Ir a contenido

LA HISTORIA DE UN CAMPEÓN DEL MUNDO

Pau Capell, el 'loco' de las colinas

El 'runner' de Sant Boi, de 27 años, certifica en la Ultra Trail del Montblanc una temporada extraordinaria

"Jamás olvidaré la llegada a meta, esa sensación de plenitud, de haber cumpido un sueño", rememora

Raúl Paniagua

Pau Capell, en un momento de la prestigiosa Ultra Trail del Montblanc.

Pau Capell, en un momento de la prestigiosa Ultra Trail del Montblanc.

Hay que tener algo especial para tirarse más de 20 horas seguidas corriendo por la montaña y doblegar a los mejores especialistas del mundo. Pau Capell (Sant Boi de Llobregat, 27 años) lo tiene. El 'runner' catalán se impuso el pasado fin de semana en la Ultra Trail del Montblanc (UTMB), la prueba más prestigiosa del sector. Recorrió 171 kilómetros por los Alpes en 20 horas y 19 minutos, sacó cerca de 50 minutos al segundo y estuvo desde el tercer kilómetro en solitario. Una proeza total.

  

Capell acabó con siete años de dominio francés. Desde Kilian Jornet (2011) los galos se había mostrado intratables. «Jamás olvidaré mi llegada a meta, esa sensación de plenitud, de haber cumplido un sueño. Me vacié totalmente», explica el campeón en una charla con EL PERIÓDICO. Corría junto a dos rivales que pararon a orinar en el kilómetro 3 de la prueba, se escapó y ya nadie volvió a alcanzarlo en una travesía sin precedentes.

La teoría de la hormiguita

¿Cómo se prepara mentalmente una persona para estar 20 horas consecutivas corriendo por el monte?«Si te paras a pensar lo que te espera no sales. A mí me gusta la teoría de la hormiguita. Ir poco a poco». El UTMB contaba con 10.000 metros de desnivel positivo por tres países de los Alpes (Francia, Italia y Suiza).

Capell, en el momento mágico de su llegada a la meta de la Ultra Trail del Montblanc / AFP

Capell se suele mover por el parque del Garraf y entrena una media de cinco horas y media diarias, unas veces de forma continua (de 9.30 a 15) y otras en sesiones de mañana y tarde. «No me gusta salir a las seis de la mañana. Me lo tomo con tranquilidad, dando especial importancia al desayuno». 

El desayuno del campeón

Ahí emerge otra pregunta obligada. ¿Qué come una 'bestia' así para resistir tanto? «Para desayunar me tomo un generoso bocadillo de jamón, a veces de jamón dulce y queso, con 140 gramos de pan con sus condimentos, dos cafés con leche y una rebanada de chocolate. Con eso estoy listo para correr», cuenta el corredor, que solo descarta las carnes rojas en su dieta. «Como bastante normal. Me gustan mucho las ensaladas, la verdura, la pasta, el pollo...». 

El campeón catalán, que entrena 5,5 horas diarias, recorrió 171 kms por los Alpes en 20 horas y 19 minutos, en los que bebió 26 litros de agua 

El astro nombra inmediatamente a Anna Grifols, su nutricionista, una de las chicas que le rodean, junto a su entrenadora Laia Díez, sin olvidar a su madre Anna o su pareja Marta. «Las mujeres tienen un sentido de sensibilidad especial al razonar. Intentan darle la vuelta a las cosas. Yo soy más cabezón», reflexiona el atleta de Sant Boi, que consumió 26 litros de agua y bebidas isotónicas en una prueba que comenzó a las 18.00 horas. «Siempre corro con música, desde temas tranquilos al rock. Me pongo de todo con spotify, pero en el Montblanc no usé los auriculares. Quería sentir los gritos de ánimos de la gente». 

Ingeniero industrial

La locura -aprueba el uso de este término- comenzó hace siete años tras sufrir una rotura de ligamento cruzado y menisco en la rodilla jugando a fútbol sala. El doctor Godall le sugirió que correr por la montaña fortalecería la recuperación. «La sensación de libertad me enamoró. El fútbol, el tenis o el pádel me gustan, pero tienen límites. La montaña me enganchó. No hubo vuelta atrás».

El campeón catalán, en uno de sus esfuerzos durante la prueba por los Alpes / AFP

Capell ejerce también de entrenador y es ingeniero industrial con especialidad en mecánica. Sus estudios le ayudan a la hora de planificar sus carreras. «Es como un examen», resume la estrella, que califica su deporte de «egoísta». Por eso, le gusta detenerse en el apoyo de sus padres, su hermana, su pareja y sus amigos, pero también se guarda algún reproche. Echa de menos el apoyo institucional, empezando por el Ayuntamiento de Sant Boi. 

Sin ayudas institucionales

El corredor de The North Face vive de su pasión gracias al apoyo exclusivo de los patrocinadores. «No recibo ayudas de la Generalitat, diputación o ayuntamiento. Son muchas horas de dedicación para alcanzar el éxito. Debería valorarse más el esfuerzo del deportista».

Capell inició el año con su tercer triunfo en la Transgrancanaria, continuó su camino en los ultra trail de la Patagonia, México y Austria, y selló en el Montblanc el mejor triunfo de su carrera. Un éxito muy merecido. 

Temas: Montañismo