Ir a contenido

LESIÓN DEL EXJUGADOR DEL BARÇA

El Everton confirma la gravedad de la lesión de André Gomes

El jugador portugués se someterá a una intervención quirúrgica para tratar la lesión de tobillo

La aparatosa lesión del exazulgrana conmociona a los jugadores del Everton y el Tottenham

Enric Gil

André Gomes celebra un gol con el Everton.

André Gomes celebra un gol con el Everton. / PAUL ELLIS/ AFP

"Desearía no haber marcado, desearía haber perdido 0-5 y que esto no hubiera sucedido. Sé que volverás más fuerte, hermano". Cesk Tosun, delantero del Everton, resumía la conmoción en el Goodison Park y enviaba un mensaje a André Gomes después de sufrir la grave luxación por fractura en el tobillo de derecho, confirmada este lunes por el club de Liverpool. "Ganas, empatas, pierdes, pero todo no importa cuando sucede algo como esto", añadió. De momento, no se ha informado del tiempo de baja. Tiempo habrá. Hoy va a ser operado.

Pasó media hora después del pitido final y los jugadores aún no habían salido. "Hay hombres adultos llorando allí", decía un miembro del personal del Everton. Equipo y staff acababan de presenciar una de las peores cosas que un futbolista profesional puede ver en el campo.

Inicialmente, la entrada de Son Heung-min sobre Gomes parecía inocua y poco intencionada, pero el estado de ánimo cambió inmediatamente entre los jugadores y la multitud cuando se hizo evidente la dureza de la lesión. Tosun fue de los primeros en acercarse al exazulgrana y contó que "solo intenté abrazarlo. Estaba en estado de shock, sus ojos estaban muy abiertos y estaba llorando, se dolía mucho y gritaba, no lo entendía...".

En la BBC Radio 5, el ex mediocampista de los Toffees, Pat Nevin, describía la situación con detalle: "Esto es horrible, hay una confusión total entre los jugadores". "Son aborda a Gomes, pero no causa su lesión y no merece que sea culpado ni los insultos que está recibiendo en las redes sociales", añadió.

"Son está destrozado"

Viendo el estado de André Gomes, el surcoreano se desmontó en lágrimas y Aurier, que también chocó con el portugués en la acción, se puso a rezar en el campo. Dele Alli describió la situación de Son en el vestuario media hora después del pitido final: "Está destrozado y ni siquiera puede levantar la cabeza, no puede parar de llorar. Pero no es su culpa...es una de las personas más agradables que he conocido". Según The Athletic, después del partido, el jugador de los Spurs estaba tan afectado que no quería hablar con nadie, apagó el teléfono móvil y se fue a casa de sus padres.

Pochettino también reveló que el capitán del Everton, Seamus Coleman, que sufrió una doble fractura en la pierna en marzo de 2017, se acercó al vestuario de los Spurs en representación del equipo: "Los jugadores del Everton fueron fantásticos. El capitán vino para consolar a Son. Quiero darles las gracias".

Polémica por la expulsión

El árbitro Martin Atkinson inicialmente le mostró a Son una tarjeta amarilla, pero después la cambió a roja, una decisión criticada por Pochettino, que lamentó que el VAR no interviniera: "Estaba claro que nunca fue la intención de Son causar la lesión, es incomprensible que haya recibido una tarjeta roja". "La acción fue de muy mala suerte", añadió el argentino. La Premier League justificó la expulsión porque consideraba que, con la entrada, el extremo del Tottenham "había puesto en peligro la seguridad de un jugador".

Desde el domingo por la noche, se han sucedido las muestras de apoyo a André Gomes. Clubes ingleses y europeos, como el Barça o el Valencia, jugadores y personalidades del mundo del fútbol como Andrés Iniesta han querido dar ánimos al ex azulgrana.