Ir a contenido

CAMINO A LA EUROCOPA

Exhibición de De Jong y Wijnaldum en la victoria de Holanda

El triunfo frente a Bielorrusia (1-2) consolida a los de Koeman como líderes de su grupo

EFE

Wijnaldum celebra su segundo gol ante Bielorrusia.

Wijnaldum celebra su segundo gol ante Bielorrusia. / EFE / MAXIM MALINOVSKY

Dos tantos del centrocampista Georginio Wijnaldum a Bielorrusia (el segundo de ellos, un golazo) le dieron una sufrida victoria a domicilio (1-2) a la selección holandesa, que acaricia con los dedos la clasificación directa para la Eurocopa 2020. Pese a no intervenir en ninguna de las dos dianas de su equipo, el barcelonista Frenkie de Jong dio una exhibición y rompió una y otra vez la férrea defensa bielorrusa con sus estilizadas zancadas.

Gracias a este resultado, el combinado dirigido por Ronald Koeman se mantiene como líder de su grupo, con 15 puntos en seis partidos y 3 de ventaja sobre Irlanda del Norte, lo que le permite afrontar con optimismo los dos últimos encuentros de esta fase. La Bielorrusia de Mikhail Markhel, por el contrario, ya no puede clasificarse directamente para la Eurocopa y jugará la repesca de la Liga de las Naciones.

La superioridad de Países Bajos fue evidente desde el minuto uno. Promes, un par de veces desde fuera del área, y Van de Beek, con una vaselina, estuvieron a punto de estrenar el marcador. Comandados por De Jong, los hombres de Koeman movían la pelota de un lado al otro con rapidez, intentando romper a los locales, y lograron abrir la lata bielorrusa en el minuto 32, con un remate de cabeza de Wijnaldum.

El misil de Wijnaldum

Pero el mejor momento de la noche llegó en el 41, cuando el interior del Liverpool recibió el esférico de Bergwijn y, tras conducir unos metros la pelota, disparó un misil tierra-aire con la derecha, desde casi 25 metros, que le quitó las telarañas a la esquina de la portería.

Tras el descanso, los bielorrusos aprovecharon la relajación holandesa para atacar con el descaro del que nada tiene que perder. Y tuvieron su recompensa en el minuto 54, cuando una excelente asistencia de Polyakov pasó por encima de Van Dijk y encontró la cabeza de Stanislav Dragun, que hizo un perfecto remate de cabeza.

Jaleados por el público del estadio del Dinamo Minsk, los locales pusieron toda la carne en el asador y lograron hacer temblar a los 'oranje', pero, con la entrada de Marten de Roon y Luuk de Jong, el equipo de Koeman recuperó el control del juego y tuvo unh par de ocasiones claras para aumentar su ventaja.