08 ago 2020

Ir a contenido

ABIERTO de EEUU

Federer cae en Nueva York y despeja el camino a Nadal

Dimitrov apea al suizo en cuartos de final en cinco sets 3-6, 6-4, 3-6, 6-4 y 6-2

El búlgaro se medirá en la semifinal a Medvedev, que gana a Wawrinka

Idoya Noain

Roger Federer durante un entrenamiento en el Abierto de Estados Unidos 2019. 

Roger Federer durante un entrenamiento en el Abierto de Estados Unidos 2019.  / USTA / DARREN CARROLL

Del 'Big Three' solo Rafael Nadal sobrevive en el Abierto de Estados Unidos. Tras la retirada de Novak Djokovic el domingo, este martes Roger Federer ha caído en cuartos de final ante el búlgaro Grigor Dimitrov, que ha logrado imponerse en tres horas y 12 minutos y cinco sets (3-6, 6-4, 3-6, 6-4 y 6-2) para alcanzar su primera semifinal en Flushing Meadows y tercera en un grande en su carrera. Allí se medirá a la estrella de la temporada, el brillante joven ruso Daniil Medvedev, que horas antes había logrado su primer pase a la ronda de cuatro en un grande al imponerse a Stan Wawrinka con un 7-6 (8-6), 6-3, 3-6 y 6-1.

Federer cierra el año sin haber sumado ningún grande a su inigualado récord de 20, un hito al que ahora mantiene opciones de acercarse Nadal. Y, como de costumbre, el suizo ha tenido que escuchar tras la derrota la pregunta de si, a los 38 años, se ve con opciones de añadir alguno más, un interrogante que claramente le incomoda. “No tengo una bola de cristal, ¿tú?”, ha espetado molesto al periodista que se lo ha lanzado. “Nunca sabemos, espero ganar otro”.

Ya no será en Nueva York, su reino en cinco ocasiones, donde Federer no ha podido frenar el resurgimiento de Dimitrov, un jugador de 28 años al que había derrotado en sus siete encuentros anteriores y que llegaba como 78 del mundo, con puntos bajos tan recientes como una derrota hace seis semanas ante el 405 clasificado.

Federer ha salido con fuerza pero se ha ido desdibujando. En el primer juego del cuarto set ha perdido su servicio y a partir de ahí ha empezado a acumular progresivamente errores. Ha llegado a tener cinco puntos para romper el saque a Dimitrov para evitar que se llevara el set y los ha desaprovechado todos. Y en el quinto set, antes del que ha requerido atención médica que se ha prolongado ocho minutos, ha culminado su fracaso.

Según ha explicado después, se ha tratado solo de un intento de relajar la parte alta de la espalda y el cuello. Y no ha querido decir más. "Es el momento de Grigor, no de mi cuerpo”.