28 oct 2020

Ir a contenido

LA JORNADA DE LIGA

Un Espanyol desastroso vuelve a las andadas en Mallorca

El equipo perico cae a la penúltima plaza y Gallego queda contra las cuerdas

Raúl Paniagua

Campuzano, en el centro, pugna por un balón junto a Raíllo. 

Campuzano, en el centro, pugna por un balón junto a Raíllo.  / EFE / CATI CLADERA

El Espanyol no supo aprovechar el impulso del triunfo europeo en Moscú y volvió a las andadas en la Liga. La segunda parte de Rusia fue flor de un día. La realidad retornó con un partido desastroso en Mallorca (2-0) que deja al equipo perico penúltimo, inmerso en una dinámica negativa que podría llevarse por delante al técnico David Gallego durante el parón internacional. Los blanquiazules solo han ganado un partido en ocho jornadas, caminan sin rumbo y el panorama es desalentador. La última derrota ante un recién ascendido, con 10 titulares que jugaban en Segunda el año pasado, es el colofón a un comienzo que iguala las cifras del equipo con Mauricio Pochettino en el 2012. El argentino acabó despedido en noviembre. Pablo Machín ya suena con fuerza como recambio de Gallego.

Ni en casa ni fuera. Hasta la cita de este domingo en Palma, el Espanyol se había mostrado solvente como visitante. Esa era la única fortaleza que permitía a Gallego ser optimista. El técnico recibió una vida extra para esta semana tras el descalabro ante el Valladolid, que suponía la cuarta derrota en Cornellà en cuatro duelos.

Un grupo frágil

El equipo demostró su compromiso en el choque europeo con un meritorio triunfo, pero volvió a desvanecerse tres días después. La jugada del segundo gol, con el surrealista despeje de Víctor Sánchez refleja a la perfección el estado de ánimo de una plantilla frágil que se viene abajo al más mínimo golpe.

Los goles de Budimir y Salva Sevilla castigan a un Espanyol sin remate ni contundencia

Consciente de la buena imagen de Moscú, Gallego optó por tocar lo menos posible en su once a pesar del cansancio acumulado. La plantilla viajó directamente desde Rusia a Palma sin pasar por Barcelona y preparó el duelo en la ciudad deportiva del Mallorca el viernes y el sábado. Nueve de los 11 titulares empezaron también en el campo del CSKA, donde no había ganado antes ningún club español. Campuzano, en lugar del lesionado Calleri, y Lluís López, en el puesto del sancionado Calero, fueron las dos únicas novedades.

Pronto se vio que el partido no sería ninguna maravilla. Se trataba de un duelo de urgencias entre el penúltimo, un Mallorca que bastante tiene con ofrecer una imagen digna en Primera, y el antepenúltimo, un Espanyol en llamas que tras el partido ya ocupa el segundo puesto por la cola. Un dato resume la humildad del rival: 8 de los 11 jugadores del bloque de Vicente Moreno estaban en Segunda B hace dos años. Una decena peleaban en la categoría de plata el curso pasado.

Cúmulo de desgracias

Una vez más, no hubo noticias ofensivas del Espanyol en el primer tiempo. No tiró ni una vez a puerta el equipo perico en ese periodo, en el que solo se acercó a la meta de Reina con una acción personal de Wu Lei, demasiado acelerado y precipitado (m. 19). Tampoco hizo nada del otro mundo el Mallorca, pero supo aprovechar su momento en una incorporación de Sastre por la derecha culminada por Budimir (m. 37). Tanto Pedrosa como Lluís López estuvieron demasiado blandos en una jugada que penalizó demasiado.

Le tocaba remar nuevamente al Espanyol tras el descanso. Necesitaba añadir una marcha más a su juego para evitar otra debacle. Una ocasión de Campuzano, la primera en todo el encuentro (m. 52), aportó algo de esperanza, pero fue un espejismo. Salva Sevilla, un  viejo conocido de los pericos, asestó el golpe definitivo al aprovechar un cúmulo de desgracias que denotan la situación de un Espanyol tocado y hundido.

Mallorca, 2; Espanyol, 0

MALLORCA: Reina (6); Sastre (7), Valjent (5), Raíllo (5), Gámez (5); Babá (6), Sevilla (7), Dani Rodríguez (5), Febas (5), Lago Júnior (6); Budimir (7). Entrenador: Vicente Moreno (6). Cambios: Kubo (6) por Lago Júnior (m. 52), Xisco (5) por Raíllo (m. 68); Pedraza (sc) por Babá (m. 76).

ESPANYOL: Diego López (5); Corchia (5), David López (5), Lluís López (3), Pedrosa (4); Víctor Sánchez (3), Marc Roca (4), Granero (4); Wu Lei (3), Campuzano (6), Vargas (4). Entrenador: David Gallego (4). Cambios: Naldo (4) por David López (m. 61), Piatti (sc) por Vargas (m.  74); Melendo (sc) por Marc Roca (m. 77).

GOLES: 1-0 (m. 37), Budimir remata un pase de Sastre; 2-0 (m. 73), Salva Sevilla, desde la frontal.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea (5), vasco.

TARJETAS: Víctor Sánchez (m. 19), Lluís López (m. 57), Naldo (m. 62), Salva Sevilla (m. 64).

ESTADIO: Son Moix.

ESPECTADORES: 15.052