Ir a contenido

CORRUPCIÓN EN EL FÚTBOL

El primer macrojuicio por amaños en España sienta en el banquillo a 36 futbolistas

Este martes arranca en València el juicio por el posible amaño del encuentro entre el Levante y el Zaragoza en 2011

Unas vacaciones sospechosamente austeras, clave en el primer macrojuicio por amaños en España

Nacho Herrero

Imagen del macrojucio por el posible amaño del Levante-Zaragoza. 

Imagen del macrojucio por el posible amaño del Levante-Zaragoza.  / MIGUEL LORENZO

Unas vacaciones sospechosamente austeras, las de los jugadores del Levante en 2011, son la clave del primer macrojuicio por un posible amaño de un partido de fútbol en España que arranca este martes en València y que sentará en el banquillo a 36 futbolistas, todos los del duelo entre el equipo valenciano y el Zaragoza en la última jornada de la campaña 2010-11 incluidos Ander Herrera, actualmente el PSG, o Gabi Hernández. Los futbolistas han ido llegando esta mañana a los juzgados de la Ciudad de Valencia.

La Fiscalía y las acusaciones particulares, la Liga y el Deportivo de La Coruña (que descendió por el triunfo maño por 1-2), sostienen que el club maño transfirió a sus jugadores casi un millón de euros días antes del encuentro y que los futbolistas lo entregaron a los jugadores del Levante. A 35.000 por cabeza.

Eso sí, mientras el Ministerio Fiscal pide dos años de cárcel, la Liga podría solicitar el máximo de cuatro años además de los seis años de inhabilitación en los que coinciden las peticiones. También están acusados el Zaragoza como entidad jurídia, Agapito Iglesias, expresidente del club, y dos directivos, así como Javier Aguirre, que entonces era entrenador del equipo aragonés y Antonio Prieto, director deportivo de la entidad.

Al parecer, Sergio González, entonces jugador del Levante pero antes del Deportivo, avisó a Lendoiro de que se había arreglado el choque de aquel 21 de mayo de 2011. Los testigos no se ratificaron, uno de los motivos que llevó a la jueza a archivar inicialmente el caso. Otro fue que el colegiado no observó nada extraño.

La Audiencia Provincial obligó a reabrirlo y lo abocó a juicio. Por un lado, por los cambios en las versiones de por qué el Zaragoza transfirió ese dinero a sus jugadores, primero era para pagar los autobuses de los aficionados y luego como primas por un objetivo aún no logrado.

Pero, sobre todo, por las sospechas sobre el austero verano de los levantinistas. Acostumbrados a un alto tren de vida, los futbolistas apenas tiraron de tarjeta ese verano. Pero hubo viajes a Nueva York, algún coche nuevo y cancelaciones parciales de hipoteca.

Un mes de juicio

Está previsto que los abogados de los futbolistas, muchos de ellos aún en activo, soliciten que sólo tengan que asistir a su declaración y no tengan que acudir a todas las sesiones. Entre este martes y el día 13 deben declarar los acusados y a partir del día 19 los testigos, incluidos Sergio González, Lendoiro o Fernando Roig Negueroles, consejero delegado del Villarreal, al que Javi Venta, exjugador granota habría revelado la trama.

Los jugadores y exjugadores acusados son, por parte de aquella plantilla del Zaragoza, Maurizio Lanzaro, Toni Doblas, Paulo da Silva, Jorge López, Ander Herrera, Braulio, Ponzio, Gabi Fernández, Carlos Diogo, Ivan Obradovic, Ikechukwu Uche, Adam Pinter, Javier Paredes, Leo Franco, Jarosik, Nicolás Bertolo, Said Boutahar y Lafita.

De los que formaban parte del Levante, son Miguel Pallardó, Gustavo Munúa, Héctor Rodas, Rafael Jordá, Rubén Suárez, Xavi Torres, Cristian Stuani, Wellington da Silva, Jefferson Montero, Robusté, Javi Venta, Manuel Reina, Caicedo, Vicente Iborra, Xisco Muñoz, Sergio Ballesteros, Juanfran García y David Cerrajería.