Javier Tebas, presidente de La Liga, a la espera del juicio que se celebrará en febrero

Alejandro García

Partido entre el Villarreal y el Atlético en 2017.

Partido entre el Villarreal y el Atlético en 2017. / EFE

Por segunda temporada consecutiva, La Liga ha fracasado en su intento de llevar un partido de La Liga a Estados Unidos. El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid resolvió este viernes no estimar las medidas cautelares que hubieran permitido que Villarreal-Atlético de Madrid el próximo 6 de diciembre se jugara en Miami, pero el presidente de La Liga Javier Tebas asume que la derrota en una escaramuza no condiciona el resultado de la guerra. 

“El juez no nos quita la razón. No ve una urgencia en resolver, ni riesgo de que, si no se celebra ahora el partido, tengamos riesgo de perderlo; por eso no da la cautelar. El juicio es en febrero y entonces se decidirá sobre el fondo de la cuestión”, reaccionó Tebas después de conocer la sentencia, tras una ponencia que compartió con Piqué sobre la expansión del fútbol y la tecnología.

Antes, La Liga ya había emitido un comunicado en el que acata la sentencia que aplaza la decisión hasta el juicio en febrero del 2020, con la vista puesta en el futuro. “Se trata de una estrategia a largo plazo para el crecimiento internacional”, señalaba el comunicado. “Tenemos la responsabilidad social de crecer. Estoy convencido de que muchas ligas europeas están a la espera, a ver si conseguimos jugar, porque ellas van detrás. A lo mejor alguna, como la Serie A italiana, se nos va a adelantar”, amplió después Tebas.

El presidente de La Liga, tanto en la conferencia, organizada con motivo de la Copa Davis de tenis que se va a jugar en Madrid; como después ante la prensa, explicó su visión de futuro para el fútbol español: “Si queremos seguir creciendo tenemos que trabajar con los aficionados que están fuera de España. Si nos quedamos con los que estamos aquí seremos la mejor liga de España, pero muy pequeña”, vaticinó Tebas. 

Los clubes en contra

Tras la experiencia del finalmente frustrado Girona-Barça en Miami de la temporada pasada, la Federación empezó a recabar apoyos este curso desde el mismo momento que La Liga anunció su intención de trasladar el Villarreal-Atlético a norteamérica. Los ha encontrado en el Real Madrid, en su propia guerra con Tebas, que respondió con una "frontal oposición” al evento en una carta muy dura y crítica con La Liga. “Es indiferente el apoyo del Madrid”, respondió Tebas al pronunciamiento del club presidido por Florentino Pérez. “El tema es que consigamos los permisos pertinentes de la Federación española y las internacionales”, amplió. 

También en el Barcelona, uno de los protagonistas, junto al Girona, de la intentona de la última temporada. “El Barça quería jugar el año pasado, habrá cambiado de opinión sobre lo importante que es jugar un partido en el extranjero, en este caso en Estados Unidos”, contraatacó Tebas, aunque los motivos que entonces expuso el club presidido por Bartomeu para no acudir a Miami siguen vigentes: el desacuerdo de la Federación Española y de FIFA.