20 feb 2020

Ir a contenido

nuevo en montilivi

La receta de Pep Lluís Martí para el Girona

"Quiero un equipo lo más agresivo y valiente posible", dice el relevo de Unzué

Jordi Danès

Pep Lluís Martí, en el banquillo de Montilivi, el día de su presentación.

Pep Lluís Martí, en el banquillo de Montilivi, el día de su presentación.

“Si Stuani hubiese marcado el penalty, hubiese tomado la misma decisión”. El director deportivo del Girona, Quique Cárcel, reconoció durante la presentación del nuevo técnico, Pep Lluís Martí, que la determinación de dar un golpe de timón en el banquillo estaba tomada y que solamente una victoria con muy buenas sensaciones, que no fue el caso, hubiese mantenido al frente del equipo a Juan Carlos Moreno y al resto del cuerpo técnico que quedaba de la etapa de Unzué. “Necesitábamos poder empezar de cero”, añadió Cárcel, que espera a partir de este domingo un cambio radical en el equipo.

Los 'mosqueteros' Geli, Martí y Cárcel / GRIONA CF

“La plantilla es muy interesante y el proyecto, muy atractivo”, comentó Pep Lluís Martí, que el miércoles por la mañana ya dirigió un entrenamiento donde el exentrenador del Tenerife y el Deportivo intentó poner su sello desde el primer minuto. “Quiero un equipo lo más agresivo y valiente posible”, añadió el balear, de 44 años, que llega a Montilivi con un contrato hasta final de temporada que se prorrogará automáticamente en caso de ascenso. “No voy a cambiar el discurso”, subrayó respecto al objetivo de subir a primera división. “Lo tiene interiorizado la ciudad y la entidad. Pero para llegar al final con éxito hay que ir día a día. En nuestras manos ahora solo está ganar al Extremadura porque el domingo no podemos ganar más partidos”.

Intensidad y resoluciones

Con una plantilla llena de talento, una de las incógnitas es saber si los futbolistas llegaran a la intensidad que reclama su nuevo técnico: “A veces relacionamos la intensidad con defender y ser intensos también es atacar. Si el Girona ha firmado a los jugadores que tienen es porque son grandes jugadores. Mi responsabilidad es sacarles el máximo rendimiento”.

Martí suele alternar el 4-4-2 y el 4-2-3-1 como sistemas, pero su prioridad será transmitir la máxima energía a un vestuario que necesita autoestima después de haber sumado solamente 17 puntos de 39 posibles. “La consigna será no dar ningún balón por perdido”, apuntó un técnico que en su larga trayectoria como futbolista (casi 500 partidos entre Primera y Segunda división) brilló como pivote defensivo, una demarcación que, inexplicablemente, el Girona no tiene cubierta pese a contar con una plantilla de 24 jugadores. “Mi labor es encontrarlo entre los que estamos aquí y lo encontraremos”, añadió, consciente que hay que solucionar con diligencia este vacío ya que todavía faltan más de dos meses para llegar al mercado de invierno.
 

Temas Girona FC