24 oct 2020

Ir a contenido

CRISIS BLANQUIAZUL

El Espanyol de Gallego se desangra

El técnico afronta su primer terremoto en un equipo con el peor inicio en casa desde 1947

Raúl Paniagua

Gallego, junto a Melendo, gesticula durante un partido. 

Gallego, junto a Melendo, gesticula durante un partido.  / EFE / JUAN HERRERO

No está teniendo un inicio de Liga plácido el Espanyol. Después de un intenso verano con tres previas de Europa League y una reconstrucción que empezó con la marcha del entrenador Rubi y acabó con la fuga del pichichi Borja Iglesias, ambos en el Betis, ha llegado una dura realidad. El equipo perico colecciona decepciones en cinco jornadas: solo suma 4 puntos de 15, ocupa plaza de descenso, es el club más goleado junto al Barça y al Betis y el peor de la Liga en casa, donde ha perdido los tres primeros partidos, lo que no ocurría desde 1947.

Se le han acumulado las desgracias al conjunto blanquiazul, que afronta una semana crucial. La visita del jueves al Celta y, especialmente, el duelo del domingo ante el Valladolid de Sergio González en Cornellà (12 h), pueden marcar el futuro del cuadro catalán, empezando por el técnico, cada vez más cuestionado por la afición. Los pitos del domingo son el mejor reflejo del malestar de los pericos, hartos de un juego que no acaba de convencer. La idea de Gallego sigue sin calar y el tiempo apremia. 

Reunión de dos horas y media

El técnico se reunió este lunes durante dos horas y media con sus jugadores en un cónclave que pone de manifiesto el estado de crisis que vive el equipo. Solo la victoria ante el Eibar supuso un alivio en una trayectoria discretísima. El entrenamiento estaba previsto a las 10.45 en Sant Adrià. Los jugadores no pisaron el césped hasta más allá de la una. Había muchas cosas que ajustar y comentar.  

"Todos tenemos la culpa, Gallego está capacitado y con muchas ganas", dice Víctor Sánchez

«Todos tenemos la culpa de lo que está pasando. Gallego está capacitado y con muchas ganas. No es que creamos en él, es que es una parte más de nuestro equipo. Solo nos falta encadenar buenos resultados y mejorar pequeños detalles en los que hemos fallado», reflexionó Víctor Sánchez, uno de los pesos pesados del vestuario, que valoró la charla con el técnico. «Durante la temporada se hacen estas cosas. Cuando el míster lo considera se debate y todo se queda ahí. Hemos hablado todos, él quería escucharnos y nosotros a él», agregó el centrocampista.

Javi Gracia, Francisco, Machín...

Aunque Gallego afirma no sentirse cuestionado, ya han aparecido nombres como Javi Gracia, Francisco, Machín y Setién. El curso pasado Rubi vivió una situación dura con 3 puntos sumados de 30 posibles entre noviembre y enero, pero el club mantuvo la calma y el equipo acabó séptimo con la mejor campaña de la historia en Cornellà (36 puntos).

Ahora las sensaciones son diferentes. El Espanyol sufre en casa y da facilidades a los rivales. De los últimos técnicos pericos destituidos a principios de Liga (Sergio González, fuera tras la jornada 15 del 2015), Pochettino (jornada 13 del 2012) y Tintín Márquez (jornada 13 del 2008), solo empezó peor el argentino, que ganó su primer partido el 21 de octubre contra el Rayo (3-2). Un mes después fue merecidamente despedido tras un bochornoso partido ante el Getafe (0-2).