Ir a contenido

LEVE CASTIGO

Un partido de sanción solo para Modric (Madrid) y Molina (Getafe)

La jueza de Comité de Competición impone la mínima pena por sus entradas al talón de Aquiles de sus rivales

Joan Domènech

Estrada Fernández expulsa a Modric en el Celta-Madrid por su entrada por detrás a Denis.

Estrada Fernández expulsa a Modric en el Celta-Madrid por su entrada por detrás a Denis. / miguel riopa (AFP)

Las primeras entradas al talón de Aquiles de un rival, lejos de ser sancionadas con un castigo ejemplar, recibieron la mínima pena del Comité de Competición. Tan solo un partido, la sanción más leve. Los afectados eran el madridista Luka Modric y el español Jorge Molina, del Getafe.

Aunque el redactado del acta arbitral de ambos casos era diferente, la jueza única del comité, Carmen Pérez González decretó la misma sanción para ambos. Y para Óscar Rodríguez (Leganés), expulsado por una entrada a la rodilla de un rival de Osasuna. Con las mismas multas de 350 euros al club respectivo y 600 al futbolista infractor. 

Jorge Molina intenta explicarse tras ser expulsado por el árbitro Cuadra Fernández en el Atlético-Getafe. / JAVIER SORIANO (AFp)

Discrepancias y contradicciones

Modric y Molina alegaron que sus entradas a Denis Suárez (Celta) y Thomas Partey (Atlético) fueron fortuitas. José Bordalás, el entrenador del Getafe, se quejó de la expulsión de Molina al explicar: “El viernes un árbitro profesional, del Comité Técnico de Árbitros [CTA], nos dejó bien claro que esta norma era cuando había intencionalidad”. Diego Simeone, el técnico de Atlético daba otra versión: La intención no está, pero el pisotón y la lesión posterior de un compañero sí puede estar”.

El CTA salió al paso de las contradictorias percepciones de los técnicos y, a través de la Federación, compartió la circular número 4 que habla de “las entradas realizadas por detrás o sobre zonas de alto riesgo de lesión (tendón de Aquiles, gemelo, tibia,..) ya que ponen claramente en peligro la integridad física del jugador que las recibe”, sin aludir a la necesidad de que exista intencionalidad