Ir a contenido

CRISIS EN MESTALLA

Marcelino, destituido como entrenador del Valencia

Las desavenencias por la planificación deportiva con Peter Lim, propietario de la entidad, causa del despido

Albert Celades, sin experiencia en la elite , será su sustituto y se estrenará este próximo sábado en el Camp Nou

Nacho Herrero

Albert Celades, en su presentación como nuevo técnico del Valencia en sustitución de Marcelino

Albert Celades, en su presentación como nuevo técnico del Valencia en sustitución de Marcelino / Miguel Lorenzo

Pese a lo extendido del dicho, los resultados no mandan en el fútbol. Al menos, no cuando hay un dueño. Peter Lim, el del Valencia, lo confirmó este jueves al destituir a Marcelino García Toral, el técnico que ha llevado al equipo de Mestalla a dos clasificaciones seguidas para la Champions y a ganarle la Copa al Barça hace apenas tres meses.

Su sustituto será el catalán Albert Celades, que llega sin haber dirigido nunca un equipo de club y con el banquillo de la selección sub 21 como exiguo aval. El ex del Barça admitió en su presentación que “la situación no es normal” pero también dijo que él Valencia “siempre es un toro” y que lo encara “sin miedo”.

Una de las primeras cosas que deberá hacer es ganarse la confianza de una plantilla que era una piña con su predecesor y que había tomado parte en la disputa que desde hacía meses mantenía junto al director general Mateu Alemany contra el empresario singapurense. Solo hubo que leer, para comprobarlo, el mensaje de despedida de Dani Parejo. “Estoy seguro de que te irá bien allá donde vayas y te dejen trabajar”, apuntó el capitán valencianista, que adjuntó una foto de un abrazo con el técnico.

Sin nombrar al asturiano y sin aceptar preguntas, Anil Murthy, el presidente y hombre de confianza de Lim, aprovechó la presentación de Celades para echar en cara a Marcelino que no apostara más por la cantera. Fuegos artificiales. “Se han de equilibrar los objetivos ambiciosos del club con un modelo sostenible. El Valencia debe defender su filosofía de promocionar a nuestros jóvenes y dejarlos competir al máximo nivel”, disparó.

Se refería a una de las muchas disputas de este verano. Lim quería que jóvenes como Kang In Lee Ferran Torres tuvieran minutos y Marcelino apostaba por una cesión para el surcoreano y la llegada de Rafinha, que el propietario vetó. Como esa disputa hubo varias y Marcelino no tuvo problemas en airearlas públicamente.

En Singapur, lo entendieron como una deslealtad y un problema para el plan de negocio de Lim, trazado con la ayuda de su socio, amigo y agente Jorge Mendes y del que no ha dado cuenta en València. Y el singapurense no ha tenido problemas en cortarle la cabeza a Marcelino, aunque los resultados le avalaran o aunque en siete días tenga que visitar su equipo al Barça y al Chelsea. Los resultados no siempre mandan.

Temas: Fútbol