Ir a contenido

VILLARREAL-ATLÉTICO DE MADRID

La Liga vuelve a la carga con el partido de Miami

El Villarreal hace oficial la petición conjunta con La Liga y el Atlético a la Federación para que permita el traslado

El Periódico

Partido entre el Villarreal y el Atlético en 2017.

Partido entre el Villarreal y el Atlético en 2017. / EFE

Después del fracaso de la temporada pasada, cuando La Liga intentó que el Girona-Barça se jugara en Estados Unidos, el presidente Javier Tebas anunció que lo volverían a intentar y, esta temporada, el partido elegido es el Villarreal-Atlético de Madrid, de la decimosexta jornada, que se tendría que jugar el 8 de diciembre en el Estadio de La Cerámica. 

La filtración de la noticia, que adelantó El Confidencial, casi coincidió en el tiempo con manifestaciones públicas de los dos equipos para confirmar su conformidad con que la sede del partido de La Liga se traslade a Miami, el destino frustrado del Girona-Barça. “Espero que llegue a buen puerto, es bueno para que exportemos La Liga. No hay impedimentos por parte de los clubes, pero me gustaría que hubiera un consenso. Ir contracorriente no es bueno”, dijo Fernando Roig, presidente del Villarreal, por la noche en Onda Cero. 

Oficialización del Villarreal

El club castellonense se ha encargado de oficializar la idea con un comunicado en el que señala la petición conjunta de La Liga y los dos clubes a la RFEF, como parte de su estrategia de expansión internacional. El encuentro sería a las 22:00 hora española (16:00 hora local), señala el comunicado, y la elección de los equipos “se ha debido al interés y disponibilidad mostrado por ambos clubes”, asegura el comunicado que también dice contar con la aprobación inicial de la asociación de futbolistas AFE, hasta ahora más cercana a la Federación que a La Liga.

El Villarreal también está preparando compensaciones para la afición que no viaje al partido en el Estadio Hard Rock de Miami (con capacidad para más de 65.000 espectadores) en los viajes que, como ya se proyectaron el año pasado, se están preparando para los seguidores locales de los dos equipos. 

Conformidad atlética

El Atlético también ha dejado ver su conformidad con el traslado: “La disputa de este encuentro en Estados Unidos nos permitiría seguir trabajando en expandir e impulsar nuestra marca en todos los continentes. Sería un gran partido que marcaría el futuro”, dice Miguel Ángel Gil en palabras que recoge el comunicado del Villarreal. 

El club madrileño ya se mostró reticente a aceptar la ubicación que determine la Federación presidida por Luis Rubiales, la tercera pata de la mesa, para la Supercopa que apunta a problemáticos países de Oriente Medio.

A falta de la Federación

La predisposición es total entre los actores principales, pero falta el acuerdo con la Federación, principal responsable de que el proyecto de temporada pasada no tuviera éxito, embarrada en una guerra con La Liga que salpica cualquier iniciativa. “Confiamos en que en esta ocasión podamos llevar a cabo esta acción tan positiva para todos”, confiesa Tebas también el la web del Villarreal.

“Ya sabéis lo que pensamos, solo hay que retrotraerse un año en el tiempo. Estamos en consonancia con la FIFA: un partido de una competición local se tiene que jugar como local”, ha respondido Rubiales por la tarde.