04 jun 2020

Ir a contenido
Un Barça-Madrid sin mujeres

REUTERS

Un Barça-Madrid sin mujeres

La posibilidad de que la Supercopa de España se dispute en un país tan sexista como Arabia Saudí ha desatado las iras de Gobierno, Liga de Fútbol Profesional y UEFA

Juan Carlos Rosado

Al bueno de Luis Rubiales le están lloviendo los palos por su ‘brillante’ plan de llevar la próxima Supercopa de España del 8 al 12 de enero a un país tan poco respetuoso con las mujeres como Arabia Saudí. El presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) quiere dar el salto a Oriente Medio después de aterrizar el año pasado en tierras africanas con la Supercopa celebrada en Tánger (Marruecos), pero se está encontrando con la férrea oposición de casi todos los estamentos e instituciones que le rodean.

Gobierno, Consejo Superior de Deportes, Liga de Fútbol Profesional y la mismísima UEFA han puesto el grito en el cielo al saber que el nuevo formato de la supercompetición española (que enfrentará en un cuadrangular a Barça, Real Madrid, Atlético de Madrid y Valencia), podría acabar en un país que veja y discrimina al género femenino.

Ya sea por razones económicas, comerciales, políticas o sociales, el caso es que todos parecen haberse puesto de acuerdo en rechazar esa iniciativa de Rubiales de promocionar el fútbol español en territorio ‘enemigo’. "La zona preferida para la Supercopa es Oriente Medio y lo de Arabia Saudí es una opción. Además, el horario beneficia", anunció el presidente de la RFEF el pasado 24 de abril sin saber la que se avecinaba. Los 30 millones de euros que espera ingresar el organismo federativo por la celebración de la Supercopa de España en el reino saudí durante los seis próximos años tienen la culpa del desaguisado.

Otro candidato 'quemado' 

Rubiales admitió que existen "más opciones" que la saudí para albergar la gran fiesta del fútbol español, pero cuando se supo que la otra candidata es Qatar arreciaron las críticas, al tratarse de un país que dispensa un trato similar a las mujeres y a los derechos humanos en general. De Guatemala a 'Guatepeor', aunque el emirato que organizará el Mundial 2022 se ha apresurado a desmentir que allí se impida la entrada de las féminas a los campos de fútbol. "En Qatar no tenemos restricciones sobre el acceso de las mujeres al estadio porque asisten a los partidos desde hace mucho tiempo", advirtió Nasser Al Khater, secretario general adjunto del Comité de Organización del Mundial de Qatar.

Puestas así las cosas, la opción de Qatar parece menos 'vergonzosa' que la de Arabia Saudí, donde hasta hace poco menos de dos años se vetaba directamente a las mujeres en los campos. Aunque desde el 18 de enero del 2018 pueden acceder al recinto solas o junto a sus maridos, sufren un humillante 'apartheid' sexual al tener que ver el partido en una zona separada de los hombres, como si fueran 'hooligans'. Entran en los estadios, pero se las mantiene marcadas y estigmatizadas.

Por si les sirve de consuelo a las pobres saudís, en Irán ni siquiera pueden pasar los tornos, una prohibición inadmisible que se llevó por delante hace poco a la joven de 29 años Sahar Jodayari. Conocida como ‘Blue Girl’ por los colores de su equipo,  se quemó 'a lo bonzo' frente al Tribunal Revolucionario Islámico tras enterarse de que la habían condenado a seis meses de cárcel por haber asistido a un partido de fútbol.

El Gobierno de Sánchez, compuesto en su mayoría por mujeres, no ha dejado pasar la oportunidad de engancharse a la causa de la lucha contra la discriminación sexista. "Nosotros defendemos la igualdad de las mujeres y de los hombres y la igualdad de género: la llevamos en nuestro programa. Hay cuestiones todavía por resolver socialmente, mundialmente, globalmente, y ésa que usted apunta puede ser una", proclamó hace unos días la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, al ser preguntada por el asunto.

Piratas sin derechos

Mucho más crematísticas son las razones de la Liga de Fútbol Profesional (LFP) para oponerse a una Supercopa con chilaba. Su presidente, Javier Tebas, ha denunciado que Arabia Saudí "colabora con una política de piratería" que afecta, entre otras, a la Liga española. Según Tebas, lo hace a través de un canal apoyado por el Gobierno saudí que se llama canal beoutQ, y que emite los partidos de fútbol 'a lo pirata' sin pagar los derechos televisivos. Estos corresponden en aquella zona a Bein, principal operador audiovisual de LaLiga en Arabia, Oriente Medio y Norte de África.

Para Tebas es una "ocurrencia" la idea de Rubiales de poner chilaba a la Supercopa

"Por mí se la pueden llevar a todos los sitios del mundo, pero creo que todos los sitios menos Arabia son mejores para organizar la Supercopa, donde nos están pirateando la señal a toda la industria del fútbol y del deporte del mundo", ha tronado Tebas tras tachar de "ocurrencia" la idea de Rubiales, con el que libra una encarnizada e interminable batalla desde hace mucho tiempo.

En el caso de la UEFA, la defensa cerrada de las mujeres vuelve a ser el motivo para rechazar una Superpoca en un país que las discrimina. Su presidente, el esloveno Aleksander Ceferin, ha pedido a todas las federaciones que no disputen partidos en lugares donde las mujeres reciben un trato desigual. Rubiales tendrá que calibrar si uno de ellos es Arabia Saudí.

Defensa numantina

Por lo pronto, en la Federación se apresuran a defender la opción de Arabía Saudí contra viento y marea. Consultados por este diario, argumentan que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, corrigió a la portavoz Celaá al proclamar la libertad de la FEF para tomar sus propias decisiones. E insisten en que se han puesto condiciones al Gobierno saudí para llevar allí la Supercopa.

Si esas premisas se cumplen, los responsables de la federación creen que el torneo futbolístico "servirá para dar un impulso a las reformas" que están pendientes en ese país en el terreno del respeto a las mujeres. De todos modos, advierten de que hay otros candidatos como EEUU, Qatar y dos potentes países de Asia, aunque en el caso de estos sus ofertas sean menos atractivas.

La incógnita de la sede de la nueva Supercopa se resolverá muy pronto, ya que el equipo de Rubiales tiene previsto tomar la decisión definitiva a finales de octubre o principios de noviembre. Por esas fechas sabremos si la supercompetición española se viste con chilaba o conserva el atuendo occidental.